Aseguran que el Servicio Penitenciario de Jujuy es “la escuela de posgrado para el doctorado en delincuencia”

segundo soria 1Jujuy al día® – En una entrevista con nuestro medio, Segundo Soria, reconocido abogado jujeño del fuero penal, desnudo las falencias del Sistema Penitenciario de Jujuy, que va desde una caduca Ley Orgánica, falta de una específica capacitación del personal, pero fundamentalmente de la falta de rehabilitación de los internos lo cual ocasiona que las personas privadas de su libertad terminan haciendo escuela de delincuencia y complican su reinserción social.

En declaraciones al diario JUJUY AL DÍA®, Segundo Soria manifestó que “el Servicio Penitenciario de Jujuy, en este momento, es como la escuela de posgrado para el doctorado en delincuencia, no hay una formación correcta”.

“La cárcel en Jujuy se ha transformado en un lugar de amontonamiento de objetos, de cuerpos, porque ya no son seres humanos sino objetos o cuerpos”.

Mencionó “por ejemplo la Dirección de Investigaciones ubicada en calle Alvear, está en un edificio que fue construido como hotel y que ahora es un lugar de amontonamiento de personas que no conduce a nada para que haya una rehabilitación, inclusive se confunde la seguridad de las personas con el sistema penitenciario, cuando el servicio de seguridad está para prevenir y el servicio penitenciario está para hacer los tratamientos después de haber sido declarado culpable con sentencia firme como marca la Constitución, pero qué hacemos”.

En este sentido, el diario JUJUY AL DÍA® consultó al reconocido letrado si considera que el Sistema Penitenciario de Jujuy ayuda a los presos a reinsertarse socialmente.

Segundo Soria respondió “no, para nada, directamente no. Aparte de la persecución que hay, y lo digo con los años que he venido trabajando, el ciudadano que ha cumplido su sentencia como marca la ley, y le corresponde una libertad condicional o salidas transitorias y busca insertarse en un trabajo, al día siguiente personal de la Policía están con el dueño del local para decirle que adentro hay un delincuente y le preguntan por qué se le dio trabajo si es un delincuente. Hacen esto varias veces con lo que la persona que pretendió dar una mano a quien fue liberado, lo echa y esto lleva a que sigan delinquiendo”.

Sintetizó diciendo “hay una máxima que está en Quijote de la Mancha que dice: en la puerta de la cárcel está escrito con carbón, el bueno se vuelve malo y el malo mucho peor”.

Sostuvo que “el preso está allí para ser castigado no para ser reinsertado en la sociedad, y digo ser castigado porque no se les enseña absolutamente nada solo a estar en la vagancia y ponerse dentro de los negocios internos del penal”.

“Dicen que entran por una puerta y salen por otra porque no se condicen los elementos de la ley procesal que se dicta en función de lo que ocurre en Buenos Aires y no con las necesidades físicas que puede tener en Jujuy”.

Sobre otras falencias del sistema penitenciario jujeño, Segundo Soria expresó “para empezar la ley orgánica del Servicio Penitenciario no existe y digo esto porque el artículo 36 de la Constitución Nacional sancionada en 1994 dispone la nulidad absoluta, la acción para declarar nulas las leyes que han sido dictadas por los gobiernos de factos, que es el caso concreto de la esta ley y de la que rige los retiros y demás asuntos internos, es decir que se está trabajando a la buena de Dios”.

Además indicó que “no tienen un régimen de tratamiento para ese ser humano que ha sido abandonado por la sociedad, si entramos a ver la cantidad de menores de 21 años que hay, porque hasta en eso la ley orgánica del Servicio Penitenciario pone el tope de edad a los 21 años, sin tener en cuenta las modificaciones que se han hecho sobre la imputabilidad o inimputabilidad de menores”.

Agregó “edificios nuevos se ha construido en Alto Comedero, pero cuando hablamos de arquitectura penitenciaria. El edificio de Gorriti lo único nuevo que tiene es que han escondido todo detrás de un largo muro”.

En relación al personal que trabaja en el Servicio Penitenciario de Jujuy, Soria comentó “el oficial teóricamente va a la escuela de seguridad que depende de la provincia pero le dan la enseñanza en conjunto con el personal de seguridad, de la Policía cuando son dos tareas distintas”.

El diario JUJUY AL DÍA® consultó al letrado jujeño sobre que sería necesario para mejorar el sistema penitenciario de Jujuy, para lograr una real reinserción de los presos en la sociedad.

Segundo Soria manifestó “en primer lugar hay que formar escuelas, por ejemplo hacen un trabajo muy bueno las mujeres detenidas en chala de choclo pero son muñecos, esto le permitirá reinsertarse a la sociedad cuándo salgan o sería más importante que las trabajadoras sociales vean cuáles son las necesidades, si serían costureras, cocineras, si tienen que terminar el secundario”.

“Pero aquí estamos con la persecución lisa y llana de que son delincuentes y no merecen nada. El Servicio Penitenciario tenía antes un taller de carpintería y formaba carpinteros, carpinteros metálicos, tenía una sastrería, la panadería que proveía a todos los hospitales de la provincia y hasta tenían una venta de pan económico para lugares necesitados, pero en este momento se tiene que comprar zapallo porque es más fácil que cultivar”.

Respecto al interés del Gobierno de Eduardo Fellner para mejorar este sistema carcelario, Segundo Soria fue contundente en su respuesta, diciendo que “no pueden inaugurar cárceles, eso no da votos”, concluyó.