¿Estamos preparados para el voto electrónico?

voto electronicoAyer fui a acompañar a mi abuela al oculista. Luego de sufrir la desorganización, la inhumanidad y la falta de respeto por el tiempo del otro (esto es otro tema) todo lo invertido fue en vano porque en la clínica “se cayó el sistema” y eso fue suficiente para que se detenga la atención de todos los pacientes. Mi abuela (y yo) tendremos que volver en otro momento incierto ya que la falla informática no le permitía a la amable secretaria generar un nuevo turno.
¿Qué tiene que ver mi introducción con el voto electrónico?
Luego de las PASO comenzaron los pedidos de firmas, campañas en Change.org y varios medios empezaron con el discurso de la “necesidad” de contar con un sistema de voto electrónico para las elecciones en nuestro país.
Muchos de Uds. seguramente ya habrán adherido a alguna de estas iniciativas quizás sin reflexionar con profundidad sobre un sistema que Alemania (país de avanzada en muchos aspectos) dejo de lado ya hace varios años principalmente por las problemas de seguridad y transparencia que presentaba.1
La anécdota con mi abuela trata de ejemplificar la dependencia que crea la informatización y como el usuario final puede quedar inútil si no tiene el conocimiento técnico para arreglar cualquier desperfecto que se pueda presentar.
Si bien en Argentina tenemos una tasa de alfabetización superior al 90%, es una alfabetización del siglo XX y no del siglo XXI. Hoy, con el actual sistema de votos -papel, planillas y telegramas- el 90% de los ciudadanos podemos leer los votos, controlar las listas, fiscalizar los padrones, tildar las planillas, etc. Pero si convertimos estos datos a código binario y los introducimos dentro de un sistema ideado y creado por un pequeño grupo de programadores ¿cuantas personas podrán saber qué paso cuando aparece una “blue screen2”? ¿Quienes podrán fiscalizar que los números que muestra la computadora son producto de un cálculo correcto y no de una fórmula incorrecta producto de una línea de código mal escrita?
Todos los fiscales de mesa deberían ser técnicos informáticos, todos deberíamos conocer el código con el que se escribió el programa que maneja la votación, todos deberíamos poder acceder al mismo para “leer” y comprobar que todas las operaciones programadas están correctas. Y esto solo hablando del sistema. Pensemos en los requerimientos de hardware: máquinas, pantallas, energía en reemplazo de las urnas de cartón. ¿Máquinas y pantallas que fabricaremos NOSOTROS LOS ARGENTINOS o las importaremos desde un remota aldea China bajo la supervisión de ejecutivos norteamericanos CUYO GOBIERNO está implicado en el mayor escándalo de ciber espionaje?
Y si reflexionamos sobre la seguridad de un sistema de voto electrónico… los invito a leer -solo los titulos si la temática los aburre- las noticias que presenta Kaspersky3, una de las empresas de seguridad más importante del mundo. A nuestra fecha, no existe sistema que no haya sido vulnerado o “hackeado”. Y estamos hablando de sistemas con años y millones de dólares de desarrollo. En algunos casos los ataques fueron solo con el fin de mostrar la vulnerabilidad y en otros fueron acciones netamente delictivas. ¿Piensan entonces que un sistema de voto electrónico podría presentar más seguridad que una urna de cartón que no está conectada a ninguna red por donde se puedan filtrar y manipular los datos de los votos que almacena?
Creo que estamos todavía muy lejos de poder decir que un sistema de voto electrónico sería una mejor opción al actual sistema de votación aunque suframos del “delay” que la tecnología analógica inevitablemente presenta.
La hiperconexión que estimula nuestros cerebros nos produce ansiedad de datos. Queremos tener los resultados finales a las 18:05. Como no es así salimos a apoyar YA cualquier iniciativa que proponga informatizar nuestros procesos sin reflexionar mucho.
¿Tenemos cosas que mejorar? Absolutamente si, podemos comenzar con el diseño de las boletas para reducir el uso de papel, mejorar el sistema de escrutinio provisorio, utilizar “big data” para optimizar la ubicación de las mesas donde emitir los votos y un gran etcétera mientras en paralelo comencemos a exigir una educación del siglo XXI que nos alfabetice en el idioma que hoy domina al mundo.
Sergio Aramayo
@ranajujuy
1 – “En un sistema republicano, el ciudadano debe poder controlar todos los pasos esenciales de la elección sin tener conocimientos técnicos especiales. Estas son, prácticamente, las palabras pronunciadas por la Corte Constitucional de Alemania –el equivalente a nuestra Corte Suprema de Justicia– en 2009, al declarar inconstitucional un sistema de voto electrónico. ¿Qué ocurre si esto no se cumple? Pues que el ciudadano común no tiene más remedio que confiar en la palabra de su Gobierno, de una empresa o, en el mejor de los casos, de un grupo de técnicos capacitados que le asegurarán que el sistema funciona correctamente.”
2 – Blue Screen: pantalla azul que presenta el SO windows cuando se produce un error fatal y se detiene. La única alternativa es resetear el sistema con la pérdida de los datos que no fueron guardados oportunamente.