Denuncian caza furtiva en Parque nacional Calilegüa

Aseguran que es una realidad y una preocupación la caza furtiva e ilegal en cercanías y periferias al Parque Nacional Calilegüa

Jujuy al día® – En una entrevista con nuestro medio, uno de los Guarda Parques del Parque Nacional Calilegüa, David Sarapura, aseguró que la presencia de cazadores furtivos en cercanías a la reserva natural es moneda corriente, especialmente durante los fines de semana.

Además sostuvo que las especies más amenazadas por estos cazadores ilegales son el pecarí de colar, la corzuela y la taruca, y que por lo general la caza es para alimentación y esta culturalizada en la sociedad.

En declaraciones al diario JUJUY AL DÍA®, David Sarapura manifestó “la caza es toda una cuestión en la región y en el área de amortiguamiento del Parque, es una cuestión cultural de la gente por lo cual se trabaja desde las escuelas haciendo control y vigilancia sobre todo para que no entren al Parque”.

Indicó que a estos cazadores “claramente se los ve los fines de semana en la ruta, por donde transita gente motorizada o con vehículos con reflectores, por lo que tenemos que estar muy atentos a que no entren al Parque”.

Acerca de la frecuencia de estos avistamientos o hechos, Sarapura sostuvo que “es frecuente, sobre todo en las rutas y caminos internos. Afortunadamente no pasó nada últimamente, ya que en cuanto nos ven nos esquivan”.

“Los cazadores al ver nuestra presencia se dan a la fuga rápidamente, por eso nunca hubo enfrentamientos. Además saben que actuamos como policía administrativa y si sobrepasa nuestra función pedimos refuerzo a la Policía o Gendarmería Nacional”.

Indicó que estos cazadores “la mayoría caza para el consumo, pero otros no. Esto es como una cultura, tal como un pescador que se va y pesca todo un fin de semana, lo mismo hace un cazador”.

Acerca de las especies mayormente cazadas, el Guarda Parque comentó “los cazadores son cazadores, van a matar lo que encuentren, pero lo que más se ve es que van por el chancho del monte y la corzuela, hace un par de años se hizo un decomiso de pecarí y algunas corzuelas, pero de ahí los cazadores se cuidan mucho en lo que es el área del Parque, no ingresan, pero si en las periferias, que es una zona propiedad de Ledesma, con quienes tenemos trato con la empresa para hacer el control y vigilancia”.

Explicó que el peligro de la caza furtiva y la depredación “es en general para las especies amenazadas como el pecarí de collar, la corzuela o la taruca, que es un monumento nacional, como también el yaguareté, por son especies protegidas y en peligro de extinción y son las que más están expuestas a la caza”.

Acerca de la situación de los grandes felinos de nuestra zona, como ser el yaguareté, Sarapura señaló “el yaguareté es perseguido pero por la gente, por los pobladores, porque les trae perjuicio a su ganado vacuno de más poblaciones cercanas al Parque”.

“La gente sabe que no hay que matarlo pero si lo ahuyenta con bombas de estruendo y no vimos cazadores de afuera que persigan al yaguareté”.

Para finalizar, el diario JUJUY AL DÍ® consultó al Guarda Parque, si esta situación en torno a los cazadores furtivos se puede cambiar.

Sarapura sostuvo que “si se puede cambiar, se debe para ello ir trabajando en las escuelas con la prevención y sobre todo con la educación ambiental”.