Algunos comemos maíz pero no comemos vidrio

“Yo no como maíz. Las vacas comen maíz” dijo ayer la presidenta de los argentinos en una de sus cadenas nacionales cuando recordó las medidas sancionadas el miércoles a favor de productores rurales. Sra. Presidenta, debería saber Ud. –seguro lo sabe- que el maíz no sólo es y ha sido uno de los principales cultivos de los pueblos andinos sino también su base en la dieta alimenticia y parte de su cosmovisión universal.

Dra., su comentario poco feliz, para esta columna, da por tierra con buena parte del discurso por el reconocimiento de los pueblos originarios y de la propia Juana Azurduy que Ud. enarboló centenares de veces y de la cual inauguró un monumento que la reconoce con heroína hace escasas horas.

Eduardo Galeano en un célebre poema se preguntaba “¿Cuántos ecos de ceremonias indias, cuántos idiomas originarios, cuántos dioses de maíz y cerro retumbaban en el corazón de la Azurduy?”

Sería saludable que supiera cuál fue la base de la alimentación de la heroína y su ejército, como el de Güemes, Belgrano, los protagonistas del Éxodo jujeño, etc.

También, la ilustro, tendría que rescatar la función que el maíz cumplió en la guerra libertaria que llevó adelante el Gral. San Martín, tanto es así que durante el mes de marzo de 1816, por disposición del Libertador, se contrató a Andrés Tejeda para erigir un molino, con el objeto de moler maíz. La molienda de estos productos se destinó a la fabricación de harinas para las comidas que se servían a las tropas. También podemos constatar por medio de documentos de la época, que a Andrés Tejeda se le encomendó el tostado de la harina de maíz.

El maíz lejos de ser un alimento para animales, él que, como dijera Ud. Dra., “es para las vacas”, tiene un valor nutritivo infinitamente mayor al trigo. Según la FAO el maíz grano es la principal fuente de la alimentación humana en América.

La nutricionista jujeña Claudia Dagum, ayer nomas decía “el tema cultural afecta porque la cultura andina que es la cultura predominante en nuestra zona y tiene una alimentación perfecta, lo que pasa es que hemos introducido otra cultura, la del occidente y hemos trastornado la cultura andina, le hemos introducidos azúcar refinada, harinas blancas y por ahí para un niño que su desayuno era una taza de api con mote se lo cambiamos por una taza de mate cocido con azúcar y pan blanco, la diferencia es abismal, porque le hemos sacado nutrientes proteínas, vitaminas y minerales y el pusimos agua con azúcar con cero nutrientes, cero fibras, cero minerales”.

El almidón del grano de maíz sirve como materia prima para la industria alimentaria. A partir del almidón se obtienen múltiples productos de panadería, maicena, confitería, goma de mascar, cervecería, etc.

Por medio de otros aprovechamientos industriales del maíz se benefician productos textiles, cosméticos, fabricación de papel y materiales de envasado, lavandería, adhesivos, etc.

La proteína del grano de maíz llamada “zeina” se emplea también para obtener plásticos, barnices y lana artificial.

Es cierto que mucho de los derivados del maíz se utilizan en la alimentación animal, pero ello es solo el subproducto de la industrialización del maíz.

Por último es mi obligación darle a conocer que existe una enfermedad llamada celiaquía que impide comer derivados del trigo a aquellos que la padecen y cuyo reemplazo es nada más y nada menos que el maíz.

Por todo lo dicho y haciendo uso del neologismo utilizado por una reconocida simpatizante de sus políticas, la “Nuestramerica”, no es un corral lleno de vacas comiendo maíz. Latinoamerica es una región con su historia y cultura, en las que el maíz es más que una anécdota y, entre nosotros ¿no extraña comer una polenta con mucho queso? ¿Ah, no? ¿Que Ud. no es una vaca?

Ya sé que la polenta es maíz, por eso mismo, le recomiendo que no deje que sus hijos y nietos desayunen cornflakes con leche porque estos también son maíz.

Lic. Hugo Calvó

Director de Jujuy al día