Docentes de escuelas técnicas de Jujuy reclaman: “no se hacen las cosas como tendrían que hacerse”

Jujuy al día® – En una entrevista con nuestro medio, Roberto Meriles y José Antonio Gómez, docentes de las escuelas de Educación Técnicas Nº 1 de Jujuy y de la ciudad de Monterrico respectivamente, se refirieron a los problemas y riesgos que atraviesan los docentes de estas escuelas técnicas ante la homologación y la falta de decisiones concretas de parte de la Ministra Florencia Gelmetti.

Meriles 03-09-15 (2)
Roberto Meriles manifestó en declaraciones al diario JUJUY AL DIA® que “en esto los perjudicados son los alumnos, porque la homologación significa cambios de estructuras, cambios de muchas cosas y resulta que en las escuelas técnicas, cambiar una estructura de un taller es totalmente destructivo, porque el centro de una escuela técnica son los talleres y que los chicos no adquieran destrezas y manejo de lo que tienen que hacer acá es destructivo y el perjuicio es para ellos”.

Aseguró que estos problemas “es porque está mal desde lo administrativo porque no se hacen las cosas como tendrían que hacerse, mucha gente que son referentes de las escuelas podrían estar trabajando y sin embargo no fueron convocados, ese es el meollo de la situación, la parte administrativa está mal realizada”.

“Por la mala administración estamos perdiendo cargos, siendo que esto es lo que defendimos desde un principio, son los cargos de los talleres”.

Gomez 03-09-15Por su parte, el docente de la Escuela Técnica de Monterrico manifestó “la situación es esta, está faltando la definición de los instrumentos legales de los cargos, si bien están cubiertos todos los espacios  no tenemos los instrumentos legales que avalen esos cargos y a la fecha no hay un definición que diga que van a ser cargos, si no que van a ser horas, por eso necesitamos estos instrumentos para los cargos de maestros de enseñanza practica”.

Indicó que “son espacios que los chicos van a ir perdiendo si no se logra esto porque una escuela técnica funciona con los cargos de práctica, donde los chicos aprenden lo que necesitan para ser técnicos”.

“Necesitamos dichos instrumentos para que los docentes trabajen tranquilos”, concluyó.