Madres de adolescentes muertos en Ledesma aseguran que sus hijos no eran motochorros y que la causa fue armada

alvarez arevaloJujuy al día® – En el marco del desarrollo del juicio contra el Suboficial de la Policía de Jujuy, Pablo Arrascaeta, quien está siendo juzgado por el delito de “Homicidio doblemente calificado por ser miembro de la Fuerza de Seguridad” o alternativamente como supuesto autor del delito de “Homicidio doblemente calificado por ser miembro de la Fuerza de Seguridad con exceso en la legitima defensa”, por las muertes de Pablo Gabriel Obiña y Gonzalo Federico Calderon, ocurrido en noviembre del 2013, nuestro medio dialogó con las madres de los adolescentes asesinados, Lía Álvarez y Sibila Arévalo, quienes aseguraron que sus hijos fueron asesinados a sangre fría y denunciaron tratos preferenciales para con el acusado.

En declaraciones al diario JUJUY AL DÍA®, Lía Álvarez, madre del adolescente Pablo Gabriel Obiña, manifestó que “desde la muerte de mi hijo me he sentido sola, sin compañía de nadie, sin apoyo del gobierno ni del municipio de Libertador, solo nos vino a apoyar la mamá de Luciano Arruga y Amalia (Ortega), y por ellas tenemos apoyo de Derechos Humanos”.

“Siento mucho dolor constantemente y más ahora que salimos de la audiencia del juicio y teníamos una impotencia total al ver al preso que estaba con su mujer besándose delante de todos, de los abogados, de los jueces, de nosotras, y no dijeron nada, no entendemos por qué está así si está preso”.

Expresó que “lo que pedimos es justicia, no queremos ni un Pablo más, ni un Gonzalo más, ni un Luciano más, queremos que los chicos salgan a la calle y no le tengan miedo a la Policía”.

Nuestro medio consultó a la madre de Pablo Obiña si considera que su hijo y su amigo fueron asesinados prácticamente a sangre fría.

Álvarez respondió que “sí, eso creo, porque los chicos eran jóvenes de 16 años y no es verdad que hayan sido motochorros”.

Por su parte Sivila Arévalo expresó “esperamos condena, pero hay mucho encubrimiento, total, de la Policía en Libertador, y aun no se ha comprobado la causa que le armaron por el robo del celular, no se ha comprobado y faltan para declarar testigos”.

Sobre las versiones que indicarían que su hijo y su amigo eran delincuentes de frondoso prontuario, Arévalo sostuvo que “no es verdad, le aseguró que mi hijo y Pablo no tenían antecedentes penales por robo ni por nada, eso está comprobado”.