Los jujeños deberemos arbitrar en las PASO entre dos que no son sólo palabras: VICTORIA y CAMBIO

 

hugob1Estas que no son sólo dos palabras que ocultan conceptos distintos, nos ponen a prueba, pues debemos decidir de entre algo efímero o una oportunidad -quizás, permanente-.

La etimología (Origen o procedencia de las palabras, que explica su significado y su forma) de las palabras nos permite hacer un buen uso de las mismas. Conocer su origen ayuda a significar y dar forma a su utilización. Por ejemplo, en el lenguaje popular muchas veces oímos o decimos que algo es “pecaminoso” significando con esto algo que no está bien lo que, en cierto modo, es correcto. Sin embargo la raíz de la palabra pecaminoso procede del latín peccāmen, -ĭnis, pecado. Y esta palabra la utilizan hasta los no creyentes. Por eso es tan importante conocer el origen de las palabras, para no estar diciendo algo y creyendo decir otra cosa.

Vulgarmente podemos decir que “victoria” es una palabra que encierra una forma de decir aquí, ahora, fugaz, momentáneo, breve. Casi un, llegamos feliz y finalmente, pero no nos plantea un mañana. Todo termina con la “victoria” de uno sobre otro ¿Y después qué?

Etimológicamente la palabra “*victoria*” nos llega del latín /victoria/ formada de /victor/ (vencedor), más el sufijo -ia que expresa cualidad. Es decir la cualidad de vencedor.

Tanto los griegos como los romanos deificaron el concepto de victoria. Representaban a la victoria como una diosa alada, debido a su carácter fugaz, difícil de alcanzar y posiblemente voluble y cambiante.

Victoria es casi la clave y resolución que eligieron algunos candidatos. Lógicamente tratan de explicarla y darle una amplitud de la que carece porque decir victoria es decir triunfo y este contiene a la otra parte de la misma que nos habla de festejo. Ahora, ¿los festejos son permanentes?

Sin el ánimo de poner en duda la selección de una palabra, ni de asociarla a hechos por todos conocidos y que tienen que ver con una de las denuncias realizada por Jorge Lanata respecto de hechos de corrupción del actual gobierno, es interesante saber también que “Victoria” es la ciudad capital de la República de las Seychelles, un país africano formado por aproximadamente 155 islas tropicales en el Océano Indico, señalado como paraíso de las sociedades offshore (Paraísos fiscales).

Tal vez sea pura casualidad pero es posible que “victoria” para unos represente una cosa y para otros otra, lo que no es posible es que nos quieran significar algo que no nos incluya porque ahí sí deberíamos preguntarnos ¿La “victoria” para quien o quienes es o ha sido y cuales sus usufructuarios (favorecidos) directos? Cuando la victoria no es de todos es solo para alguien y es ahí en donde la declamada democracia nos da la oportunidad de elegir y decidir si siempre será para los mismos. Avisados están.

Cambio, esa palabra

La acción y efecto de cambiar se conoce como cambio (del latín cambium). En muchos casos, se utiliza como sinónimo de reemplazo, permuta o sustitución. El verbo cambiar, por su parte, hace referencia a dejar una cosa o situación para tomar otra.

Para Platón sí existía el cambio, pero sólo en el orden de las cosas sensibles, esto es, aquéllas que percibimos mediante los cinco sentidos. Aunque también están aquellas cosas que percibimos mediante la inteligencia, que no es otra cosa que la habilidad de precisar, valorar, comprender y manejar, por ejemplo, las relaciones sociales.

Con esto último podemos quedarnos a reflexionar. ¿Las apariencias sensibles realmente nos indican la realidad o es la inteligencia (racionalidad) la que nos da una mayor fidelidad en cuanto a lo que es real? ¿Si esto fuera así es lógico reclamar que algo cambie?

Los sentidos nos informan sobre la cotidianeidad de una manera bastante cercana a la realidad a fin de tomar decisiones de momento, nunca de largo plazo. Es así como la demanda de una solución a la sensación de frio es un poco de calor, o que la sensación de hambre la mitiga la alimentación. Así podríamos describir una y mil sensaciones de resolución inmediata, pues de eso se trata, de la urgencia con que los sentidos convocan a soluciones.

La percepción de seguridad a partir de la racionalidad no nos informa lo mismo que los sentidos frente a la presencia o ausencia de esta. La una es más permanente y la otra más emergente. La percepción racional nos indica que hay algo que está mal y que es menester cambiar, la sensación sólo nos pone en alerta defensiva.

La percepción generalizada de inseguridad, de violencia, de irrespeto, de corrupción, de falta de oportunidad, de dependencia interpela a nuestra racionalidad y le pide soluciones. Modificar una realidad que nuestra inteligencia advierte como grave pero soluble es fácilmente asociable con la palabra Cambio.

Claro que cuando las cosas van mal, “cambio” significa oportunidad y cuando van bien, significa amenaza. La percepción racional tal vez nos indique la necesidad de una oportunidad y la sensación nos advierta una amenaza.

Deseosos de una oportunidad tal vez se encuentren todos aquellos que perciben que no son incluidos en una victoria. Amenazados seguramente solo se sienten aquellos que dicen incluirlos en una victoria que solo usufructúan ellos.

Para finalizar esta que no es más que una reflexión a la que están todos invitados es necesario recordar que cuando dicen victoria hay que tener en cuenta quien lo dice. Lo mismo a quienes enarbolan el cambio. Un reconocido semiólogo argentino solía decir que el discurso debe tener anclaje en el discursor, con lo cual es fácil darnos cuenta si aquellos que hablan de victoria nos están contando entre los suyos y quienes nos invitan a un cambio, son capaces de dárnoslo pues su historia los delataría.

De cualquier manera un cambio para quienes perciben desde la inteligencia una situación que hay modificar y, si ese cambio finalmente se logra estaremos ante una victoria. Si la victoria es la que en definitiva triunfa no podremos decir que algo cambió.

Entonces cambio será oportunidad o amenaza según donde este uno parado. Pero siempre Victoria será la ciudad capital de las islas Seychelles.

Lic. Hugo Rubén Calvó

Director de Jujuy al día

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.