Pablo Baca “La violencia política expone a los que militan en las calles”

Jujuy al día® – En el contexto de la situación sobreviniente al asesinato de Ariel Velásquez, el diputado Pablo Baca (UCR) reclamó del gobierno provincial que “adopte medidas urgentes para realizar la justicia y restablecer la paz”.
“Del uso de la violencia –dijo el diputado-, que se ha venido transformando en algo natural, no se sale si no es en primer lugar con la justicia, pero además con un reconocimiento expreso de la índole violenta de los métodos y un compromiso también expreso de renunciar a su utilización”.
“Lo primero –enfatizó- es el absoluto esclarecimiento del homicidio de Ariel Velásquez. Hasta ahora lamentablemente todo ha sido muy irregular y las sospechas sobre los que tienen a cargo la investigación ya son inevitables. La verdad, sin embargo, pueden restablecer la paz”.
Según explicó el diputado la violencia viene de hace tiempo, recordando especialmente el ataque del que fuera objeto el senador Gerardo Morales y otras personas en el Consejo Provincial de Ciencias Económica, “pero –dijo- en particular en la última campaña electoral, se ha vivido un constante clima de violencia en el marco de numerosos hechos de hostigamiento en contra del frente Cambia Jujuy”.
“Destrucción de todo tipo de publicidad, presencia de grupos hostiles en actividades de campaña, insultos a candidatos y militantes, provocaciones, amenazas, ingreso a actos y reuniones para fotografiar o filmar a los asistentes con fines de intimidación, y también agresiones directas”, enumeró Baca.
Dio como ejemplo del “tipo de violencia de patota”, el siguiente: “Dado que no era posible mantener publicidad en las calles –los afiches o pasacalles eran inmediatamente destruidos- Cambia Jujuy comenzó a ubicar publicidad en lugares estratégicos, que era cuidada por algunas personas durante el día y retirada de noche. Era un presencia muy modesta frente a la enorme cantidad de afiches, pintadas, pasacalles y gigantografías del Frente para la Victoria”.
“Aún así –agregó- algunos de estos pequeños grupos fueron humillados y amedrentados por patotas de la organización Tupac Amaru, que, ante la mirada impotente de los militantes que los cuidaban, retiraron los pasacalles y pusieron los suyos. Y con presencia de policía que permanecía indiferente”.
Con relación a los agresores, el diputado señaló que se trató de personas de la organización social oficialista. “Parece evidente que actuaron por la instigación al odio que se lleva adelante en esa organización y también siguiendo instrucciones. Era obvio además que lo hacían con la certeza de la impunidad, que se veía corroborada por la inacción de la policía”.
En su explicación el Dr. Baca consignó que ninguno de los hechos denunciados se ha esclarecido. Ni los ataques que sufrieran el concejal Oscar Jayat y su esposa, ni el que tuviera como destinatario el auditor Alejandro Nieva, ni ningún otro. Dijo que “tampoco hubo mayor esfuerzo de parte de las autoridades para esclarecerlos”.
“Todo lo que ha sucedido es grave –señaló-. La historia muestra cómo la violencia política escala rápidamente de hechos de menor gravedad a otros cada vez más serios. Eso no va a ocurrir en Jujuy porque el radicalismo ni ha respondido ni va a responder en forma violenta”.
“Pero hay otro efecto de la violencia política –dijo- que sí ha sucedido. La violencia genera odio y resentimiento, sobre todo cuando es impune. No se puede permitir que se profundice la división y un conflicto que alcanza no sólo a la comunidad política sino a la sociedad en su conjunto, y que expone especialmente a los que militan sin ningún tipo de protección en los barrios y en las calles”.
Para concluir el diputado exigió al gobierno “salir de su inacción y garantizar el respeto de los derechos”, y a la organización Tupac Amaru “reconocer los métodos reñidos con la democracia que utiliza y asumir públicamente el compromiso de no continuar con los mismos”.