“En Tucumán no hay una democracia”

Jujuy al día® – El diputado provincial Pablo Baca, junto a un grupo de militantes del radicalismo jujeño, viajó a Tucumán el día de las elecciones para colaborar en la fiscalización de mesas en varias localidades del este de esa provincia. A su regreso, compartió expresiones sobre lo acontecido.

“Tuvimos oportunidad de comprobar, también ahí, de qué modo se ha ido destruyendo a la democracia. Vamos a opinar, tal vez no tanto por conocer lo que sucede en esa provincia, como por el modo en que se parece a cosas que suceden aquí.

Creo que en Tucumán no hay una democracia porque el sistema está concebido para que gane siempre el que detenta el poder.

El sistema de “acoples” -similar a la ley de lemas- permite que miles de candidatos, pagados por el gobierno, contribuyan a la continuidad del que está en el poder.

A eso hay que sumarle las prácticas clientelares, que ya se naturalizaron y se llevan a cabo en forma pública y obscena. He visto, como aquí, el transporte de mercadería en bolsones. He visto a un grupo de personas haciendo cola en la puerta de una sede de uno de los miles de acoples. ¿Por qué alguien haría una cola en una sede partidaria el día de un comicio? ¿Para conocer propuestas?

Y después el fraude. El voto cadena, la destrucción de las boletas de las otras fuerzas, las urnas que se llenaban antes de la votación o que después son reemplazadas por otras, los telegramas truchos, entre tantas otras prácticas.

El objeto del poder ya no es trabajar por el bien común a través de la realización de una o varias políticas. El objetivo es la perpetuación. Luego de muchos años el grupo gobernante quiere seguir. ¿Para hacer qué? No importa. ¿Hasta cuándo? Para siempre. Si una generación ya no puede, están los amigos y los hijos. El sistema tiende a parecerse más a la monarquía que a la democracia. Como sea, se trata siempre de autoritarismo y queda al descubierto que sus fines son ajenos al bien de todos.

El radicalismo llegó para terminar con el fraude que llevaba a cabo el régimen conservador. El peronismo para terminar la negación de la voluntad popular que se hizo en la “Década Infame”. Ningún progreso ha sido definitivo. Gobiernos que llegan democráticamente quieren luego perpetuarse y aprenden a manipular la voluntad popular.

Hablan de la necesidad de respetar el resultado pero el resultado no merece respeto. Eso sucedió en Tucumán. Los ciudadanos que son convocados -y obligados- a votar, se dieron cuenta de que sus votos no tenían ningún valor. Eligieran como eligieran, los que los gobernaban iban a seguir para siempre. Y dijeron basta. Entonces apareció la represión que es el recurso del que carece de legitimidad”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.