Desbaratan una banda que lideraba laboratorios de drogas de diseño y cocaína

Jujuy al día® – Una banda de narcotraficantes fue desbaratada en las últimas horas tras unos 41 allanamientos en Capital Federal, Buenos Aires, Tucumán y Jujuy, realizados por la Policía Metropolitana.

Fuentes de la fuerza informaron que el personal del área de Delitos y Crimen Organizado realizó estos procedimientos para lograr desbaratar a esta banda delictiva, conformada por 32 personas y subdividida en cuatro grupos.

Esos grupos de delincuentes estaban destinados a producir, fraccionar, distribuir y comercializar diferentes drogas, anabólicos ilegales y medicamentos adulterados.

Entre los elementos secuestrados se encuentran 15 armas de puño y largas, municiones; 110 kilos de marihuana; 7,5 kilos de cocaína; 1 kilo de pasta base; 13.000 dosis de LSD; y 6.500 dosis de éxtasis.

También había en el cargamento secuestrado 14 kilos y 30 litros de químicos, ácidos y sustancias para la elaboración de drogas, una “importante suma” de dinero en efectivo en pesos, dólares y euros, informaron las fuentes consultadas.

Asimismo, se incautaron 112 automóviles utilizados para la logística y 63 equipos de comunicación.

Entre los detenidos se encuentran dos químicos, dos efectivos policiales que estaban en disponibilidad en sus respectivas instituciones y dos ex integrantes de fuerzas de seguridad nacionales.

La investigación comenzó en octubre de 2014 a partir de que el Juzgado Nacional en lo Criminal número 11, a cargo de Claudio Bonadio, ordenó a la Policía Metropolitana investigar las actividades desarrolladas por un fisicoculturista conocido como Christofer, quien estaría comercializando anabólicos ilegales en algunos gimnasios de la ciudad de Buenos Aires.

Las primeras tareas investigativas llevadas a cabo por el área de Delitos y Crimen Organizado fueron para determinar la verdadera identidad de Christofer y los lugares donde frecuentaba.

Los trabajos de campo arrojaron como resultado que no solo frecuentaba gimnasios sino que su principal actividad ilegal la llevaba a cabo en fiestas electrónicas realizadas en diferentes locales bailables, principalmente privadas, donde comercializaba éxtasis y LSD.

Una vez recabadas estas pruebas se profundizaron las tareas en base a intervenciones telefónicas, seguimientos, filmaciones y vistas fotográficas que permitieron establecer a lo largo de casi un año, la existencia de una red de narcotraficantes conformada por cuatro organizaciones criminales.

Las mismas se dedicaban a la producción, acopio, distribución y comercialización de drogas sintéticas (LSD, MDMA y anabólicos) y naturales (cocaína y marihuana).

Asimismo, se detectó el funcionamiento de dos laboratorios: uno en la localidad de Bragado, donde se adulteraban anabólicos y se producían drogas de diseño, y el otro, instalado en el patio y terraza de una casa, propiedad de un químico- farmacéutico, ubicada en la localidad bonaerense de Ituzaingó.

El lugar estaba equipado con prensas, balanzas, tubos de ensayo, morteros de cerámicas, mecheros, tamizadores, termómetros, balones de vidrio, refrigerantes y precursores químicos para producir y “estirar” las drogas. .

–Estructuras de la banda– –

Las cuatro estructuras de esta banda de narcotraficantes están conformadas de la siguiente manera:

La primera estaba integrada por tres personas, una de ellas perteneciente a la División Criminalística de la Policía de Tucumán.

En ese sentido, se dedicaban a la producción, adulteración y comercialización de anabólicos y suplementos ilegales.

Con base en la provincia de Tucumán distribuían en el interior y exterior del país, y además, tenían vinculación directa con Christofer.

La segunda, liderada por Christofer, llevaba a cabo dos actividad ilegales paralelas.

Por un lado la comercialización de MDMA y LSD en fiestas electrónicas y por el otro, la venta de anabólicos y suplementos ilegales y adulterados en gimnasios.

Este grupo estaba conformada por 15 integrantes que operaban principalmente en Bragado y la Ciudad de Buenos Aires.

A su vez, tenía conexión directa con el tercer grupo criminal, y adquiría las drogas desde el narco-laboratorio donde las fabricaban.

La tercera estaba integrada por seis personas que comercializaban, principalmente, marihuana a gran escala y, a su vez, a vendedores minoristas en el Conurbano.

Por otra parte, adquirían LSD y MDMA en el laboratorio de Ituzaingó para luego redistribuirla en la Ciudad de Buenos Aires.

La cuarta se dedicaba principalmente al narcomenudeo de cocaína, conformada por siete integrantes, dos de ellos ex integrantes de fuerzas de seguridad nacionales, operaban principalmente en la localidad de Caseros y la Capital Federal.

La droga para su comercialización era provista a través de los líderes de las organizaciones 2 y 3.

Una vez presentadas todas las pruebas que acreditaban jurídicamente la conformación de una red de narcotráfico, Bonadio ordenó que se allanen 41 domicilios, labrándose el acta de detención de 32 imputados y el secuestro de todas las drogas y elementos implicados en la causa.

En este sentido, se organizó un procedimiento policial dividido en tres etapas dadas las grandes dimensiones.

Un dato relevante, es que en el laboratorio de Bragado se encontraron hongos de Holanda que se utilizados para producir efectos alucinógenos en las drogas de diseño.

Por otra parte, importante destacar, que, el último de los imputados se encontraba prófugo y fue arrestado en Bragado, cuando se presentó a emitir el voto en las últimas elecciones presidenciales llevadas a cabo el domingo 25 de octubre.

Por último, todos los detenidos fueron trasladados a la Unidad 29 del Servicio Penitenciario Federal en calidad de incomunicados, mientras que las drogas y sustancias químicas fueron peritadas arrojando resultados positivos.