El Obispo de Jujuy coincidió con las expresiones de su par de Tucumán

[pullquote]Para el Obispo Jujuy, en la provincia “hay cosas que evidentemente uno puede decir que se les ha prestado atención y otras cosas que siguen estando entre los deberes por hacer” [/pullquote]

obispoJujuy al día® – Así lo manifestó, en una entrevista con nuestro medio, el Obispo de la Diócesis de Jujuy, Monseñor Daniel Fernández, luego de las expresiones que tuvo el Arzobispo de Tucumán, Monseñor Alfredo Zecca, quien afirmó que la Argentina “cambió para peor”, y tras darse a conocer el último informe del Observatorio de la Deuda Social Argentina de la Universidad Católica Argentina (UCA), que con sus nuevos datos indica que en nuestro país la pobreza no para de subir desde 2011 y ya afecta a 3 de cada 10 argentinos.

Al respecto, el Obispo de Jujuy, Daniel Fernández manifestó “evidentemente que lo que ha señalado el Obispo de Tucumán son algunas conductas o actitudes que no nos ayudan a crecer, que no ayudan a la tolerancia y sobre todo que a veces son contradictorias como estas manifestaciones de querer la mejor vida para nuestro pueblo, para nuestra gente”.

“Hay temas delicados tanto en el orden educativo o sanitario que exigen mayor diálogo que es lo que está reclamando la Iglesia porque es un tema de mucha importancia que tocan a la vida humana y al bien de la persona y merecen que se dialoguen, que se construya alguna opinión que se pueda debatir seriamente y no descalificar a nadie a priori ni querer imponer en la sociedad algunas políticas que son claramente desconocedoras del sentido trascedente de la persona, de la vida”.

Indicó que “creo que la inmensa mayoría de creyentes, en este sentido, no solo católicos, todos los religiosos que tenemos un sentido trascendente de la vida merecemos también poder expresar nuestra opinión”.

En este sentido, el diario JUJUY AL DÍA®, consultó a nuestro Obispo si ha visto desde que está a cargo de la Diócesis jujeña que la provincia haya cambiado y mejorado.

Monseñor Daniel Fernández expresó que “hay cosas que evidentemente uno puede decir que se les ha prestado atención y otras cosas que siguen estando entre los deberes por hacer”.

“Habrá que hacer un análisis pormenorizado de las distintas situaciones pero creo que lo importante es siempre identificar nuestros núcleos con más problemas en la provincia, las situaciones estructurales profundas que tenemos que resolver o cambiar”.

Aseguró “eso no se cambia de la noche a la mañana, ni con un gobierno, se cambia a veces con políticas a largo plazo, con políticas de Estado, con la colaboración de muchos, pero si no empezamos por ahí, todo va a ser como poner remiendo porque las cosas explotan pero para que no exploten y sigan explotando tenemos que mirar en profundidad y eso es lo que no se dejó de pedir siempre, políticas a largo plazos en los problemas que tienen consistencia estructural y la colaboración de todos para que las mejores ideas sean llevadas adelante por quienes hoy están en el gobierno, por los que vendrán el año que viene, y por los que vendrán en cuatro años”.

También nuestro medio preguntó a Monseñor Fernández si siempre la Iglesia fue tan crítica con la realidad argentina, o si esta realidad, la que vivimos día a día, amerita tal intervención de la Iglesia.

El Obispo de Jujuy sostuvo que “siempre la Iglesia tuvo una palabra en este sentido critica a la realidad pero empezamos por nosotros mismos, no hablamos diciendo que los católicos, que la Iglesia somos los buenos y los otros son los malos, cuando lo dicen apuntan también a su propio corazón y sabemos que nunca podemos estar satisfechos de lo que somos y siempre podemos vivir mejor”.

“La Iglesia, desde que tengo conciencia, siempre en la convivencia con el mundo y la realidad que le toca vivir, siempre le toca marcarlo, es su misión, lo que no está de acuerdo a lo que el Creador quiere para todos, pero como nunca hubo un gobierno ideal, nunca un gobierno perfecto, porque eso quizás tampoco es posible que se dé, siempre hay que ir arrimando una propuesta y ayudando a que no nos conformemos con lo que estamos viviendo sino que aspiremos siempre a un horizonte más alto y mejor”, finalizó.