Gerardo Morales presentará a fin de mes su plan de gobierno

Jujuy al día® – El candidato a Gobernador por el Frente Cambia Jujuy, Gerardo Morales, anticipó que a fines de septiembre se presentará el plan de gobierno que la coalición propondrá a la ciudadanía para que el 25 de octubre se ratifique la voluntad de construir un nuevo Jujuy.

Se trata de un plan integral de propuestas de gobierno elaborado junto a los equipos técnicos del Instituto de Políticas Públicas y de las diferentes fuerzas que integran la coalición. En tal sentido, Morales anticipó que “nuestro Frente le propondrá a los jujeños un nuevo gobierno que recupere los valores de la democracia y la república; el valor de la ley, la libertad, la igualdad, la justicia, la tolerancia, el aprecio por la diversidad y la solidaridad” y detalló el modelo de gobierno que será el que motorizará las posibilidades de crecimiento y desarrollo.

Vamos a construir “un gobierno republicano, que respete el estado de derecho, que respete la ley y que la haga cumplir, que respete los derechos y libertades individuales y colectivos. Un gobierno que haga funcionar las instituciones y garantice que la vida democrática”.

Pero además, agregó Morales, Cambia Jujuy, propone “un gobierno abierto, capaz de escuchar, de interpretar y de comprometerse con la demandas de todos los sectores sociales. El gobierno provincial ha perdido su disposición para la escucha, y por ello no puede conocer ni interpretar lo que pasa en Jujuy”.

Morales señaló que el nuevo gobierno será además un gobierno transparente, en contraposición con el gobierno oscuro y cerrado que nos ha ofrecido el justicialismo en los últimos 17 años. “La transparencia es un requisito de buena gobernabilidad, porque mejora la administración y desalienta las prácticas corruptas. La mirada atenta de la ciudadanía sobre la gestión, ayuda a que esa sea mejor, a que recupere el compromiso del estado con sus ciudadanos. Pero además, la exigencia de transparencia, obliga a los organismos públicos a una gestión más ordenada, con procesos sistemáticos e información ordenada. La transparencia posibilita que los ciudadanos puedan mirar, analizar y demandar a su gobierno con mejor información y hacerles mejores propuestas.

A todo esto agregó, será “un gobierno presente en el territorio, porque actualmente tenemos un gobierno concentrado en la Capital y mal distribuido en el territorio”.

A propósito reflexionó que “el Estado, con todos sus servicios y con toda su potencialidad como regulador de las condiciones de vida de la gente, debe llegar a cada pueblo para garantizar que todas las comunidades gocen de derechos esenciales. Hay que terminar con las desigualdades que ha profundizado un gobierno que ha olvidado al interior y ha administrado con un criterio discriminatorio, electoralista, que perdió el sentido social de su responsabilidad”.

También, acotó, será “un gobierno moderno y eficiente”, frente a la realidad que tenemos de un “Estado viejo, anquilosado, con estructuras lentas, ineficientes, con procedimientos muy burocratizados y, en definitiva, con servicios deficientes. El Estado debe simplificarle los trámites a los ciudadanos, facilitarles el acceso a los servicios, garantizar que los procesos sean ágiles, rápidos y eficaces. Por eso vamos a transformar el estado, modernizándolo, con nuevas tecnologías, con una reingeniería de procesos, con recursos humanos actualizados y preparados para los desafíos de construir un estado nuevo y moderno”.

Otro elemento que caracterizará al nuevo gobierno será “la interculturalidad. “Queremos un gobierno en diálogo con las diversas comunidades culturales, con los 9 pueblos indígenas que habitan nuestro territorio y que nos han legado una enorme riqueza cultural que nos hace únicos. El gobierno debe poder dialogar con todas las comunidades culturales, comprender sus marcos culturales, sus esquemas de interpretación y sus demandas”. A la vez que agregó que se tratará de un gobierno respetuoso de la diversidad y de las minorías. “Tenemos que terminar con un gobierno que ha discriminado por razones políticas e ideológicas y que ha desvalorizado a las minorías, que por el contrario ha demonizado la diversidad y la ha instituido como golpista y antidemocrática. Tenemos que reconstruir un gobierno democrático, que valore la diversidad, que no vea enemigos en los adversarios, que termine con lógica amigo – enemigo y convierta a la política en la oportunidad del diálogo y de la concertación”.

Además, sostuvo que el nuevo gobierno será “un gobierno joven, abierto a la innovacion”. Los jóvenes –destacó- “son la energía de nuestro proyecto. Por eso tenemos la responsabilidad de garantizarles condiciones para que puedan encontrar un proyecto de vida, con educación de calidad, con medidas compensatorias que reduzcan las desigualdades de origen, con oportunidades de formación para el trabajo y trabajo digno”. Además –añadió “el Gobierno debe estar atento a la capacidad de innovación de los jóvenes, que se han educado en la sociedad de la información, que han sido alfabetizados en su mayoría en nuevas tecnologías y que además están en una etapa donde la búsqueda, son creativos y emprendedores. Es cierto que existe una brecha aún por saldar en el acceso a las nuevas tecnologías que vamos a resolver, pero todos, unos más otros menos, han sido impactados por las tecnologías de la información”.

Consideró que “gobernar sin los jóvenes, significa perder un capital social enorme. Es inadmisible, Por eso vamos a construir un gobierno para los jóvenes y con ellos. Los queremos dialogando con el gobierno, participando de las decisiones y siendo protagonistas de los cambios que se vienen”.

Finalmente, describió que el nuevo gobierno será un gobierno que va a liberar a los más pobres que han sido convertidos en esclavos a través de un clientelismo brutal. “Vamos a restituirle a las poblaciones que dependen de la ayuda del estado, vía plan social, los derechos y libertades que les han sido robadas. Vamos a convertirlos de nuevo en ciudadanos, y vamos a terminar con la tiranía de los líderes sociales, que con la complicidad y el respaldo del gobierno, ha esclavizado a miles de personas, afectando sus derechos civiles y políticos, suprimiéndoles la identidad política, obligándolos a prácticas violentas y menoscabando su dignidad”.

En síntesis, subrayó, se trata de “un nuevo gobierno, que supone una nueva forma de administrar la cosa pública, un nuevo estilo de conducción, una forma distinta de construir el futuro”.