Dime de que carece Fellner y te diré el futuro de Jujuy

Hugo-CalvóEs probable que las carencias humanas tengan algún punto de encuentro y todos nos parezcamos más o menos en lo mismo, pero hay que considerar que hay características que son muy singulares y particulares de los individuos. Por ejemplo hay quienes nunca, pero nunca, mentirían, bajo ninguna  circunstancia. También hay quienes nunca dejan de mentir, no importa el contexto. Ahora los que nunca miente como los que mienten siempre, ambos, van detrás de un objetivo. Es probable que quien nunca mienta vaya tras la verdad y la promueva con el ejemplo. Quizás quien siempre miente tenga la voluntad de demostrar que decir siempre la verdad puede perjudicar a quienes en determinadas situaciones no les queda más remedio que mentir y para ello milita comprometidamente.

Esta que es una reflexión introductoria a un tema que algunos entenderán como una suerte de posicionamiento político y otros como la descripción de las carencias de un personaje que todavía hoy, después de 16 años en el poder, nos habla desde la tribuna de los que recién llegan.

Como el título lo dice aquí nos vamos a ocupar de desentrañar cuales son las carencias de Eduardo Alfredo Fellner que podrían afectar nuestro futuro como ciudadanos.

Como primera instancia podemos decir que carece de un discurso que pueda sostener con hechos ya que el balance, tras 16 años de ser el factor de poder en la provincia, indica claramente que la administración de gobierno se realizó sin planificación alguna. Nunca se pudo saber cuál era su norte. En que hubiera querido que Jujuy se destaque y con ello traducirlo a atracción de inversores, creación de puestos de trabajo genuino, desarrollo de proveedores locales, agregado de valor a la producción primaria. Por ejemplo, uno de los spot de campaña (disfrazado de acción gubernamental) daba a conocer que se había decidido apoyar al sector avícola ya que se detectó que en Jujuy había déficit de producción pollos para el consumo y también de huevos. En 1996 alguien realizó un trabajo de investigación sobre balanza comercial interna, allí ya se mostraba la situación del sector aludido. En ese momento sólo se producía el 28% de los huevos que se consumían y el 75% de los pollos que llegaban a la mesa de los jujeños. Es de saber que el estudio aludido era de acceso público y que Fellner lo tuvo en sus manos siendo ya gobernador en 1999.

Entonces que haya demorado casi 20 años para poner el ojo en un área que participa fuertemente en la canasta de alimentos de los jujeños, y sólo para darle una utilización electoral –porque es muy posible que nunca más se ocupe de este tema-, nos señala la carencia de un proyecto de provincia en aquel momento y hoy que nos habla de la minería (litio) (como si eso no hubiese estado siempre allí y que varios le habrían advertido) pero que tampoco será la panacea y mucho menos un ingrediente de entre varios que se erigirá en lo que fue alguna vez Altos Hornos Zapla, un verdadero polo de desarrollo económico y social.

Por supuesto que la falta de un proyecto de provincia es casi definitorio, pero Fellner también ha carecido de un proyecto político. Esto es verificable en las dificultades que hoy tiene para encontrar un hombre o mujer que lo exima a él de una eventual candidatura a otra eventual reelección a gobernador. La construcción de un proyecto político partidario no es asociable a un proyecto político personal pues en este último no entra nadie más que él y quienes hagan usufructo de participar de su simpatía, círculo familiar, de amistad o compromiso afectivo. Por ejemplo, el tan meneado recambio generacional no se refleja más que con la unción de familiares o amigos. Esa es una mentira que le toleran quienes son sus principales perjudicados (la militancia) pues su tiempo nunca llega ni llegará porque el proyecto político fue y siempre será, personal y con ello quienes él quiera que sean.

