Para quienes ofrecen “Garantías”: Pobreza y explotación en las calles de Jujuy

Ojos que lo ven, gobierno que lo niega

Jujuy al día® – La pobreza es un flagelo mundial que destruye las sociedades de los países subdesarrollados, y carcome los cimientos de los que quieren salir a flote, pero es una realidad también de nuestro país, y por supuesto de nuestra provincia, aunque este gobierno de más de 15 años, de Eduardo Fellner, intenta ocultar.
Nuestro gobernador nos ha dejado múltiples legados de todos sus años en el gobierno, la falta de empleo, la poca industrialización y producción, la dependencia de los planes sociales, los comedores infantiles, el clientelismo político, en fin la pobreza de la provincia en todos sus sentidos.
Jujuy ha expresado múltiples síntomas de la pobreza en la cual está inmersa, la cantidad de comedores infantiles, que alimentan a más de 30 mil niños y adolescentes, el aumento de personas que piden comida o revuelven la basura en la calle y, quizás la imagen más dolorosa que todos vemos y que también negamos, niños mendigando en la calle.
Muchos intentaran negar esto, pero quien no vio esta terrible imagen en pleno centro de la ciudad, un cuadro más que doloroso para cualquiera.
Con solo transitar las principales calles del microcentro de Jujuy, Belgrano, Alvear, Lavalle o Necochea, verán repetidamente las imágenes con que ilustramos el informe.
Se tratan de un grupo de menores, entre 5 y 6 pequeños niños, de entre quizás 4 a 10 años de edad que deambulan por las calles y logran sentarse muchas veces en la vereda a vender juegos de agujas o solo a pedir una moneda a cada transeúnte que los ignora.
Son pequeños niños que están harapientos, descalzos, desabrigados y sin la mínima higiene, quienes se sientan en el piso o sobre cartones a esperar la buena voluntad de la gente.
Muchas personas murmuran que los niños pertenecen a familias que viven en el acceso sur, niños que son explotados, pero nadie se anima a denunciar, al menos para que esto sea investigado, pareciera que además de la pobreza, la cultura del “no te metas” ya se ha naturalizado entre nosotros.
Lo grave de esto es que estos niños que están en pleno microcentro son ignorados, pero no solo por los cuidadnos comunes, los trabajadores, los transeúntes, sino también por las entidades e instituciones estatales creadas para defender y proteger a los menores de edad y velar porque sus derechos no sean vulnerados.
Para empezar debemos preguntarnos qué rol tiene en esto la Secretaria de Niñez, Adolescencia y Familia del gobierno provincial, por qué no actúa ante esta situación de vulnerabilidad y de pérdida total de la inocencia y derechos de los niños a tener una niñez plena.
Si los menores están vendiendo cosas, hablamos de trabajo infantil, otro síntoma de la decadencia de nuestra sociedad, que para las autoridades se circunscribe a parte de los basurales de Finca El Pongo o en el campo, aunque aseguren que están erradicados y su lucha es continua, estos niños llevan varios meses en pleno centro. Cabe aclarar que también hay una entidad estatal creada para erradicar el trabajo infantil, la Comisión Provincial de Prevención y Erradicación del Trabajo Infantil (COPRETI).
Y si los menores son explotados por sus familias, le compete algún papel a la Policía, a la Justicia y hasta la misma sociedad.
La Iglesia es otra entidad que debería actuar ante esta situación. Como verán hay muchas interrogantes y pocas respuestas, y mucho menos hechos, para poder ayudar a estos niños.
Está más que claro que este gobierno tiene en sus propias narices todos los síntomas de la pobreza estructural, coyuntural, social que atraviesa Jujuy pero no actúa en consecuencia, siguen negando una realidad y solo logran con esta negación serial profundizar más el declive social que en Jujuy lleva más de una década.