Gerardo Morales: “La falta de institucionalidad en Jujuy es tan grave que denigra y quita el respeto hacia las personas”

Jujuy al día® – El gobernador electo de Jujuy, Gerardo Morales, ratificó que los principios que sostendrán su gobierno serán “la búsqueda de la libertad y de la paz como un sistema de convivencia que nos permita a los jujeños mirarnos de otra manera y lograr la unión como pueblo para pensar en el futuro”.

Los conceptos fueron vertidos en comunicación con una canal de TV de Buenos Aires, este lunes, en horas de la tarde, donde Morales manifestó que una de las prioridades, al asumir, será generar empleo mientras se devuelve la dignidad a quienes durante años fueron oprimidos por un sistema clientelar de beneficios sociales.

Morales recordó que en Jujuy hay 110.000 planes sociales, 85.000 trabajadores en el Estado y tan sólo 55.000 empleos en la actividad privada. “Es un modelo que se agotó, porque no hay trabajo y hay mucha violencia. Por eso, nuestro desafío es recuperar la cultura del trabajo y del esfuerzo”.

Además, el gobernador electo señaló que la gente votó en contra de los cortes de ruta “que se convirtieron en una herramienta de confrontación que no conduce a nada” y además se pronunció contra el hecho de que Eduardo Fellner haya delegado en Milagro Sala el poder. “Esto es el síntoma de un problema mayor: la pérdida de autoridad política y la ausencia de gobierno para la gente en cada rincón de la provincia. Por eso, un 58 por ciento de los jujeños, ha pedido el cambio”, argumentó.

Morales siente hoy “la gran responsabilidad de unir a Jujuy” y de recuperar el orden, es decir que se cumplan la Constitución y la ley.

“ES INNEGOCIABLE MI POSICIÓN CONTRA LA VIOLENCIA”

Al ser consultado cómo gestionará eventuales focos de conflicto frente al esquema de gobierno paraestatal, Morales dijo que “es innegociable mi posición contra la violencia” y enfatizó que “la gente ha votado para que se cumpla la ley”. Y al preguntársele sobre la actuación de la diputada Milagro Sala y el grupo de cabecillas que someten a la gente, que cometen delitos y que circulan impunes por las calles, el actual senador nacional dijo que “el desafío es hacer lo correcto y que se cumpla la ley”, pero además dar señales al Poder Judicial desde el poder político, ya que hasta ahora ha sido evidente la presión de sectores políticos hacia la Justicia para que ésta no cumpla con su función. “La falta de institucionalidad en Jujuy es tan grave que denigra y quita el respeto hacia las personas”, diagnosticó.

En esta misma línea argumental, Morales dijo que no habrá problemas con la continuidad de las ayudas y planes sociales que hasta ahora manejan las organizaciones kirchneristas en Jujuy. “La gente no quiere recibir un plan y que la obliguen a ir a marchas, acampes y cortes de ruta. La gente quiere cumplir las horas de tarea comunitaria y luego ir a su casa, estar con sus hijos y estudiar si pueden hacerlo. Eso es lo que nosotros vamos a garantizar. Nosotros no le vamos a quitar el plan a nadie; les vamos a devolver la libertad”, reafirmó en forma tajante Gerardo Morales.

Por eso, renovó su llamado a la sociedad en general y a los beneficiarios de planes “a estar tranquilos”, porque el nuevo gobierno no obligará a nadie a arrodillarse para entregar su dignidad, sino que garantizará derechos “por los cuales el Estado está obligado a velar”.

“La construcción de ciudadanía y garantizar derechos va a ser la herramienta más importante para combatir la violencia. Si queda algún grupo violento, deberán someterse a la ley. Pero la hoja de ruta es hacer lo que corresponde, cumplir con la ley y no quitarle nada a nadie. El cambio del domingo no viene a quitar, viene a reparar”, aseveró el flamante gobernador electo.

Como muestra de que su palabra tiene valor, Gerardo Morales enfatizó el concepto de que el trabajo y el ingreso de la persona “son sagrados” y que con eso “no se juega”. “Sostenemos cada planteo de nuestra campaña y de nuestra plataforma de gobierno”, aseguró.

EL CUMPLIMIENTO DE REGLAS DEBE SER EXIGIDO POR LA AUTORIDAD PROVINCIAL

A partir de ahora, con Morales como cabeza del Poder Ejecutivo, el Gobierno de la Provincia establecerá las reglas que no existieron ante el avance de las organizaciones kirchneristas. “Más allá de que desde el Gobierno Nacional se debe convocar al cumplimiento de la ley, como todos los fondos se canalizan por el Gobierno Provincial, el cumplimiento de reglas debe ser exigido por la autoridad local”, sostuvo.

“Hay que tener la firmeza desde el gobierno provincial, porque acá Fellner terminó pagando caro esta complicidad con un sistema perverso que le ha terminado destruyendo la dignidad a miles de personas. Y casi un 60% del pueblo jujeño votó por esto: que se restablezca el orden y que terminen los cortes de ruta”.

Morales afirmó: “Tengo muchas ganas de gobernar y de afrontar los desafíos. Vengo luchando desde hace muchos años para devolver la paz a mi provincia, así como la dignidad, el respeto y la libertad a muchos jujeños. Pero vale la pena esta lucha. Tenemos el aval y la legitimación del pueblo. Con un plan y con inteligencia, vamos a hacer cumplir la ley en Jujuy, devolver la institucionalidad y el gobierno a los jujeños”.

Entre sus últimas definiciones, el gobernador electo dijo que Jujuy tiene un gran potencial para salir del estado de postergación en el que se encuentra actualmente. Consideró que el próximo gobierno nacional deberá tomar medidas a favor de las economías regionales, que Jujuy cambiará la matriz de la obra pública, se realizarán obras de riego, se dará un fuerte impulso a la producción y a la comercialización. En tal sentido, destacó la ejecución del proyecto vitivinícola y la instalación de las zonas francas.

“Tenemos un gran plan de gobierno. Lo vamos a llevar adelante y nos va a llevar tiempo. Primero, hay que reparar lo que se ha caído y restablecer las normas de convivencia, porque con la fractura social no se puede hacer nada. Sin embargo, hay una gran esperanza de la gente. Ahora empieza el trabajo”, concluyó finalmente.