Docentes del CIARD siguen sin respuestas: “fue toda una mentira”

mariotti ciardJujuy al día® – Al igual que hace una semana atrás, docentes del Centro de Integración de Actividades Recreativas y Deportivas (CIARD) de Jujuy, manifestaron nuevamente frente a Casa de Gobierno por más promesas incumplidas por parte del Gobierno de Eduardo Fellner, que además de incumplir los han pasado de dependencia en dependencias sin darles nuevas respuestas.

El CIARD es una institución que ayuda y alimenta a más de 100 personas entre niños jóvenes y adultos, y la entidad que peligra en continuar con su aporte a la sociedad está apadrinada por el propio hijo del gobernador Fellner.

Al respecto, Helena Mariotti manifestó que “no hemos tenido respuestas, nos estuvieron paseando de una lugar a otro, que vayamos a la Unidad Ministro, al despacho del Gobernador, al del contador Berruezo, y nos decían que estaban en tratativas para darnos una respuesta. Así nos tuvieron andando hasta que hicimos permanencia por 12 horas frente a Casa de Gobierno”.

“Nos dijeron que las cosas se iban a solucionar, los papeles fueron a la DGA, volvieron a la Unidad Ministro y hoy –por ayer- desde el despacho del contador Berruezo nos dicen que no hay ningún tipo de novedad y que no pueden darnos ningún tipo de solución”.

Aseguró “fue toda una mentira que se iba a solucionar, hoy nos cierran las puertas nuevamente”.

Indicó que la institución “está luchando porque los niños no merecen esta situación, nos turnamos en cuanto a la lucha y en la atención de los niños porque debemos seguir atendiéndolos porque estamos inmersos en una zona muy vulnerable, con problemas de adicciones y tratamos de dar contención, lo que no hacen otros lo hacemos nosotros”.

“No podemos cerrar las puertas porque la copa de leche que le damos a los chicos es la última comida del día, no se puede jugar con el hambre de los niños porque ellos están primero, no son un escudo, es la realidad”.

Mientras que desde el gobierno de Fellner dilatan las respuestas “los docentes no cobran hoy – por ayer- nos damos con una realidad, una mamá vino caminando a apoyar porque no tenía dinero para el colectivo, y nos dijo que iba a tratar de sacar un préstamo para darle de comer a sus hijos. Se puede creer que como docentes tengamos que pasar por esto, si no vinimos a quemar gomas, ni a patear puertas, estamos pidiendo por un servicio socioeducativo que damos en Alto comedero”.