No se puede defender los derechos humanos y defender un sistema de sometimiento

Los derechos humanos son un patrimonio colectivo y los avances logrados en esa materia también.

Pero el kirchnerismo a nivel nacional y en Jujuy su expresión más cabal, como lo es la Tupac Amaru y  Unidos Organizados, han realizado una apropiación oprobiosa de esa causa. Pero además, han usado la invocación a los derechos humanos  para mentir y desacreditar a los adversarios políticos y para dividir a la sociedad.

Hay sectores que olvidan que en Jujuy, los esfuerzos legislativos por lograr dispositivos de reconocimiento de las luchas de los organismos de derechos humanos, así como el acompañamiento a los procesos de memoria, verdad y justicia, fueron liderados por la UCR. Muchas de las leyes y declaraciones han sido impulsadas por nuestro bloque de diputados. Y esto fue el producto del consenso partidario institucional, con su dirigencia, con nosotros y con Gerardo Morales en el Congreso de la Nación.

Y todo eso contra la absoluta indiferencia y la resistencia que siempre opuso el gobierno de Eduardo Fellner.

También la agenda reconocimiento y ampliación de derechos de los colectivos más rezagados ha sido impulsada en la Legislatura de  Jujuy de manera decidida por el radicalismo. También en esto nos tocó enfrentar al partido de gobierno que resistió todos los avances, y cuando ya no pudo justificar el atraso, se vio obligado a soportar que ocurrieran.

Pero además ha sido el radicalismo y ha sido Gerardo Morales el que ha tenido el coraje de denunciar un sistema opresivo que se desarrolló desde la organización Tupac Amaru con fondos públicos para someter a las poblaciones más pobres necesitadas de la ayuda social.  Y también ha sido Gerardo Morales el que enfrentó la prepotencia y la violencia de  ese sector, ahora convertido en partido político.

No hemos construido enemigos, tampoco nos anima el rencor, ni el odio social, como pretende hacerse creer. Pero si hemos denunciado, y lo vamos a seguir haciendo, todos los intentos de someter a los jujeños más pobres y de atemorizar a la sociedad entera.

No nos vamos a callar frente a las violaciones masivas a los derechos humanos que se cometen en el marco de la distribución de la ayuda social. Violar los derechos sociales, civiles y políticos de las personas, conculcarles la identidad política y someterlas a un régimen de disciplinamiento y control, no tiene absolutamente nada que ver con la cultura de los derechos humanos.

No se puede pretender que se defienden los derechos humanos y defender al mismo tiempo un sistema de sometimiento de los más pobres.

Tampoco se puede pretender que se defienden los derechos humanos y callar frente a un régimen de control y disciplinamiento que incluye amenazas y prácticas asimilables a la tortura.

No se puede pretender defender los derechos humanos  permitiendo que los más pobres vivan con miedo a perder la ayuda social. Y tampoco se pude pretender defender los derechos humanos, defendiendo a Milagro Sala y la burocracia de su organización, porque eso implica avalar sus prácticas.

El nunca más hoy debe incluir el rechazo rotundo a los que usan la prepotencia de administrar cuantiosos recursos públicos -planes sociales, viviendas, bolsones alimentarios, etc- para atemorizar, someter a la gente y manipular sus necesidades.

No se puede pretender que se defienden los derechos humanos cuando se propicia la continuidad de un régimen de violencia, corrupción e impunidad, que se ha ensañado con los que no pueden defenderse, con los que no pueden denunciar y están rehenes de una estructura facciosa.

Por María Inés Zigarán

Secretaria de Derechos Humanos UCR, candidata a diputada provincial por la lista que lidera la UCR en el Frente Cambia Jujuy.