En el Jujuy de Fellner no hay pobreza, pero más de 30 mil chicos asisten diariamente a comedores infantiles

Jujuy al día® – En el Jujuy de Eduardo Fellner, no existe el desempleo, la falta de información, la desnutrición ni la pobreza, según lo manifiestan, pero en esta provincia en la que vivimos los jujeños, diariamente más de 30 mil chicos asisten a los cientos de comederos infantiles que el propio gobierno abastece.

Los jujeños, muy críticos del presente que viven, pero muchas veces mirando de reojo la realidad de toda la provincia, saben que lo que “dibujan” desde la Casa de Gobierno no es lo que realmente vivimos los más de 700 mil habitantes de esta prometedora provincia.

Según informaron fuentes consultadas por el diario JUJUY AL DÍA®, en Jujuy, en todo su territorio, habría más de 30 mil chicos que se alimentan diariamente en comedores infantiles.

Cabe aclarar que en estos más de 30 mil chicos no están incluidos los miles de alumnos que reciben su merienda seca y demás comidas dentro de los establecimientos educativos. Hablamos de comedores del Estado jujeño, de la Iglesia, de distintas ONGs y organizaciones sociales y barriales preocupadas por el bienestar de los niños jujeños.

La primer interrogante que nos deja esa cifra es: ¿Por qué razón más de 30 mil niños y adolescentes no comen con sus familias en sus casa?, ¿La proliferación que hubo de comedores infantiles en toda la provincia desde el año 2000 mide indirectamente la pobreza que existe en Jujuy?

Podrá haber detractores, o no, a las respuestas a esas preguntas, pero las causas por las cuales un menor come en comedores infantiles es porque a su familia no le alcanza para brindarle un alimento nutritivo en sus casas.

Hablamos de casas precarias, donde sus cabezas de familias están desempleadas o subempleadas, cobran en negro una bajísima remuneración, o se mantienen gracias a los planes sociales, que hoy, lamentablemente, han tomado tanta relevancia que dejaron de ser una ayuda social para convertirse, en la mayoría de los casos, en el único sustento de una familia.

También hablamos de familias numerosas, con más de 4 hijos, muchos menores de edad, que si uno va a la puerta de un comedor, podrá ver como los más chiquitos ingresan tomados de la mano por su hermano mayor, que no supera los 11 años.

En algunas familias también se presenta la situación donde ambos padres, o el padre o la madre, tengan que trabajar todo el día y no tienen donde dejar a sus hijos ni llegar a tiempo para poder alimentarlos, esa es otra posible respuesta a esta realidad, al porqué más de 30 mil niños jujeños dejan de comer en su mesa, bajo la calidez de un almuerzo en familia, para llevar su hambre a una humilde banqueta y degustar lo que con mucho cariño, amor y cuidado cientos de cocineras, que muchas no son empleadas del Estado, les cocinan como si fuera para sus propios hijos.

Creemos que la segunda respuesta, con estos fundamentos, se contestará sola, la inmensa cantidad de comedores infantiles y los más de 30 mil chicos jujeños que se alimentan allí, hasta 4 veces al día, lamentablemente es un índice que mide indirectamente la pobreza, ya que si habría trabajo como profesa hasta el mismo Eduardo Fellner, si no hubiera inflación, si a las familias con bajos recursos les alcanzaría el poco dinero que tiene diariamente para comer, esos más de 30 mil chicos deberían comer en sus casas, y esos cientos de comedores se convertirían en otro tipo de institución, quizás en instituciones de contención desde lo deportivo, desde lo social, desde lo espiritual, desde lo escolar, pero lamentablemente no es así, hoy los comedores cumplen con una importante misión.