En Agua de los Andes dejaron una deuda que supera los $ 215 millones

Jujuy al día® – La deuda de Agua de los Andes al 31 de diciembre del año pasado supera los 215 millones de pesos. Tras haber logrado la recopilación y análisis de la documentación obrante, y en vistas a las transformaciones que prevé la Ley 5890, las nuevas autoridades delinean estrategias para superar la crisis económica y financiera en la que quedó la empresa.

Un analítico y complejo trabajo que realizaron las nuevas autoridades de Agua de los Andes, que de acuerdo a lo dispuesto por la reciente ley 5890 se transformará en empresa pública de Agua Potable y Saneamiento de Jujuy, tuvo como eje principal conocer y sincerar  la realidad económica, financiera y operativa de la empresa. El análisis arrojó una alarmante situación, con una deuda de 215.195.000 millones de pesos, siendo los más significativos los ítems de: juicios a pagar por $ 24.274.852, deudas previsionales e impositivas por $ 11.659.345, y el de proveedores y contratistas por $ 9.628.041, entre otros.

Alarmante estado de situación

Tal situación originó que gran parte de la infraestructura sanitaria se transforme en obsoleta al no haberse ejecutado inversiones, generando como consecuencias continuas pérdidas de agua, bajas de presión y roturas en acueductos que abastecen a la población, además de deterioro de plantas de producción de agua potable, como también de los sistemas de conducción, distribución (redes) y almacenamiento (cisternas).

La falta de inversión y mantenimiento también repercutió en los colectores cloacales y plantas de tratamiento de efluentes, que son esenciales para la salud de la comunidad. Asimismo, se observan un parque automotor malogrado, herramientas operativas como  equipos informáticos desactualizados y falta de inversión en los sistemas de bombeos electromecánicos, que son fundamentales para ayudar a mantener el servicio en momentos críticos. El incumplimiento de pago a proveedores de insumos viscerales para el proceso de potabilización de agua, la desatención a los residentes de las zonas rurales, la desorbitante cantidad de usuarios calificados como “deudores morosos”, y la falta de conocimiento real en la producción y venta de volúmenes de agua potable (requisito fundamental para que una empresa sea eficiente), son otros aspectos que dan cuenta de la crítica situación.

Además, se suma la no terminación de obras fundamentales para la mejora del servicio, como  la refuncionalización del Sistema de Agua Potable Los Morados – San Antonio -Etapa II-, Planta Potabilizadora de Filtros Rápidos. Falta culminar también la ampliación de la planta potabilizadora “Ldor. Gral San Martín” (Alto Reyes – S. S. de Jujuy), la ampliación de la planta potabilizadora “Snopek” (Alto Comedero – S. S. de Jujuy), el Acueducto de agua cruda Lozano-Reyes (S.S. de Jujuy) , la Cisterna de 10.000 m3 La Urbana, departamento San Pedro y la Laguna de pre sedimentación del mismo lugar, por citar algunos de los proyectos inconclusos.

Del análisis de la estructura de erogaciones de la ex Agua de los Andes, surge que el gasto más representativo es el de personal, con el 71.67 %, seguido de servicios, 14.23%, bienes consumo, 10.50%, gastos de inversiones en infraestructura con recursos propios, con el 2.57% (lo que resulta ilógico en un servicio esencial), y otros, el 1.03%. Lo anterior indica el desequilibrio económico financiero de la empresa y las políticas erróneas que se ejecutaron respecto a la prestación de los servicios sanitarios.

Proceso de transformación y eficientización

Por todo ello, y para reducir el complejo cuadro deficitario mencionado y las  anomalías que se registran, se están implementando en este proceso de transformación y eficientización una serie de gestiones y acciones con el fin de brindar soluciones a la endémica problemática: fuerte reducción de gastos, especialmente en rubros que no tienen incidencia directa con la prestación del servicio; reafectación de partidas presupuestarias, a efectos de disponer mayores recursos en los sectores operativos y de producción; pago de la deuda a proveedores críticos, priorizando a los que proveen materiales indispensables para la continuidad del servicio; culminación de pequeñas obras por administración que se encontraron sin terminar; dinámica y eficiencia para gestionar fondos ante organismo nacionales e internacionales; proyectos de obras planificados de acuerdo a la demanda y necesidades de las regiones geográficas de la provincia, etc.

Asimismo, entre otras de las decisiones más importantes para incrementar la recaudación, las actuales autoridades de Agua Potable y Saneamiento consideran: incorporar nuevos clientes durante este periodo; implementar un nuevo plan de pagos a clientes morosos (con tarifa del año 2014)  por única vez, el que no contemplará recargos e interés de financiación; notificar vía carta documento a los grandes deudores del monto adeudado (Familiares, Renta Fija, etc.); disminuir la cantidad de facturas desunificadas (mediante relevamientos y cruce de información con Ejesa); y comenzar un proceso cultural educativo y formativo donde  se forme una nueva conciencia y acción respecto de la importancia de los servicios sanitarios en nuestro desarrollo.

El titular de la empresa en transformación, Víctor Galarza, consideró ante tal análisis que “este servicio debe ser prestado por el Estado Provincial, ya que es un derecho fundamental y un bien social; y, como tal, incide en la calidad de vida de las personas, ya que actualmente los servicios de agua y cloacas no son sustentables en el tiempo bajo las actuales condiciones,  menos aún si no se suprimen restricciones administrativas y burocráticas. Es por ello que estamos implementando gestiones y acciones en un organismo que tiene la misión y responsabilidad de proveer los servicios de agua potable y saneamiento de manera eficiente, tal como lo impartió el gobernador Gerardo Morales y que se sostiene en el plan integral de su gobierno, instándonos a mejorar cada día la calidad de vida de la ciudadanía jujeña y, con esto, el desarrollo humano provincial”.