No porque no haya más carencias sino porque es necesario dar un corte agregaremos una más y que tiene que ver con la falta de construcción de un liderazgo democrático de parte de Eduardo Fellner. Se conoce como liderazgo democrático, aquel que se ejerce por quien actúa como líder, o sea como guía de personas pero que lo hacen de modo participativo, escuchando, aceptando críticas y respondiéndolas, observando las necesidades del grupo, y no sus intereses personales, son consejeros pero a la vez canalizadores de inquietudes, registran las diferencias en la composición del conjunto, y las respetan; son solidarios, creíbles, motivan, estimulan, y el seguimiento lo consiguen en base a confianza en sus virtudes y capacidad para llevar adelante los planes del grupo, que se discuten bajo su conducción, planificación y estrategias.

Éstas que son características casi de manual se observan como carentes en Fellner pues es más evidente en él un liderazgo autoritario logrado a través del temor. Este ha conseguido de algunos la obediencia a un líder, pero sin aceptar reparos ni objeciones. El mismísimo gabinete prueba lo dicho ya que la unidad de pensamiento y acción que promueve un líder democrático brilla por su ausencia y en cambio reluce el internismo que él mismo provoca para ser pescador de río revuelto.

Para ir terminando y consolidar la idea consagrada en el título de esta columna se hace necesario mostrar una última carencia de Fellner, la veracidad de sus dichos.

Casi como una necesidad, es absolutamente fundado señalar que Fellner tiene dos cosas iguales a Daniel Scioli, la ausencia de una mano derecha útil y alguna cosa que le cuesta reconocer, aunque Scioli finalmente la reconoció. Pero si eso es grave, tener mala memoria y manifestar que él no cambia y que la oposición es patrimonialmente poseedora de una especie de acuerdo, no para darle una oportunidad a Jujuy, sino sólo para destronarlo, cosa que por ahora no es visible para nadie, sencillamente porque Eduardo Alfredo Fellner no es ni precandidato a gobernador por Jujuy.

Claro que también es posible echar mano a los archivos y demostrar claramente que el gobernador de Jujuy y presidente del PJ, Eduardo Fellner, miente cuando dice: “Nosotros no cambiamos los discursos. Decimos siempre lo mismo…”

Lo que desmiente esto es verificable en una especie de asamblea de la que participó Fellner en la provincia de Entre Ríos, está a la que estuvieron invitados todos los gobernadores justicialistas para auto convencerse de que los enemigos eran los ausentes. En esa Daniel Scioli no fue invitado ya que por entonces era una especie de peste a la que había que combatir. En aquella oportunidad Fellner convocó a “militar no por personas, no por personalismos, este proyecto lo creo y lo impuso en la Argentina Néstor Kirchner y lo dirige Cristina Fernández de Kirchner”, a lo que agregó “Ninguno tiene derecho de sentirse dueño de nada que no sea propio” en obvia alusión  a las pretensiones presidencialistas de Scioli.

Con esto queda claro que el cambio operó antes en Fellner y todos los que opinan en política como él, pues Scioli hace escasísimos meses era una especie de enviado del anticristo y hoy resulta ser poco menos que el representante del creador en la  tierra.

Entonces podemos cerrar esta columna diciendo “Dime de que carece Fellner y te diré el futuro de Jujuy”. Para no abundar queda claramente demostrado que la carencia de un proyecto de provincia y político, de liderazgo y de veracidad en sus discursos, el futuro de la provincia es igual al del pasado y del presente, sólo palabras y más palabras que buscan convencer que el mal está del otro lado del mostrador pues de su lado están todos los buenos, los que incluso cantan “Somos buenos, nosotros somooooos bueeeenooos…”

Dicen que responder a cualquier descortesía mostrando sólo el dedo medio tuvo su origen en la batalla de Angincourt en 1415, los franceses propusieron cortarle el dedo medio a los prisioneros de guerra, ya que sin ese dedo no podrían disparar jamás sus arcos. Sin embargo, los ingleses ganaron la batalla y les mostraron el dedo medio en señal de desafío.

Lic. Hugo Rubén Calvó

Director de Jujuy al día®

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.