Un régimen que se va, lo imposible que llega y la esperanza del cambio

En las calles de toda la provincia se respira un aire de cambio. Está llegando un tiempo nuevo, que vendrá con enormes desafíos, con nuevas esperanzas y con la posibilidad de concretarlas.

En las comunidades del interior hay un cansancio y un brote de rebeldía por todo lo que han soportado durante años, un deterioro paulatino de los servicios que garantizan un piso mínimo de bienestar, el olvido y el abandono del Estado.

Hay un hastío por la anomia, la falta de ley y de justicia, porque impera el “el sálvese quien pueda” y la “ley de la selva”.

Hay un cansancio por el caos, el desgobierno y la violencia.

Nada de esto podría haber ocurrido si no hubiera habido un gobierno provincial cómplice, partícipe y tolerante frente a este deterioro de la república.

Pero además hay un hastío por un gobierno que ha perdido cualidad democrática, ha perdido la disposición al diálogo y la capacidad de entender cuestiones básicas de un régimen republicano.

Y ha perdido el monopolio del sentido, por suerte. Hay un relato que ya no se sostiene frente a una realidad implacable que nos interpela todos los días por lo que se ha dejado de hacer.

Jujuy no ha dejado de ser periférica, la pobreza ronda un 52 %, las producciones regionales están en crisis, y no se han hecho obras estratégicas pensando en el desarrollo económico y productivo. Lo único que crece en Jujuy son los planes sociales, la dependencia estatal, las adicciones y las redes de microtráfico. Y crecen las burocracias que se han enriquecido con fondos públicos destinados a asistir la pobreza. Crecen los patoteros de estado y las barras bravas al servicio del autoritarismo.

Crece una cultura, la del apriete, la de la violencia en todas sus formas. Y crecen las víctimas de un régimen que combina lo peor del populismo: la demagogia, el clientelismo brutal, la extorsión, el terror, la venganza y la violencia política.

Hay en el presente una tragedia: la de una democracia devaluada y una sociedad dividida.

Sin embargo hay también en esa tragedia el germen del cambio, que está llegando y que abrirá un nuevo tiempo, un tiempo mejor.

“Seamos realistas pidamos lo imposible” decían los jóvenes del Mayo francés. Muchos jujeños y jujeñas que estamos en el Frente Cambia Jujuy y muchos otros independientes, venimos pidiendo hace tiempo lo imposible. Y que como alguien dice, no es lo que no se puede hacer, sino sólo lo que tarda un poco más. Hemos deseado lo imposible, hemos trabajado para que tarde un poco menos y finalmente está llegando.

Lo que parecía antes imposible, será posible. Nos acercamos a la utopía que seguramente llegará y volverá a alejarse unos pasos más. Porque no seremos perfectos, pero sin dudas seremos mejores. Porque no vamos a gobernar contra nadie, sino con todos, porque vamos a trabajar para restablecer el imperio de la ley y la justicia, porque vamos a luchar contra la impunidad, contra el oscurantismo, el secretismo y la corrupción, porque vamos a volver a honrar los derechos humanos como la responsabilidad más elemental que tenemos con cada ser humano, independientemente de sus filiaciones y sus pertenencias. Porque no habrá ya clientelas sometidas al autoritarismo, sino ciudadanos libres, porque vamos a gobernar con la mirada puesta en el futuro.

Nada nunca fue fácil, no serán fáciles tampoco los tiempos por venir. Habrá complejidades, tensiones, habrá estertores del régimen que fenece, habrá intentos de restauración del orden que se va y habrá personeros del pasado.

El pasado que se va, que es este régimen populista, violento y corrupto, debe ser recordado y debe quedar en la memoria social, como lo que no debemos volver a reeditar.

Así como durante muchos años buscamos memoria, verdad y justicia por los delitos cometidos durante la dictadura cívico militar, vamos ahora también a hacer memoria, a reconstruir la verdad y a buscar justicia por todos lo que nos dejará este régimen, por los hechos de corrupción, por las violaciones sistemáticas a los derechos humanos, por los abusos de poder.

El futuro que está llegando, con lo imposible que dejará de serlo, con sus memorias y sus lecciones, vendrá también con nuevas alegrías. La alegría de saber que avanzamos hacia una sociedad mejor, más fraterna, más pacífica y más democrática. Donde los adversarios dejarán de ser enemigos, donde la diversidad será la posibilidad del encuentro y el aprendizaje. Hay un tiempo que llega con derechos y libertades, con una justicia que volverá a ser el reaseguro de nuestras vidas y una sociedad donde todos seremos iguales ante la ley y donde el esfuerzo y el trabajo serán la antesala del progreso.

Comparto un texto del periodista Pablo Rossi, con quien tengo profundas diferencias, pero también algunas coincidencias como el deseo profundo de avanzar hacia una senda de progreso real, basado en la justicia, el esfuerzo y la decencia.

“Nos debemos un inventario del robo organizado, de las instituciones pervertidas, de las falsificaciones usadas para la cooptación de voluntades y de las divisiones sociales promovidas con fines de lucro. Es urgente establecer el daño que deja un ciclo político que se resquebraja. Es imperioso recuperar el oxígeno de la paz y el espacio natural de la convivencia en diversidad. Es tiempo de despintarse los rostros y salir de las trincheras que cavamos para una guerra promovida por los alquimistas del rencor. Porque el populismo es una deformación planificada del campo popular a favor de una oligarquía de dirigentes que se apropian del símbolo “pueblo” para usarlo como patente de corso en función de sus intereses y ambiciones. Representa un abuso de sentido y una perversión política como cultura autoritaria de poder”

(Del libro: Populismo. Nunca Más, Alegato por la República – El Emporio Ediciones – Abril de 2015)

María Inés Zigarán

zigaran legi
María Inés Zigaran