Aseguran que el gobierno de Fellner “no se ha transformado en nada para garantizar los derechos de los pueblos indígenas en Jujuy”

Jujuy al día® – En el marco de la conmemoración del Día del Respeto a la Diversidad Cultural, nuestro medio dialogó con Natalia Sarapura, Coordinadora del Concejo de Organizaciones Aborígenes de Jujuy (COAJ), quien aseguró que el gobierno de Eduardo Fellner “no está a la altura de las circunstancias”, ya que “no ha transformado la institucionalidad, pensar que en Jujuy hay mucha población indígena y no hay un instituto  provincial, una dirección provincial, una secretaria de pueblos indígenas, marca la ausencia del Estado”.

Al respecto, Natalia Sarapura manifestó en declaraciones al diario JUJUY AL DÍA® que “en este día debo dar el reconocimiento para los abuelos y abuelas que han hecho resistencia hasta con su propia vida. Por otro lado el reconocimiento a los hombres y mujeres indígenas que han instaurado la causa indígena, que han logrado instalar no solo la presencia de los pueblos como un parte cultural  sino también como una parte ideológica”.

“La causa indígena se convirtió en América Latina en un movimiento que reclama una visión una ideológica del mundo, de las relaciones de la sociedad  y en ese sentido haber declarado el 12 de octubre Día de la Diversidad Cultural, reconocen parte  la transformación de la sociedad que ha negado a sus pueblos indígenas, que ha pretendido exterminarlos, en una sociedad  que reconoce que la diversidad cultural es una riqueza”.

JUJUY AL DÍA® consultó a la Coordinadora del COAJ si en Jujuy, el gobierno de Fellner respeta los derechos de los pueblos indígenas, a lo que afirmó tajantemente “No. Jujuy es una de las provincias con mayor población indígena en el país, hay 300 comunidades, 10 naciones indígenas y no se ha transformado en nada para garantizar los derechos de los pueblos indígenas en Jujuy”.

“Es muy contradictorio, acá hay un avance del pueblo indígena, hay un instituto de formación superior indígena, hay un partido indígena que va a participar de estas elecciones, pero tenemos un Estado que no está a la altura de las circunstancias, que no ha transformado la institucionalidad. Pensar que en Jujuy hay mucha población indígena y no hay un instituto  provincial, una dirección provincial, una secretaria de pueblos indígenas, marca la ausencia del Estado”, afirmó.

También, nuestro medio consultó a la coordinadora del COAJ si el fellnerismo ha respetado el derecho informado de las comunidades a la hora de introducir empresas para la explotación de recursos estratégicos en sus tierras. Sarapura sostuvo al respecto que “ha habido avances en los últimos años, por ejemplo la fibra óptica que ha sido una especie de avance en el diálogo, pero hay que contextualizar esto porque el consentimiento libre, previo e informado es el derecho por el cual la comunidad, el Estado y una empresa se tienen que sentar en una mesa de iguales a conversar, a concertar, y eso cambia las regla del juego porque los pueblos indígenas han sido considerados históricamente pueblos menores y la historia de cómo se dio la explotación de los recursos naturales muestra nuestros abuelos han sido casi esclavizado para trabajar en una mina y sentarse de igual a igual es una gran transformación de las relaciones de poder”.

“Pero todo esto tiene muchas dificultades porque muchas veces el Estado quiere jugar como árbitro y el Estado no debe ser árbitro sino garante de los derechos de sus ciudadanos, de los intereses de los provincianos y garantes de los derechos indígenas”.

Agregó “también los pueblos indígenas han aumentado su conocimiento sobre sus derechos y su ejercicio de concertación, se han producido pequeños avance pero un muchos de los casos la gravedad que tiene es que el propio Estado provincial se convierte en un Estado que no solo no garantiza si no que violenta los derechos indígenas y eso llama la atención, porque hablamos que los territorios y las comunidades indígenas se ven amenazadas por empresas o terceras personas y la ausencia del Estaos lo convierte en cómplice y en un Estado que no respeta los derechos indígenas”.

Recalcó que “el gobierno de la provincia teniendo una Secretaria de Minería y no tener una Secretaria de Asuntos indígenas pone en evidencia donde están sus prioridades. Falta crear mecanismos sobre el ejercicio del consentimiento, no hay una institución pública que a las comunidades les sirva como contraparte del ejercicio de sus derechos, aún son tareas pendientes”.