Cuidar nuestro voto y nuestra democracia

Frente al peligro de que se repitan intentos de maniobras fraudulentas en los comicios de hoy, es vital estar atentos ante la más mínima irregularidad

La ciudadanía argentina concurrirá hoy a las urnas para elegir, entre otros cargos nacionales, provinciales y municipales, al presidente de la Nación que deberá asumir el próximo 10 de diciembre. Todo acto electoral, a la vez que supone el ejercicio de una enorme responsabilidad por parte de todos. Constituye una fiesta cívica. Sin embargo, no podemos menos que lamentar que en pleno siglo XXI, y a casi 32 años de la recuperación de la democracia, debamos convivir con un sistema de votación prehistórico, que no brinda suficientes garantías de confiabilidad y que, en buena parte del territorio nacional, puede resultar frágil frente a acciones delictivas orientadas a tergiversar la voluntad popular en beneficio de algún sector.

Las advertencias no resultan exageradas si recordamos que hace apenas dos meses las elecciones provinciales de Tucumán estuvieron plagadas de irregularidades y de maniobras fraudulentas, que movieron a la Cámara en lo Contencioso Administrativo local a anular los comicios. Si bien, posteriormente, la Corte tucumana convalidó las escandalosas elecciones que consagraron gobernador electo al kirchnerista Juan Luis Manzur, la sentencia se ocupó de subrayar la existencia del “flagelo del clientelismo político” y la gravedad de los episodios producidos durante la jornada electoral. Simultáneamente, la Justicia debió intervenir frente a denuncias de que en provincias como Formosa, Chaco y Misiones se detectaron flujos irregulares de votantes ilegales provenientes de países vecinos.

A esos antecedentes, se añaden la continuidad de un sistema de votación arcaico, basado en boletas en papel, y el hecho de que, ante una contienda electoral como la de mañana, que, en función de un régimen electoral cuestionable, podría definirse por mínimas diferencias, la tentación de la estafa electoral puede estar a la vuelta de la esquina.

Pese a las positivas experiencias registradas en distritos que adoptaron el sistema de boleta única electrónica, como la ciudad de Buenos Aires y la provincia de Salta, las autoridades nacionales se han empecinado en mantener el viejo mecanismo electoral, que ha sido funcional al clientelismo político y a la trampa.

El sistema de boleta electrónica ofrece muchas ventajas sobre el tradicional. Entre ellas, que impide el robo de papeletas, dado que sólo contempla una para todas las fuerzas políticas y evita la impresión de millones de boletas por parte de cada partido o alianza, simplificando igualmente el procedimiento del escrutinio. Además, disminuye significativamente las probabilidades de fraude, ya que impide la falsificación de votos y diversas maniobras clientelares y acciones de punteros políticos, merced a las cuales algunos votantes no terminan sufragando con plena libertad.

Es de lamentar que ni el Poder Ejecutivo Nacional ni el partido político gobernante hayan mostrado predisposición para modificar el sistema de votación, pese a que el reclamo lleva años y a que en el Congreso se han acumulado numerosos proyectos de reforma electoral. Tampoco podía esperarse otra cosa del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner cuando, tras el escándalo de Tucumán y otras denuncias sobre robo de papeletas en las últimas elecciones primarias abiertas nacionales (PASO), se negó a considerar un pedido de la oposición para mejorar la transparencia electoral e incluir una boleta única complementaria para enfrentar la desaparición de boletas de algún partido en el cuarto oscuro.

Afortunadamente, la Cámara Nacional Electoral ha venido actuando en los últimos tiempos con dedicación y responsabilidad en pos de garantizar la cristalinidad del acto electoral de mañana. Dispuso, en tal sentido, una serie de medidas concretas, tales como la necesidad de que cada escuela cuente con un cuarto oscuro extra para guardar bajo llave boletas adicionales.

Resulta también elogiable el compromiso formulado anteayer ante ese cuerpo judicial por los jefes de campaña de las distintas fuerzas políticas que competirán por la presidencia de la Nación, tendiente a evitar proclamaciones anticipadas de ganadores hasta que el escrutinio provisional no arroje una tendencia clara, en la noche de este domingo.

Pero para que la jornada de mañana transcurra con normalidad habrá que apelar a que cada uno de nosotros vele por la transparencia del acto electoral. Muy especialmente, a todos aquellos ciudadanos a quienes se les ha confiado la delicada tarea de ser autoridad de mesa y a todos los fiscales, para que se informen debidamente sobre el proceso electoral y puedan ejercer su misión con capacidad y sin caer en improvisaciones o en las malas influencias. Y también a cada ciudadano para que denuncie cualquier irregularidad que advierta antes, durante y después de la votación.

A los medios de comunicación masivos y a las redes sociales, se suma en estas elecciones el funcionamiento de plataformas desde donde cualquier persona podrá monitorear en tiempo real el acto comicial y efectuar denuncias sobre eventuales irregularidades que detecte. Una mención especial merece el programa Cuida tu voto (www.cuidatuvoto.org.ar) que, con el aporte de distintas organizaciones no gubernamentales, creará un registro completo de las irregularidades que se denuncien en relación con los comicios.

Estar atentos y no resignarnos jamás a observar las maniobras electorales fraudulentas -por mínimas que sean- como algo natural en nuestro paisaje institucional será, en definitiva, la mejor manera de cuidar nuestro voto y nuestra democracia.

Adrián Ventura

Para La Nación

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.