A Jujuy no lo cambio

hugo nuevaEste que parece ser el nuevo lema de campaña del oficialismo no hace otra cosa que develar un propósito que ya cumplirá 16 años. El objetivo de no cambiar a Jujuy o, lo que es lo mismo que decir, dejarlo como esta, mantener su situación de atraso.

Sin el ánimo de menoscabar a los publicistas que asesoran a Fellner, no pudieron elegir un lema más contraproducente pues, de la picardía de querer diferenciarse de la oposición que promueve un cambio para Jujuy, a la declaración de culpabilidad quedaron a milímetros.

Para desarrollar conceptualmente el título propuesto “A Jujuy no lo cambio” necesariamente hay que considerar cosas como que la campaña publicitaria-propagandista-electoral oficial se está financiando con fondos públicos ya que la misma se paga con el presupuesto publicitario de la provincia, este que se debería utilizar sólo para dar a conocer acciones de gobierno que benefician a los contribuyentes (a los que a estas alturas no se los puede definir como ciudadanos). También que, si comparamos el inicio de la gestión Fellner con la realidad actual en que, si algo cambió, es que estamos peor. Pero no peor porque no se consiguieron metas mínimas como atraer inversiones, generar puestos de trabajo genuino, ir derribando estructuras clientelares como los comedores, copas de leche y otras figuras que, si existen es porque hacen falta, porque no se hizo nada para que niños y ancianos estén contenidos en la mesa familiar, lo que en el peronismo llaman justicia social.

Tampoco se hizo nada por ir disminuyendo la cantidad de beneficiarios de planes sociales, no porque hubo o hay la perversa idea de dejar desprotegida a familias enteras que dependen de ellos, sino por eso mismo, porque dependen y esa dependencia hace que una de las banderas del peronismo libertario haya sido arriada y es nada más y nada menos que la libertad.

La provincia de Jujuy está peor porque tras 16 años de una gestión hoy ya desgastada y sin respuestas, se creó un sistema por el que se le dio a cierto sector de la sociedad algunos derechos con formato de privilegio para que los defiendan con su vida, pues les hicieron creer y todavía insisten, que solo ellos son capaces de sostenerlos. También porque recrearon la idea de que es digno ser delincuente o villero, cuando la dignidad no la da una condición singular sino una plural y hasta donde se sabe es muy singular la idea de que ser delincuente o marginal es digno.

Pero no todo es atraso y estancamiento. La inseguridad, la drogadicción, el alcoholismo, la violencia, el delito ilimitado, la corrupción, la impunidad y algunas otras cosas más crecieron en Jujuy, una provincia que su actual gobierno propugna no cambiar.

De cualquier manera la proposición de cambiar o no debe tener un anclaje tal que quien lo promueva sea verdaderamente creíble. Hoy hay dos fuerzas principales que trabajan sobre la idea de cambiar los unos y de no cambiar los otros. Las dos son Frentes políticos. Uno suma un amplio abanico de partidos políticos e integra a sus candidatos a través de acuerdos y asambleas dando así un viso democrático a sus decisiones. En el otro, a pesar de ser presentado y denominado como un “Frente”, selecciona y decide una sola persona lo que da una clara idea de lo que se piensa de la democracia, al menos la interna. Aquellos que son elegidos-beneficiarios por parentesco, amistad, simpatía, humedad y alguna que otra virtud político social, dicen que los otros son un rejunte con el sólo propósito de ganar una elección. Entonces, o ellos ni piensan ganar o creen que los otros compiten para perder.

Claro está que se trata de instalar la idea de que si sólo se juntan para ganarles las elecciones (que son suyas), no tendrían posibilidades o fundado empeño de gobernar una provincia postrada y a la que se propone estancar, porque es lo mismo decir no cambiar que estancarse, aunque en esto corremos el riesgo de proyectar un presente agravado, pues todo aquello que se estanca se pudre.

El todo y las partes

De cualquier manera es de suma importancia reflexionar con cierta profundidad sobre el concepto de Frente como un todo. Partamos entonces de la idea de que “el todo es más que la suma de sus partes”

Tomando de la psicología Gestalt, podemos decir que en las PASO, y se cree que se repetirá, quedó demostrado que el todo fue más que la suma de las partes.

Como ya se dijo, el concepto que pertenece a la psicología no estructuralista se explica mejor con un ejemplo. El todo podría ser una de nuestras manos. Las manos tienen cinco dedos. Cada dedo tiene una función que le es propia e intransferible. En apariencia la suma de los dedos constituirían una mano, pero no, ya que si faltara uno de los dedos o dos, aún tendríamos una mano, disminuida, pero mano al fin. Lo que hace al todo es la función a la que contribuye cada dedo. Es decir que cada dedo tiene sus propiedades individuales, pero al formar el todo, éste, tiene propiedades distintas de las que tienen las partes que lo integran.

