Cuando querer es poder: joven jujeño con distrofia muscular se recibió de profesor de Educación Especial

Jujuy al día® – En todo este presente caótico, de violencia e inseguridad, una luz de esperanza, de cambio, de pura fuerza de voluntad y coraje, brilla en la mirada de un joven jujeño que afrontó  la adversidad y hoy nos da una lección de vida.

Se trata de la historia de Martín Nicolás Prince, un jujeño de 26 años de edad, que se recibió del Profesorado de Educación Especial dictado en el Populorum Progressio de San Salvador de Jujuy, y que se desempeñó como docente en dicha institución.

Pero el condimento especial de esta historia es que Martín, el “profe” Prince, padece de una grave enfermedad: Distrofia Muscular de Becker.

Esta enfermedad neuromuscular degenerativa, fue un escoyo que lejos de coártale su futuro, lo alimenta para concretar sus metas y objetivos, siendo cada paso que da en su vida, el más importante.

Este joven Jujeño, que sueña con comprarle una casa a sus padres, que anhela visitar Francia, estar en su icónica Torre Eiffel, en menos de una semana recibirá oficialmente su título como Educador Especial.

JUJUY AL DÍA® entrevistó a Martín Nicolás Prince, quien contó cómo fue su vida tras el diagnóstico de esta enfermedad, las peripecias que atravesó, atraviesa y sabe que atravesará en lo educativo, profesional, social, y además se dirigió a los adolescentes y jóvenes de Jujuy, diciéndoles que no bajen sus brazos ante la adversidad.

Acerca de su paso por los distintos niveles educativos, Prince manifestó “comencé el nivel primario con dificultad para aprender debido a las barreras que había en esa época, a esas barreras sociales, como también a las dificultades que me ponían las maestras. El principio fue difícil porque me etiquetaban, me ponía techo, decían que no era capaz de aprender, que no iba aprender nunca”.

“Si bien tuve mis problemas, en la primaria repetí el 1° grado, pero comencé a ir al gabinete de educación especial, donde me atendieron y gracias a ellos salí adelante, y a partir de ahí no tuve tantos problemas “.

Mencionó “el secundario lo empecé bien, solo tuve dificultades en áreas como matemáticas y lógica”.

Explicó que estas situaciones en su aprendizaje también se debió a “una cierta falta de capacitación de los docentes, porque no sabían que hacer, me ayudaban como podían siempre, pero no son profesores de educación especial y sostienen esto, que no pueden ayudar a las personas con discapacidad”.

Prince contó que siguió y se recibió en la carrera de Educación Especial “porque me gustaba, sabía que tenía materias relacionadas a la psicología, que también me gusta pero no pude estudiar esa carrera por los horarios”.

“Además, y ahora lo considero así, también es para ayudar a personas que pasan por lo mismo que yo, para sacarlos adelante, para ver que si se puede, que pueden hacer lo que ellos quieran hacer, trabajar o estudiar, todo es posible”.

Agregó que “mis expectativas, en lo profesional es seguir perfeccionándome, trabajar en el Populorum, yo no tengo techo, estoy haciendo un pos título en educación integral para jóvenes y adultos con discapacidad porque está muy relacionado a la carrera y me va a abrir otros horizontes”.

Antes de hablar de las dificultades que acarrea una discapacidad en Jujuy, Martín Prince destacó a dos personas, a quienes dan todos por él: sus padres.

“Mis padres me ayudaron en todo, me ayudaron mucho en mi vida, pero sobre todo en los estudios, siempre me bancaron todo, hasta me pagaron los remises para que pueda venir a estudiar porque no puedo usar los colectivos”.

Resaltó que desde el Estado “no obtuve ni tuve nada, todo lo que hicieron por mí, lo hicieron mis viejos”.

El diario JUJUY AL DÍA® consultó a Martín Prince sobre las problemáticas que debe atravesar una persona con discapacidad en Jujuy, las barreras sociales, físicas y por supuesto la discriminación.

Respecto al difícil desplazamiento, mencionó “es tan difícil en esta ciudad como en otras, es imposible. Somos muchos los que utilizamos sillas de rueda y tenemos muchas dificultades, por ejemplo las veredas que tienen desniveles son peligrosas para nosotros, en particular para mí, porque perdemos la fuerza y podemos ir al piso”.

“Las rampas para las sillas de ruedas están mal ubicadas, por ejemplo entre Belgrano y Otero hay una rampa que está mal ubicada porque al subirla una persona se puede caer hacia adelante, no se puede usar”.

Añadió “hay discriminación pero se ha reducido mucho, hoy hay muchas personas solidarias, si bien no sé si cambió de lo que pasaba años antes, pero esto depende mucho de cada persona”.

Para finalizar, Martín Prince, a través de nuestro medio, se dirigió a los jóvenes y adolescentes de nuestra provincia diciendo: “nada es imposible, todo se puede lograr si se tienen ganas de hacer y ser algo. Y los que no padecen una discapacidad, a ellos les digo que aprovechen  las oportunidades que se les presenten, que estudien, no se quejen de la secundaria, del estudio, de nada de eso porque mañana si dejan de estudiar no van a ser nadie y se van a sentir frustrados”, concluyó.