FRAUDE: Vivimos en una sociedad más democrática que sus propios representantes

Como parece que el tema de la hora resulta ser el llamado fraude es necesario reconocer de qué hablamos cuando hacemos referencia a esta que no es una palabra que se usa en determinado momento de la vida política de un país sino que es un concepto de permanente uso y que las más de las veces pasa desapercibido. Aunque vulgarmente se la asocia al acto electoral. Lo malo es que goza de una cierta impunidad pues el daño que se realiza con su práctica no es de carácter sensorial, es decir que no se representa como una sensación de tipo personal, ya que está asociada a tareas que resultan de una acción colectiva (votar), casi despersonalizada y con ello indiferente.

Ya en otras columnas desarrollamos el concepto de democracia invertebrada, en esas ocasiones pusimos cuidado en dar claros ejemplos de lo que se consideraba a tal noción. Bueno, tal vez, una de las que aún no habíamos mencionado es el fraude electoral. Porque fraude los hay de todo tipo y color. Pero fraude siempre está asociado con engaño, trampa, emboscada o artimaña.

Lo que es necesario para que tomemos conciencia de que aquello que aparece despersonalizado, que no nos provoca sensación alguna, es significarlo de otra manera. Para darnos cuenta del daño que nos produce un fraude lo abordaremos conceptualmente desde una mirada más cotidiana, más del día a día de cualquiera de nosotros.

Cuantas veces en la vida decimos haber sido defraudados en tal o cual circunstancia. Cuantas veces nos defraudaron personas a las que les hemos confiado algo muy nuestro. Cuantas lo hicieron instituciones en las que depositamos nuestra fe y hasta el patrimonio. En fin, material para mostrar lo que significa haber sido defraudado, para dar una idea de real sensación de estafa, de engaño y hasta de traición, podemos encontrar sobradamente en la vida de cada uno de nosotros. Y de eso trata. De sentir que no es un hecho menor ni que deba tomarse a la ligera una denuncia de fraude electoral porque si le agregamos esa pequeñísima partícula “de” nos significa absolutamente otra cosa. Nos hace sentir algo que la sola palabra fraude no consigue. Es decir tenemos la clara sensación de haber sido trampeados o burlados, que es otra forma de decirlo.

Entonces, si ya tenemos muy claro lo que significa y como se siente una defraudación, cuando alguien sospeche y/o denuncie un fraude recordemos esa sensación pues es lo mismo, sólo que no están defraudando a alguien en particular sino a todos aquellos que apostamos a vivir en una sociedad democrática en la que se incluye como un elemento fundamental, pero no excluyente, a nuestra soberanía, que no es otra cosa que el voto.

Los tiempos que corren muestran que la sociedad es más democrática que sus representantes pues esta sostiene el sistema con sus pros y sus contras. En cambio a la dirigencia política (los representantes o mandatarios) constantemente se le reclama como mínimo transparencia en todos y cada uno de los actos públicos, principalmente en uno de ellos, a la hora de elegirlos con el voto. Pero lo que éstos nos proponen – al menos aquellos que hoy manejan el sistema- es una forma de selección que comienza por elegirse entre ellos mismos de manera poco transparente. Falseando o interpretando la letra de leyes que son claras en su escritura y espíritu con el sólo propósito de imponer reglas que consigan o los acerquen a fines que los favorecerán de manera particularísima.poder de la gente

Una sociedad más democrática que sus representantes en alguna oportunidad provocará una colisión entre los fines y los medios. Una sociedad democrática podrá alguna vez –a lo mejor antes de lo que se cree- dar una lección a aquellos que son sus representantes pero que deforman unilateralmente el sistema que es sostenido por nada más y nada menos que aquellos que son sus representados. La democracia es cosa que no puede estar en manos de quienes falsean sus principales propósitos y los únicos que pueden impedirlo son todos aquellos que, con actitud vigilante, la viven, la respiran y la disfrutan. Si la democracia no se vive, respira y disfruta, no es democracia es otra cosa que sólo viven, respiran y disfrutan aquellos que la deforman.

¿Cuándo el pueblo peronista lo es más que sus dirigentes?

Los últimos meses de campaña encubierta que el gobernador Fellner está realizando a través de spots (cortos) televisivos (pagados con fondos públicos) nos permitió observar claros indicios de que este ha perdido el norte pues, hasta ahora, sólo consigue transmitir desconcierto.

