Greenpeace asegura que el gobierno de Fellner “busca confundir a la población para seguir sacando petróleo del Parque Nacional”

Jujuy al día® – La organización ecologista respondió a las declaraciones de la secretaria de Gestión Ambiental de la provincia de Jujuy, María Elina Domínguez, quien manifestó que la explotación hidrocarburífera en el Parque Nacional Calilegua es legal y que no existe contaminación.

“Es lamentable que el gobierno de Jujuy, en lugar de cancelar la explotación petrolera del Parque Nacional Calilegua, responda con descalificaciones y busque confundir a la población. Por más controles que se hagan, la actividad petrolera no debe continuar y se deben remediar los pasivos ambientales existentes en el lugar. Extraer petróleo de  un Parque Nacional además de ser sumamente peligroso es ilegal, ya que viola al menos tres leyes nacionales”, señaló Hernán Giardini, coordinador de la campaña de bosques de Greenpeace.

La organización ambientalista recordó que la Ley de Parques Nacionales (22.351) establece claramente en su artículo 4 que en ellos “está prohibida toda explotación económica con excepción de la vinculada al turismo”. Mientras que en su artículo 5 dispone la prohibición de “la exploración y explotación mineras; c) La instalación de industrias; d) La explotación agropecuaria, forestal y cualquier tipo de aprovechamiento de los recursos naturales”.

Por otra parte, la Ley de Bosques (26.331) determina en su artículo 9 que las zonas forestales de alto valor de conservación “no deben transformarse” ya que las mismas “ameritan su persistencia como bosque a perpetuidad, aunque estos sectores puedan ser hábitat de comunidades indígenas y ser objeto de investigación científica”. La reglamentación de dicho artículo establece que allí sólo “podrán realizarse actividades de protección, mantenimiento, recolección y otras que no alteren los atributos intrínsecos, incluyendo la apreciación turística respetuosa”.

Finalmente, la organización ecologista señaló que Ley de Hidrocarburos (17.319) también es contraria a esta explotación ya que en su artículo 79 dicta que son absolutamente nulos “los permisos y concesiones que se superpongan a otros otorgados con anterioridad o a zonas vedadas a la actividad petrolera”.

Greenpeace difundió un informe (1) que da cuenta de los impactos de la explotación petrolera dentro del Parque Nacional Calilegua, y advierte que el Estudio de Impacto Ambiental presentado por la propia empresa admite que existen riesgos de contaminación por derrames, incendios y derrumbes sobre más de 20 mil hectáreas de selva, una superficie equivalente a la Ciudad de Buenos Aires.

Por sus características geológicas, la zona tiene una alta tasa de desmoronamientos, producto del tipo de suelos y de las precipitaciones abundantes registradas a lo largo del año. En ese sentido, existe riesgo de desestabilizar laderas frente a excavaciones, construcción de caminos, sobrecarga por estructuras, terraplenes, etc. Asimismo, la región representa una elevada peligrosidad sísmica (en los últimos meses se registraron seis temblores). Por otro lado, el yacimiento se encuentra en una zona con alta recurrencia de incendios forestales (2010, 2012 y 2013).

1 COMENTARIO

  1. Mario Pergolini le dice al Gobernador elegido por la mayoría los jujeños: o sos bolud o te pasan plata los chinos de la petrolera JHP. Fellner no puede responderle faltándole el respeto, pero podría decirle a este drogón trasnochado porteño que la British Petroleum financia Geenpeace y estos vaya a saber porque arreglo son funcionales a Gerardo Morales – Macri en su campaña.
    El Yacimiento Caimancito de 2.226 hectáreas fue emplazado y operado en 1962 por YPF y por más de veinte años alcanzó volúmenes topes de producción de hasta 7.000 m3/día. Hoy se limita la explotación a poco más de 800 hectáreas y se extraen 70 m3/día de petróleo.
    El Parque Nacional Calilegua de 76.307 hectáreas fue creado por Ley en 1979 abarcando en el borde Este de su extensión la superficie de yacimiento, quizás pensando en la extinción del mismo, cosa que ocurrirá indefectiblemente en un par de décadas mas.
    Cerrar el Yacimiento Caimancito es cuestión de mover las esclusas en el sentido de las agujas del reloj y listo, pero quién paga la remediación de los pasivos ambientales, esto es levantar más de 40 km de ductos semienterrados y reabrir casi 60 km de caminos cubiertos por la selva en las últimas décadas y nivelar el suelo de las locaciones con topadoras para sellar todos los pozos conforme a normativa; quién paga la fiesta? el pueblo Jujeño? Naaa…
    Por favor los payasos a entretener sólo en el circo.

Comments are closed.