Denuncian nuevas irregularidades en la estación de servicio sospechada de estafa a la policía

Jujuy al día® – En una entrevista con nuestro medio, Gaspar Santillán, titular del gremio de trabajadores de estaciones de servicios de Jujuy, se refirió a la situación que se dio dentro de la estación de servicio del funcionario fellnerista Marcos Calachi que fue allanada por una tentativa de estafa. Además denunció la irregular forma de contratación que se da allí, comentó que el titular de JEMSE, como funcionario público, tendría prohibido ser proveedor del estado, y también aseguró que, por la condición de funcionario, las denuncias al respecto no prosperaron.

En declaraciones al diario JUJUY AL DÍA®, Gaspar Santillán expresó “la verdad que es un hecho lamentable, raro por donde se lo mire. Por ello quiero comentar, para entender esto, que esta estación de servicio, que tiene como propietario a un funcionario que es Marcos Calachi, funciona como una cooperativa, que en su concepción una cooperativa es donde no hay un solo dueño ya que se compone de socios aportantes”.

“Digo esto porque hicimos reclamos en la Dirección y el Ministerio de Trabajo y siempre chocábamos con esto de que se perdían expedientes, aunque debo reconocer que en la gestión de Galindez se hizo algo, pero luego quedó en la nada. Por ello estas cuestiones son sospechosas, algunos comentaron que era porque él era funcionario y no se podía avanzar, pero más allá de todo eso quiero fundamentar que es raro lo que pasa en esta empresa”.

Acerca de la denuncia por la supuesta estafa, Santillán manifestó “supimos de la detención de 5 personas, 3 hombres y 2 mujeres, y más allá que somos  representantes de estaciones de servicio y en este caso no tendríamos facultades ya que legamente estaría funcionando como cooperativa y no estamos de acuerdo porque eso es un fraude a los trabajadores porque además les pagan menos de lo que marca nuestro convenio colectivo”.

“Nos enteramos de esto a través del llamado anónimo de uno de los empleados que no quiso dar el nombre por el temor a alguna represalia en contra suya de parte de los dueños, y designamos un defensor para ellos, me apersoné a las distintas comisarías en especial a la Comisaria de la Mujer, para que ver que necesitaban y después a la Brigada. Luego fueron liberados dos muchachos”.

Ante el caso explicó “un trabajador de estaciones de servicio lo único que hace es recibir, en este caso, los vales que eran de la Policía, y una vez que los recibió él expende el combustible. Mal se podría responsabilizar a un empleado debido a la actividad que desarrolla en una estación ya que no solo expende combustible sino que limpia vidrios, mide el aceite, recibe tarjetas de crédito, y una serie de actividades que al empleado se le puede pasar porque lo único que hace es mirar el importe del vale y cargar de acuerdo a ese importe”.

“No quiero meterme en la investigación de la policía ni la judicial, pero es muy raro que esto suceda, porque si bien al acuerdo lo hace el dueño, Calachi, con la Policía de la provincia, los vale los diseñan ellos y lo mandan a imprimir las dos partes, al empleado le llega el vale individual solamente”.

“Vamos a estar al tanto de esto para saber qué es lo que ocurrió, y si las cosas se cortaron por lo más fino la vamos a seguir”, advirtió.

Recalcó “si esto se cortó por lo más fino, que son los empleados, queremos saber por qué, qué pasó, esta práctica de algunos empleados, no quiero decir que este sea el caso, no sucedió muchas veces, pero sucedió, donde también los empleadores le echan la culpa a los empleados, pero no digo que los empleados no tengan que ver, porque también pueden equivocarse dada su actividad dentro de la estación, por eso queremos saber que pasó realmente y a partir de ahí dejar que trabaje la justicia”.

JUJUY AL DÍA® consultó al titular del gremio de trabajadores de estaciones de servicios de la provincia si han detectado otros casos similares y con irregularidades en otras estaciones de servicio, a lo que comentó “son pocas, pero hechos de estas características ninguno. Puede haber algún faltante de caja, pero muchas veces es una estación de servicio que vende mucho y tiene pocos empleados y eso lleva a que el trabajador no solo trabaje sobre presionado y estresado sino que estas cuestiones se le pueden pasar”.

“Por eso nuestro convenio colectivo de trabajo marca las consecuencias y el proceder que debe tener el empleado y también el dueño de la empresa, y cuando los casos son de este tipo hay que hacer la denuncia pero la denuncia para la Policía y la justicia. En la investigación, todos deben ser iguales, tanto el que hace el acuerdo como el que imprime los vales y el que los recibe, porque no solo se debe culpar a los empleados”.

Agregó “hay una serie de pasos que hay que seguir hasta que le lleguen a la mano del expendedor de combustible. Por eso a nosotros nos resulta por lo menos sospechosa esta situación, y le repito, queremos saber qué pasó”.