Aumenta el sobrepeso y la obesidad infantil en Jujuy pero siguen habiendo niños desnutridos y mal nutridos

 

 

Jujuy al día® – En una entrevista con nuestro medio, Nancy Wayar, nutricionista del Ministerio de Salud de Jujuy se refirió a la nutrición y a los hábitos alimenticios de nuestros niños y aseguró que es cada vez más frecuente encontrar casos de niños con sobrepeso y obesidad, aunque siguen encontrando casos de menores desnutridos y mal nutridos.

Sostuvo que están trabajando en la educación alimentaria tanto con los padres como en las escuelas y seguir propiciando los kioscos saludables, las cuales de a poco se van instalando.

En declaraciones al diario JUJUY AL DÍA®, Nancy Wayar expresó “la alimentación infantil es un tema de mucha actualidad porque vemos, de acuerdo a los resultados de toma de pesos y talla, que aumenta el número de niños con sobrepeso y obesidad”.

“Como nutricionistas empezamos con la educación alimentaria a partir del embarazo porque hay muchas embarazadas con sobrepeso y obesidad, para que la mamá vaya aprendiendo a incorporar a su alimentación cosas saludables para que luego, cuando nazca el niño, comience con la lactancia materna hasta los 6 meses como mínimo y hasta los 2 años, y que al finalizar la lactancia siga con la alimentación saludable”.

Sin embargo sostuvo “existen los malos hábitos y los tratamos de erradicar, hacemos talleres, entregamos folletería, es una educación constante y no es suficiente porque hay un medio que ofrece todo lo que no es saludable”.

Acerca de casos de menores desnutridos, Wayar sostuvo “también hay casos, no es tanto como años antes donde se detectaban muchos niños desnutridos”.

“Afortunadamente estos casos se han reducido y hay menos niños desnutridos, pero hay, como también hay niños con bajo peso, pero en menor proporción”.

En este sentido, indicó que “por supuesto que el ingreso familiar tiene mucho que ver en todo esto porque generalmente la familia de escasos ingresos optan por alimentos que están en las góndolas que son los más económicos por lo que consumen demasiados hidratos de carbono, azúcares, almidones, en tanto frutas y verduras muy poco”.

“Acá también está la falta de hábitos que tenemos que inculcar a las personas pero el medio que nos rodea nos tienta, principalmente a los padres, a comprar cosas como gaseosas, dulces, comidas con mucha grasa o frituras, que es lo que encontramos en la calle”.

En este sentido, JUJUY AL DÍA® consultó a la especialista si se realizan trabajos para propiciar los kioscos saludables en Jujuy.

Nancy Wayar sostuvo “trabajamos con los vendedores ambulantes sobre la higiene de los alimentos y cuáles serían convenientes que vendan, pero es difícil, aun así seguimos trabajando”.

“Respecto a lo que comen los niños en las escuelas trabajamos con los kioscos saludables, de a poco las escuelas comienzan a tener estos kioscos donde recomendamos, por ejemplo, que entre sus productos tengan siempre frutas”.

Agregó “vamos a las escuelas y ya hemos notado que en la mayoría de sus kioscos ofrecen los mismos alimentos industrializados, empaquetados, pero algunos están empezando a cambiar para implementar yogures, frutas, barritas de cereales, gelatinas. A esto hay que sumar que quizás en la casa del niño no existe el hábito de comer frutas o verduras, por lo que bregamos que al menos que en la escuela tengan la opción, pero eso va a depender de que los padres le inculquen a los niños el hábito de alimentación saludable”.

En otra parte de la entrevista con el diario JUJUY AL DÍA®, Wayar opinó acerca de la medida tomada en algunas escuelas del país de prohibir que los niños corran en los recreos y con esto fomentar el sedentarismo.

La nutricionista respondió que “esa medida habría que revisarla porque hasta qué punto se puede controlar que los chicos correteen en los patios ya que habitualmente lo hacen. Quizás lo que falta es un mayor cuidado de los mayores o ver cuáles son los riesgos de las escuelas, ver si no tienen falencias edilicias o no tienen un patio cubierto y acorde”.

“Estaría bueno que se haga un acompañamiento de algún mayor para que no ocurran accidentes pero el niño tiene un energía que es imposible que este quieto y me parece medio raro que se pueda controlar”, concluyó.