Para el exvicegobernador “Los peronistas votarán al Frente Cambia Jujuy para clausurar el régimen lobista de Fellner”

[pullquote]Daza exaltó el cambio digno[/pullquote]

daza rubenJujuy al día® – “El cambio es necesario por la cantidad de problemas que hoy tiene Jujuy: una sociedad desestructurada, signada por una especie de sálvese quien pueda ante la inseguridad, las adicciones, la vulnerabilidad, la falta de oportunidades laborales a nivel territorial. Ante ello, se necesita de una nueva institucionalidad, una nueva óptica, una nueva forma de concebir y construir el poder, de gestionar el gobierno, totalmente opuesta a la lógica que hubo en los últimos 15 años, con un sistema cerrado de poder entre funcionarios que gobiernan sólo para mantenerse ellos mismos”. La frase le pertenece al ingeniero Rubén Daza, candidato a intendente de Palpalá por el Frente Cambia Jujuy y es la introducción a un análisis descarnado sobre la realidad política de la provincia.

Daza, quien asegura que el fellnerismo se retroalimenta con clientelismo, con marketing y elaborando relatos de una provincia ficticia, considera que es necesario generar un espacio de poder diferente con otra mirada de la sociedad. “Eso no está en condiciones de hacerlo el Frente para la Victoria, ni a nivel nacional ni provincial –afirmó-, debido a su forma de gobierno cerrado que impide empoderar dirigentes locales a fin de darles mayores libertades para resolver los problemas”, indicó.

“Esta nueva institucionalidad consiste en construir un Estado mucho más cercano a la gente”, explicó. Para eso, se necesita construir confianza transparentando la gestión, en oposición al actual “toma y daca” del kirchnerismo local. “Gran parte de la sociedad jujeña tiene una manifiesta voluntad de cambio, porque el ser humano no puede estar tanto tiempo siendo un esclavo, maltratado a cambio de recibir una ayuda social”.

Ocultan a Milagro Sala ante rechazo de la gente

Al hacer una crítica a las organizaciones sociales que son parte del esquema de poder K, Daza dijo que las acciones que aquellas realizaron financiadas por el Estado “no se reflejan proporcionalmente en la enorme cantidad de recursos que manejaron. Uno ve, además, al Frente para la Victoria tratando de ocultar a Milagro Sala en la campaña. Eso indica que la sociedad no quiere este tipo de “soluciones” ni ese tipo de “contención”. Lo que la gente quiere es dignidad. En ese marco, recordó que el gran estructurador de una sociedad es el trabajo digno. “Pero cuando la forma de vida es a través de planes que condicionan la libertad, se achican todas las variables sociales. El plan social sirvió como piso de contención. Hoy ya no”.

Según Daza, el cambio en Jujuy será posible “con un gobernador como Gerardo Morales, con quien nos une la idea de transparentarlo todo. Si no transparentamos, no podemos construir la confianza y la credibilidad para ejecutar planes. Al transparentar, se delegará el poder a los municipios. Los municipios, a su vez, tendrán que empoderar a los dirigentes barriales. No hay que tener miedo a que la gente tenga poder. Desde ahí se construirán los nuevos procesos y las nuevas soluciones.

Fellner: lógica lobista

Analizó luego que entre las grandes falencias de Eduardo Fellner estuvo la de no escuchar al jujeño. “Fellner se mueve con una lógica lobista, maneja marketing e imagen, pero sin contacto con la gente”, describió, por lo cual avizoró que “numerosos peronistas acompañarán al Frente Cambia Jujuy” y relativizó recientes declaraciones del gobernador tendientes exacerbar la mística peronista. “Cuando Fellner habla de cambio de colores políticos, quizá lo diga por experiencia propia. Debería saber que el peronismo es una forma de vida. Yo tengo una sola casa que me la hice siendo ingeniero, no tengo plazo fijo. La coherencia te da la tranquilidad de conciencia como para encarar un proyecto político, como este, donde hay varios partidos y yo, personalmente, acompañándolo a Gerardo Morales”.

Daza recordó que en los albores del kirchnerismo en Jujuy, desde la propia gestión provincial, hizo el intento de establecer el desarrollo local como una política de Estado, “pero acá no les interesaban esas cosas. Los aliados de ese proyecto nacional terminaron siendo los mismos feudos, los mismos sectores refractarios al peronismo, porque peronismo es construir la comunidad organizada sobre la base de la solidaridad, desarrollando al hombre. ¿Qué elementos hay que demuestren que ellos hicieron peronismo aquí? Ellos sólo se quedaron con la camiseta y el sello del PJ. Por mi parte, no tengo ninguna inconsistencia ni ninguna preocupación de incoherencia. Fui, soy y seguiré siendo peronista”.

El candidato a intendente de Palpalá cree que el éxito “de esta unión de jujeños para producir el cambio” radica en que “la gente que ya no quiere más este modelo”. Y definió: “El jujeño tradicional –y hablo del jujeño como concepto sociocultural- se da cuenta que este Estado no puede solucionar problemas ni generar condiciones para vivir en sociedad. Cambia Jujuy va a estructurar aquellas aspiraciones de vida digna. La gente lo expresa a diario: al momento de votar, va a agarrar la boleta por el lado de intendente y de gobernador, no tanto de presidente. El jujeño ya hizo su propio diagnóstico de la realidad, que es brutal, finalizó.