La primera colectivera de Jujuy es discriminada por un protagonizar un accidente que a cualquiera le ocurre

Jujuy al día® – Hace más de 20 días publicábamos con orgullo el haber descubierto que en Jujuy había una mujer manejando un vehículo de transporte urbano, más precisamente en la empresa El Salvador, línea 5ª. La nota era que esta era y es la única mujer que trabaja en un rubro que siempre estuvo reservado a los hombres. Pasados unos 15 días de la nota de referencia, por desperfectos en el colectivo que manejaba, tuvo un accidente que pudo haberle pasado a cualquiera y por el cual fue puesta en el freezer. No la despidieron pero quedó en estand by el desarrollo de lo que comenzaba a ser su nuevo espacio laboral.

Claro que Gabriela Cruz ahora ya no es noticia por lo citado sino por haber chocado con el coche que manejaba. En las redes sociales ha recibido toda clase de burlas y reproches que no son otra cosa que discriminación y violencia de género

Como más arriba decimos, el viernes 17, el vehículo que conducía Gabriela se estrelló contra varios árboles y postes de luz. Ella denunció que hubo problemas con la dirección del vehículo: “Antes del choque había llamado al taller mecánico para avisar que algo andaba mal pero me dijeron que no me preocupara, que el coche era así”.

Nuevamente entrevistada Gabriela manifestaba “Mucha gente me apoya, pero hay comentarios de algunos hombres que son negativos. En la provincia hay una sociedad machista, creen que la mujer no tiene que estar al volante”, dijo.

El Secretario General de la Unión de Conductores de la República Argentina (UCRA), Freddy Tapia, defendió a Gabriela. “Repudio la discriminación contra ella. En las redes sociales le pegaron por todos lados. Se tienen que asesorar un poquito. Gabriela tiene el carnet de la Comisión Nacional de Regulación del Transporte, está bien capacitada para manejar y tiene experiencia en transportes de larga distancia”, detalló.

“En Jujuy hay una sociedad machista, creen que la mujer no tiene que estar al volante”.

“Le pegaron por ser mujer. Son accidentes, riesgo que corremos todos los que estamos arriba del colectivo. Hubo choques peores que no tuvieron esta difusión. No fue una falla humana, me pudo pasar a mí”, aseguró Tapia.

“Yo trabajo arriba del colectivo y mis compañeros me decían que me metía en un problema cuando pedía que contrataran a mujeres colectiveras. ‘La muchacha es para lavar los platos’, me decían”, contó el secretario.

Después del choque, Gabriela no volvió trabajar. “Estoy muy deprimida. La empresa no me despidió, pero me tiene en stand by, me dijeron que hay que ver qué pasa”, explicó”.