Además de perjudicar más que ayudar, se esconde detrás un importante negocio inmobiliario

Jujuy al día® – Cada vez son más los ciudadanos molestos por tener que “pasear” por toda la ciudad de San Salvador de Jujuy para poder hacer algún trámite en oficinas del gobierno luego que desde el gobierno de Eduardo Fellner decidieran descentralizar las oficinas públicas y enviar lejos del centro a los Ministerios y principales reparticiones. Millones de pesos del Estado provincial en alquiler y un excelente negocio inmobiliario de por medio.

La idea de ubicar los diferentes Ministerios lejos de Casa de Gobierno para evitar que las manifestaciones y reclamos se hicieran visibles, ha causado un gran perjuicio a la ciudadanía y a los propios trabajadores, que muchas veces deben recorrer dos, tres o cuatro oficinas distribuidas a lo largo y ancho de la ciudad para la sola firma de un papel, presentar una licencia, o simplemente sacarse una duda.

Uno de los peores casos lo representa el Ministerio de Educación, donde los docentes  tienen múltiples dependencias distribuidas en toda la capital, cuando hasta hace poco en su mayoría, tenía, hasta tres edificios donde centralizaban todas las oficinas.

Comencemos a desglosar las oficinas de este Ministerio, del cual dependen miles de docentes del nivel inicial, primario, secundario, terciario, tanto públicos como privado.

Según la Nómina de Autoridades del Gobierno de la Provincia de Jujuy, a enero del 2015,  y la página web del propio Ministerio, indican que el despacho de la Ministra de Educación, Florencia Gelmetti, está en el barrio Alto La Viña.

Si los docentes quieren dirigirse a la Secretaría de Gestión Educativa deben ir a la calle Echeverri, en barrio Gorriti, pero esta Secretaria tiene oficinas en las calles San Martín, Bustamante, Santibáñez, Ramírez de Velazco, Güemes, entre otras.

La Secretaria de Planeamiento Educativo está ubicada en la calle Jorge Newbery y otra dependencia que depende de ella en avenida Hipólito Irigoyen.

También tenemos oficinas del Ministerio de Educación en la calle Las Vicuñas de barrio Chijra, en calle Gorriti, en el barrio homónimo, en Patricias Argentinas, calle Alvear; en Coronel Dávila, Ciudad de Nieva; Las Heras, barrio Almirante Brown, y la lista continua.

En síntesis, el Ministerio de Educación de Jujuy está disperso en más de 15 oficinas y edificios en toda nuestra capital.

Otro caso es el del Ministerio de Desarrollo Social de la provincia. El despacho de la Ministra Beatriz Adriana Magdaleno se encuentra en Avenida Bolivia al 2500 y de allí se desprenden oficinas en calle Alvear, Sarmiento, Arenales, Salta, Santibáñez, General Paz, Senador Pérez, entre otros.

Con estos dos simples ejemplos podemos ilustrar lo difícil que puede resultar hacer un simple trámite para un docente, y el camino que puede llegar a recorrer una persona en busca de una ayuda social: un camino largo, tedioso y difícil.

Pero esto abre otro capítulo: la mayoría de los lugares donde están las distintas oficinas públicas no son propiedad del Estado jujeño, por lo que el Estado provincial debe alquilar los mismos.

Esto significa una erogación muy importante de las arcas provinciales, es decir del bolsillo de todos los jujeños, que se pagan a distintos propietarios.

JUJUY AL DÍA® ha intentado conseguir la nómina total de edificios y oficinas alquiladas, los propietarios de las mismas, como así también el monto que paga la provincia por cada uno de ellos, pero según manifestaron los encargados de suministrar esa información pública, “por órdenes de Casa de Gobierno –léase el gobernador Eduardo Fellner y sus funcionarios-, esa información no se puede suministrar”, ya que parecería  ser prácticamente un secreto de estado.

Según deslizaron fuentes consultadas, algunas de esas propiedades serían de algunos funcionarios del gobierno y de allegados al poder, aunque aclaramos que esto no pudo ser verificado, pero tampoco parecería tan extraño.

Solo basta imaginar la fortuna que se gasta por mes en esta “descentralización”, y el excelente negocio que significa para aquellos propietarios, teniendo en cuenta los exorbitantes costos del mercado inmobiliario en Jujuy, sumado a la inflación.