Aseguran que en Jujuy anualmente aumenta alrededor de un 20% los casos por violencia familiar y de género

Subcomisario Cruz de civil
Subcomisario Cruz de civil

Jujuy al día® – Tal como lo había manifestado a nuestro medio el Jefe de la Policía de Jujuy, el Comisario General Roberto Paniagua, la titular del Centro Nº 1 de Atención a las Víctimas de Violencia Familiar y de Genero, dependiente de la Policía de la provincia de Jujuy, la Subcomisario Nancy Guzmán, indicó que al menos en su jurisdicción, Alto Comedero y zonas aledañas, el números de casos de violencia familiar y de género han aumentado alrededor de un 20% anual.

Además sostuvo que las mujeres jóvenes son las víctimas más frecuentes, seguida de los menores de edad, personas de la tercera edad y hombres.

Al respecto, la Subcomisario Nancy Guzmán manifestó “con nuestra participación en la Expo policial queremos hacer hincapié en la importancia de esta problemática porque en el barrio Alto Comedero donde ejercemos nuestra función está enraizada la cultura de la violencia con signos y síntomas de maltratos tanto físicos como psicológicos, económicos y simbólicos”.

Acerca del crecimiento de los casos de violencia familiar y de género, la Subcomisario Nancy Guzmán expresó “si bien no tengo los números precisos, pero teniendo en cuenta el sector donde estamos trabajando, podemos decir que hay un 20% en proporción anual de incremento, con la gravedad que implica cada caso que es particular”.

Además indicó que “en estos casos no solo hay violencia física sino también violencia psicológica, alguna manifestación denigrante hacia la persona que muchas veces por evitar malos ratos, desuniones, la mujer se calla, permite y naturaliza ese trato”.

En relación a la edad promedio de las mujeres que son víctima de violencia familiar y de género, la Subcomisario Guzmán sostuvo que “generalmente, lo que no significa que sea una regla, las víctimas son mujeres jóvenes, de entre 18 a 36 años. Pero tenemos casos también de adolescentes por la violencia en el noviazgo y casos superando los 40 años, como violencia a la tercera edad”.

Sostuvo que el nivel de violencia “no cambia de acuerdo a la edad de la víctima, porque el perfil del agresor es un perfil muy nefasto, si es hombre el agresor tiene más enraizado, por nuestra cultura, el principio del machismo porque procede de una familia patriarcal, donde el hombre era la cabeza de la familia, el sostén económico, lo que hacía elevar su rango de autoridad”.

Respecto a los casos donde las víctimas no son mujeres, la Subcomisario Guzmán sostuvo que “tenemos algunos casos de violencia hacia adultos mayores, por lo que interpreto, aunque esto es materia de estudio, que debido a la rutina diaria, a la vorágine de cosas que envuelven a una familia, esto hace que desconozcamos el rol del abuelo en las casas y eso hace al abandono, al maltrato, a los gritos, a los tonos fuera de lugar”.

“Además tenemos también casos de violencia hacia los menores, lo que es lo más grave, porque son quienes forjan nuestro futuro y si son víctimas de violencia qué futuro estamos forjando”.

“Por eso es importante que instituciones como la nuestra, como Desarrollo Social, el Consejo de la Mujer, los hospitales, las escuelas puedan instrumentar medidas preventivas para salvar a nuestra niñez”.

Sobre hombres víctimas de violencia, mencionó “existen y tuvimos varios casos de violencia hacia hombres”

En este sentido, el diario JUJUY AL DÍA® consultó a la titular del Centro Nº 1 de Atención a las Víctimas de Violencia Familiar y de Genero si son frecuentes las denuncias por violencia familiar y de genero donde los agresores son efectivos de la Fuerza de Seguridad provincial.

La Subcomisario manifestó “así es, el policía es un ser humano que tiene su grupo social, su historia social y en el Centro Nº 1 de Alto Comedero el gabinete está haciendo el seguimiento y tratamiento de ese personal policial”.

Para finalizar, la Subcomisario Guzmán se refirió al modo de trabajar de dicho centro de atención.

Expresando que “estamos organizados de dos maneras, la parte operativa donde oficiales de seguridad son las que recepcionan la denuncias y por otro lado un gabinete conformado por trabajadoras sociales y abogados, que brindan la contención a las víctimas y el seguimiento de los casos a fin de poder acompañar para que esto no se vuelva a repetir”.

“Pero como muchas veces hay víctimas que están decididas a hacer una denuncia, pero después por la presión familiar, social, cultural, quieren retirarla, para ello tenemos nuestro gabinete para hacer el apoyo a la víctima y al grupo familiar para que se internalice la idea de que es necesario vivir en familia y reforzando los valores de la misma”.