En una charla que sostuvimos días pasados con algunos referentes del peronismo de Jujuy nos encontramos con que el discurso de Fellner lejos de contenerlos les provoca cierta desazón. Es entonces donde nos dimos cuenta de que en Jujuy el pueblo peronista lo es más que su dirigencia. Está muy claro ello pues en este momento los dirigentes del peronismo oficialista no están en condiciones de solicitar lealtades a quienes ellos dicen ser sus compañeros pues éstos, el pueblo peronista, no los está reconociendo. Prueba de ello es que hoy hay al menos tres espacios que dicen ser peronistas y sólo triunfará aquel que interprete que es un error creer que los únicos peronistas son los que dicen que lo son, pues también hay que demostrarlo.

Dos espacios peronistas hoy están aliados y en la oposición a la dirigencia nacional y provincial. Un tercero es el oficialismo desorientado.

Curioso es que dentro de uno de los espacios peronistas que están en la oposición hay dos exvicegobernadores del propio Fellner (Daza y Segura). En el mismo hay un exgobernador justicialista. Descontando la cantidad de dirigentes, viejos y conocidos peronistas, que se fueron pasando estos últimos días a las filas de la oposición.

Claro que hablamos de dirigentes pero no nos olvidamos de que el pueblo peronista, lo es por pertenencia de origen, cosa que muchos de los que hoy ponen los dedos en V con la pretensión de ser reconocidos y aceptados no proceden del mismo pueblo al que aludimos.

Con lo dicho, los efectos de la publicidad que Fellner pone en el aire por esto días, se puede al menos arriesgar que están siendo neutros, pues no se dirigen a nadie y a todos al mismo tiempo ya que apuntar a un público que no podría fallarles como lo es el peronismo, lo sabe, sería riesgoso. Entonces como no puede Fellner apelar al sentimiento peronista del pueblo que lo es más que él, trata de hacerlo a una abstracción que, al menos, no le devolverá la pelota, pues este no resulta garantía ni para propios y menos para aquellos que se sienten ajenos.

“La Armando Berruezo” crece

Aunque parecía que no podía ser, que el patrimonio exclusivo de la soberbia e ineficiencia política y administrativa residía en el primer piso de la Casa de Gobierno, finalmente consiguió expandirse, si ahora tiene una extensión en el Concejo Deliberante capitalino.

Como reconocer “La Armando Berruezo” en el deliberante se hace fácil para Jujuy al día pues allí también, su presidente, distribuye la pauta publicitaria entre amigos y simpatizantes de su indisimulable antipatía.

Carlos Sadir le negó pauta publicitaria a Jujuy al día en 2014 (de hecho durante enero y febrero de ese año pago facturas de publicidad y luego se negó a firmar el contrato). Tampoco quiso firmar contrato en 2015. Por supuesto que tiene el derecho de seleccionar a cuantos y cuales medios (mediante compulsa) finalmente se les adjudicará la pauta publicitaria que presupuestan cada año a fin de hacer publica sus actividades y no para promocionarse. Lo que no nos parece moralmente aceptable es que se haga, como el gobierno de la provincia, con la más absoluta discrecionalidad y peor aún para intentar disciplinar y tener medios amigos y de los otros.

Lamentamos tener que haber sido nosotros quienes develemos esta circunstancia (siempre nos toca ¿Será porque otros nunca se animan?), pero vemos como peligroso el avance de “La Armando Berruezo” ya que al gobierno de la provincia no le ha traído más que dolores de cabeza.

Por las dudas le adelantamos a Carlos Sadir que no aceptaremos pauta publicitaria del Concejo Deliberante mientras este presidido por él. No quisiéramos ser calificados de ninguna manera, nuestra denuncia nada tiene que ver con dinero, sólo con prácticas que se utilizan desde distintos espacios de poder para cooptar a los medios a fin de que no se revelen las cosas que se deberían corregir porque están mal.

Hemos decidido hace muchísimos años que para nosotros el periodismo es un modo y no un medio de vida. Pretendemos que para algunos la política no sea un medio sino un modo de vida.

Lic. Hugo Rubén Calvó

Director de Jujuy al día