Falsa militancia en Jujuy: trabajadores precarizados denuncian que son obligados a realizar campaña para Fellner

Jujuy al día® – Con cada elección, las calles de nuestra ciudad y de nuestra provincias se ven inundadas de carteles, pasacalles, panfletos y militantes, pero este año con una característica muy marcada, aunque para muchos es un secreto a voces.

Este secreto, esta verdad, es la que expusieron algunos “militantes” del fellnerismo, quienes denunciaron que son obligados a realizar la campaña proselitista del Frente para la Victoria, para el fellnerismo en Jujuy.

Estos falsos “militantes” denunciaron que son cautivos de este gobierno que los obliga a realizar su campaña política en cada esquina de nuestra ciudad, ya que en caso contrario los dejarían sin sus trabajos.

La precariedad laboral, tantas veces denunciadas por distintos sindicatos, es el arma que los mantiene cautivos, y “motiva” a estas personas a “militar”, ya que la mayoría se encuentra bajo distintas formas de contratación, que se renuevan anualmente, y no gozan de un trabajo estable, y ante el miedo y temor de perder su única fuente de ingreso aceptan calzarse la camiseta, las gorras y las banderas del Frente para la Victoria en Jujuy.

Comentaron que muchos de estos militantes son trabajadores de distintas dependencias del Estado, que son obligados a salir a la calle durante el horario que deben cumplir, y más, para entregar panfletos, votos y llenar los espacios que verdaderos militante no quieren ocupar.

También, en este marco, es importante resaltar el estado en el que está hoy nuestra Tacita de Plata: completamente empapelada, y repleta de grafitis en pos de la campaña de los candidatos del FPV, Daniel Scioli, Eduardo Fellner y Milagro Sala.

Demás esta decir que, aunque nuestro medio las posee, no publicamos datos ni imágenes de los denunciantes pues éstos temen por su único ingreso. Aprobamos esta publicación porque, aunque la subsistencia esta por delante, igual se animaron a denunciar ante nuestro medio la violencia a la que estan siendo sometidos y por la que nadie se anima a recoger el guante.