¿A dónde es que vamos con esta expresión algo confusa? Tomemos a la oposición, no al Frente A o B, sino a la oposición como el todo y a cada uno de los partidos que la constituyen como parte del todo. Si sumamos las partes nunca podremos obtener un todo, la única manera de hacerlo es poner en funcionamiento cada una de las particularidades de las partes. Es decir que si cada miembro de la oposición pone a funcionar lo que le es propio y lo aporta al conjunto obtendrá un todo que podría traducirse en, por ejemplo, un triunfo electoral o en una gestión de gobierno sinigual.

Con lo dicho es que se puede ahora aseverar que una parte de las condiciones descriptas se traducen en un buen proyecto de gobierno, uno que puede llamarse sin rubor, proyecto de provincia. Ese será después de las elecciones el todo al que cada una de las partes contribuirá para darle existencia y una función que cada una de las partes no lograría por sí sola. El grupo de partidos que formen el Frente (las partes) a través de un conjunto de ideas y acciones crearan un todo para el que no se requiere unidad ideológica sino la sola decencia de creer que cambiar es más que una consigna o lema de campaña.

Violencia sin fin

Para ir finalizando se hace necesario detenerse un momento en el análisis de dos situaciones ocurridas las últimas semanas una y los últimos días la otra.

Dos situaciones que tienen que ver con la violencia, trágica la una y atroz la segunda. El crimen de Ariel Velásquez y todas sus derivaciones (las conocidas y las que aún no se conocen), las que involucraron malamente hasta a la propia viuda de Kirchner (nuestra presidenta por 100 días más. La que hablaba de las calidades democráticas de su gobierno, irónicamente cuando es ella la que elige a dedo unilateralmente a sus candidatos) pero también a todo un pueblo que sintió esta absurda muerte como propia. Lo grave es que mientras el dolor transitaba por nuestras calles unos especulaban políticamente y con ello iniciaron una acción defensiva con mentiras y negaciones que los inculparía luego cuando la verdad fue develada por una dolida madre.

Lo curioso de esta situación fue que aquel que alguna vez recibió una propuesta matrimonial con un evatest positivo en la mano de quien lo proponía (léase resultado de las elecciones 2013), trató de convertirse en una especie de árbitro haciendo la plancha y pateando la pelota para el lado de la justicia. Ese hoy propone no cambiar a Jujuy y con ello persistir en que este tipo de hechos y otros sigan sucediendo a los jujeños que él dice querer “seguir” beneficiando.

El otro hecho que nos increpa a todos aquellos que hemos conocido y queremos otro Jujuy tiene que ver con la violencia ejercida por grupos humanos congregados en alguna mal llamada organización social contra una comisaría y su consecuencia directa de destrucción y lesiones a objetos y personas. No ha sido esta la primera ni la única, ya antes otra comisaría de la misma zona fue objeto de un copamiento por parte de los propios líderes de otra organización distinta a la mencionada –pero socia política de esta- y que resultó en una acción judicial que por éstos días estará siendo noticia. Pero lo que aquí se plantea es la necesaria repulsa social a situaciones como las descritas y la expresión de hartazgo que se respira en las calles por sucesos como estos y la falta de respeto como una factor constante en la relación de representantes y representados.

Fraude Para la Victoria

Por último y casi como un servicio a la comunidad daremos a conocer los resultados de un estudio cuantitativo encargado por el oficialismo de la provincia en el cual se proyectó el posible resultado de las elecciones del 25 de octubre. Porqué decimos casi como un servicio a la comunidad, sólo porque dando a conocer algunos números probables achicamos las posibilidades de engaño que seguramente se pergeña desde el Fraude Para la Victoria a fin de quedarse a cualquier costo con un resultado positivo para sus necesidades.

Según una fuente bien informada y cercana a alguna oficina del primer piso de Casa de Gobierno (habitada por corazón de ballena) el oficialismo espera estar por debajo de la oposición en 30.000 votos en casi todas las categorías y 20.000 a gobernador. Con esto, aseguran, el oficialismo obtendría entre 7 u 8 bancas en la legislatura.

Como se configura la cosa, Walter Barrionuevo tendría casi nulas posibilidades de quedarse con la intendencia de capital pues no sólo que Raúl Jorge lidera ampliamente las encuestas, sino porque también hay que contar que el oficialismo va dividido en la categoría. Barrionuevo y Cayo pelean por la misma franja de votos, las del FPV.

Con estos datos, que por supuesto ocultan desde Fellner para abajo todos, algunos que si se enteraron tiemblan ya que la purga será grande y quien no consiga una banca –siendo hoy legislador o funcionario- tendrá que comenzar a buscar trabajo.

Quienes estarían quedando afuera son la actual Diputada Nacional Mariela Ortiz y Eva Cruz, entre otros.

Los que estarían respirando tranquilidad serían Rivarola, Hinojo y Sadir pues, en ese orden ocuparían espacios en la boleta electoral.

Ahora sí, para despedirnos, y como última reflexión sobre el título de esta columna podemos decir con Heráclito «En donde ninguna frase aislada proporciona convicción, puede ser de vital importancia el efecto acumulativo.»

Lic. Hugo Rubén Calvó

Director de Jujuy al día

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.