Jujuy al día® – Los sentimientos del pueblo que marchó en pos del cambio político en Jujuy, para acabar definitivamente con el sometimiento que ha sido impuesto durante años en nuestra provincia, se abrazaron en una multitudinaria marcha popular, en la que miles y miles de jujeños, salieron a anunciar que Gerardo Rubén Morales será el próximo gobernador de Jujuy.

Con las ansias y las expectativas a cuesta, el Frente Cambia Jujuy realizó, de este modo, el cierre de una intensa campaña electoral, la que cruzó de norte a sur y de este a oeste la geografía provincial con las propuesta que integran su plan de gobierno.

Con Morales marchó el candidato a vicegobernador, Carlos Haquin; el candidato al Parlasur, Mario Fiad; el intendente capitalino y candidato a su reelección, Raúl Eduardo Jorge; la candidata a diputada nacional, Alejandra Martínez; y todos los candidatos de este espacio que se potenció con la confluencia política de radicales, peronistas, socialistas, militantes del PRO, de Lyder, sindicalistas, trabajadores, vecinalistas, empresarios y una Juventud que por momentos se presenta como imparable en su convicción de ser hoy mismo protagonista del futuro que todos ansiamos tener.

Como invitado especial, acompañó este cierre de campaña el diputado nacional por Tucumán, José Cano, ex candidato a gobernador por esa provincia.

La Marcha por el Cambio arrancó desde la punta del Parque San Martín, donde se concentraron ciudadanos de distintos puntos de la capital y visitantes del interior provincial. Las banderas de todos los partidos y agrupaciones se entrelazaron al ritmos de los jingles de campaña y de los cánticos de la gente que –vale destacar- no fue obligada por nadie a participar de la caminata, en la que se calcula participaron alrededor de 12.000 personas que coparon más de 15 cuadras que expresaron una arrolladora e histórica decisión de cambiar el rumbo de este Jujuy que hoy duele.

Los saludos de los vecinos, la aprobación popular a la figura de Morales y de todos los candidatos del Frente, no hicieron más que ratificar que la gente entendió que el senador nacional viene a reinstaurar un gobierno de paz, de trabajo, de unidad y de reparación de derechos.

Luego de recibir el afecto de la ciudadanía de Jujuy, que se derramó desde los balcones de edificios céntricos, desde los negocios, desde los hospitales, desde domicilios particulares y de una diversidad de lugares de trabajo, la columna del cambio llegó a la emblemática plaza Belgrano como nunca antes lo hizo –en tiempos contemporáneos- una fuerza política netamente provincial y popular como lo es el Frente Cambia Jujuy. Y ese hecho, también es parte de la historia que hoy están escribiendo cada uno de los jujeños.

En un tráiler ubicado sobre la calle San Martín, entre la histórica plaza y la Casa de Gobierno, Gerardo Morales sostuvo que el grupo humano que hoy gobierna, encabezado por Eduardo Fellner y Milagro Sala, está agotado y ha caído en una decadencia que se refleja dramáticamente en el pueblo de Jujuy, flagelado por la violencia, la corrupción y la impunidad. Pronunció sus palabras luego de los discursos de Carlos Haquim y de Raúl Jorge.

Morales desgranó en una brillante síntesis las acciones que desplegará en educación, salud y seguridad, servicios de los cuales ha desertado el actual gobierno “que nos deja niños con hambre y con una inseguridad pública instalada en cada rincón provincial”, dijo.

“Creen que la gente es tonta”, analizó Morales, pero aseguró que el pueblo está cansado de la violencia y que “la gente conoce nuestro plan, porque hemos elaborado un programa serio de gobierno, con los pies sobre la tierra, para generar una acción reparadora, poner proa en la recuperación de la cultura del trabajo, recuperar proyectos de vida para cada jujeño que hoy está sometido por el sistema de gobierno formal y el gobierno paralelo”.

Destacó la potencia que le ha dado al frente Cambia Jujuy el Peronismo de Jujuy y dijo que si Jujuy hubiese tenido un verdadero peronista de gobernador, jamás le hubiera entregado el poder a Milagro Sala como lo hizo Fellner, desertando no sólo de brindar servicios y soluciones básicas, sino delegando el poder a una organización para-estatal, “mientras juegan con las necesidades del pueblo”.

Morales se presenta como el “garante de la recuperación del respeto, de la paz y de la Justicia”, y es por esa visualización que el pueblo hace de su liderazgo inteligente y capaz, que el oficialismo ha urdido una “campaña perversa, ideada por malas personas” en la que mienten que Morales dejará sin planes o sin trabajo a la gente.

Reiteró que él no tiene nada en contra de los tupaqueros ni de los militantes del FPV, “sino con la jefa de ellos, porque esclaviza y le roba al pueblo”, aseveró, provocando así una generalizada silbatina contra la aludida titular dela Tupac.

“Se metieron con el trabajo y el ingreso del pueblo, con la comida de los hijos, juegan electoralmente con el temor. Para nosotros, el ingreso y el trabajo es sagrado, porque es parte del espíritu y del alma de cada familia, del mismo que lo son el lote y la vivienda”. Por eso Morales anunció que “en menos de un año todos van a tener su escritura para ser dueños de su propiedad”, anunció.

El candidato a Gobernador anunció que “se viene el cambio, se vine el gobierno del pueblo; el día domingo le quitamos el poder a Fellner y a Milagro Sala, y se lo devolvemos al pueblo”.

Explicó que la delegación de poder que el pueblo le hace al gobierno, volverá al pueblo en Derechos, tal como lo marca nuestro ordenamiento democrático, constitucional, representativo, republicano y federal. “Vamos a tener un gobierno que respete al pueblo y que le garantice además a los integrantes de la sociedad el respeto entre ellos mismos, que recupere el orden, el principio del cumplimiento de la ley, un gobierno que no persiga, que no discrimine, que le asignará derechos a cada uno”, remarcó.

Entre sus últimos conceptos, Morales destacó ante la multitud que “cada uno, en ejercicio de esa facultad suprema del ser humano que es la voluntad individual, cada uno eligió estar hoy acá, nadie los obligó a venir. Esa es nuestra lucha: la libertad. Por eso, no vamos a bajar los brazos. Y el día domingo habrá un gobierno para Jujuy”.

“¡Vamos sin miedo, vamos a luchar por la paz, por el respeto y la dignidad de cada uno de nosotros, de nuestros hijos y de nuestra gente!”, exclamó Gerardo Morales, en un apoteótico llamamiento final al Cambio.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.