De cuando la pérdida de autoridad resiente el poder y extingue el liderazgo

hugo nuevaSobre el poder es mucho lo que se ha escrito, grandes hombres (y mujeres) dejaron saber a la humanidad sobre sus virtudes y defectos. Pocos hicieron caso de la experiencia de otros y de la propia. Tal vez Eduardo Fellner haya sido –después del Ing. Snopek- quien haya “construido” uno de los mayores espacios de poder político que Jujuy haya conocido. Claro que esa construcción se fue realizando sobre endebles bases y, como es de esperar, en algún momento, es posible se derrumbe. ¿Será que eso ya está pasando?

Las bases para cualquier construcción, en particular de poder político, deben ser lo más sólidas posibles. La solidez le dará una especie de certificado de vencimiento algo dilatado porque, en definitiva, todo dura hasta que se acaba. Cuando la construcción se basa sólo en conveniencias, sociedades y hasta negocios, la validez de su vencimiento será algo lábil. Claro que 16 años parecen bastante, pero hay quienes han construido poder con sólidas bases y hoy su nombre es usado para bautizar a cuanta obra pública se inaugure. Cosa que no pasa ni, creemos, pasará con Eduardo Fellner.

En la última columna se esbozó una idea de cómo es que Fellner llega a ser el “elegido” de entre los diputados del bloque del PJ para reemplazar a Carlos Alfonso Ferraro (se supone que nadie olvida que fue gobernador de Jujuy tras la muerte de Guillermo Snopek en un trágico “accidente”, por haber sido su vicegobernador), lamentablemente no es posible hoy dar a conocer cómo es que ocurrió esta verdadera estafa pues estamos en plena campaña y no quisiéramos que se califique como una operación de prensa o peor, como un ataque por el cual hay que victimizarse. Pero de conocerse seguro que deslegitimaría de inmediato un poder que parece ser legítimo.

Lo que si podemos decir es que a esa construcción que llegó como caída del cielo se la dejó de alimentar agregando nuevos actores, otros protagonistas que pudieran sostener un proyecto de provincia porque así como falto lo uno también faltó lo otro. Si nos preguntáramos hoy cual es o ha sido el proyecto de provincia diseñado por Fellner, nos quedaríamos mirándonos a la cara sin poder emitir ni un sonido pues este no existe, porque nunca existió. Pues a todas vistas el proyecto solo era Eduardo Fellner.

Resulta curioso ahora escuchar que hay un grupo que se autoelige y define como “guardián del proyecto”.

Sí es posible decir que hay muchos que le deben mucho a Fellner, tal vez son los que lo han sostenido pero para no perder lo que se caía de la mesa donde comen los poderosos.

Por estos días, una cantidad de hombres y mujeres que llevan desde hace muchos años un acostumbrado trato de cortesano se están enfrentando a la posibilidad de volver a ser ciudadanos relativamente anónimos, sin el brillo que otorga la calidad de ser funcionario, legislador, etc.

Debe ser doloroso. Cuando se es funcionario, las personas tienden a valorar más sus opiniones y los comentarios, la prensa les da el espacio que se le niega al don “Pérez”, se les reconoce una autoridad que les sirve desde no tener que descender al debate con quienes piensan distinto, a la comodidad de no preocuparse de encontrar estacionamiento.

Tal vez hoy por hoy solo este grupo sea la base de sustento de su, hasta ahora, nunca explicitada candidatura a la reelección. Claro que, excepto el propio Fellner, ninguno le aporta imagen, popularidad o votos al conjunto. Todo es un Fellner gobernador, sin la autorización de este. No por nada, muchas veces, ante el reclamo (por espacios de poder o negocios) de los demás miembros de la mesa chica este los amenaza con un “no me rompan las pelo… que me bajo y ganen Uds. las elecciones”.

Este marco lo que le ha generado a Fellner es, tal vez, una pérdida de autoridad, lo que resiente el poder y extingue el liderazgo, que es, según dicen los que saben, un claro síntoma de pérdida de poder político. Esto último se puede muy bien verificar con la casi imposible capacidad de Fellner de lograr quorum en la legislatura, siendo que el bloque oficialista tiene 29 bancas o votos propios.

Dicen que el pasado jueves 9 de julio hubo un intento de reunir al bloque para organizar una sesión en la que ingresarían los pliegos de jueces y una reforma a la ley electoral que apuntaría a cercenarle posibilidades de asociación a quien hoy, según encuestas, estaría quedándose con la gobernación en las próximas elecciones provinciales –de las que tampoco se sabe cuándo serán-. Lo cierto es que sólo consiguió que 16 legisladores acudieran a la cita. Aseguran que la presente semana insistirían.

En ese esquema es que se anota la irregular pero no original adhesión al oficialismo de una legisladora de la oposición de quien sólo interesaba e interesa su condición de “representante del pueblo de Jujuy” ya que si no tuviera una banca no le hubieran dado ni la hora. Hay que convencerse que su calidad dirigencial es lo de menos, aquí, ante la imposibilidad de conseguir el voto de los “propios” comenzó una carrera tal juego de damas en la que un adversario le va comiendo piezas al otro con el sólo objetivo de ganar la partida.

Para tratar de aportar elementos que demuestren que lo propuesto en el título de esta columna es casi una tesis a la que solo faltaría agregarle documentación podemos analizar las razones que generaron un distanciamiento político entre algún miembro de la mesa chica y el gobernador. Es casi una creencia popular que el haber elegido a Guillermo Snopek (hijo) para encabezar la lista de diputados nacionales obedecería a un arreglo de Fellner con Guillermo Jenefes. Es decir que se privilegió a este y no a alguien del sector de Rubén Rivarola. Lo cierto es que a Snopek lo anotaron a cuanto cargo hoy se disputa por la sencilla razón de que, además de ser heredero de un apellido que se respeta en la sociedad jujeña, “es el único que mide algo” –al decir de una fuente que se acuna en los pliegues del fellnerismo-. Demuestra esto lo más arriba mencionado respecto de la falta de consecuencia de Fellner al no haber promovido el ascenso político de nuevas figuras, de nuevos actores.

Se sabe que Fellner (más aspirante al gabinete de Scioli que a gobernador de Jujuy) mantiene una muy fuerte resistencia hacia Snopek pero que en aras del pragmatismo y en honor a su reconocido apego a las teorías de Maquiavelo, esta menos preocupado por la legitimidad ética de sus acciones políticas que por su eficacia.

La pasada semana se lo vio a Snopek en una entrevista periodística tratando más de empatizar con el entrevistador que con la audiencia. Se lo veía incómodo. Fuera de lugar. Lo cierto es que a estas alturas es casi el único que puede ir gastando a cuenta pues vaya como le vaya en las elecciones él ya está adentro. Tanto es así que en el programa aludido (al cual no mencionamos por la sencilla razón de no involucrarlo en las opiniones e informaciones vertidas en esta columna) también estuvo una persona que a lo largo de su vida política siempre mostró ser esquiva a la exposición pública. El escribano Julio Frias se hizo invitar (sic) para dejar claro que él es el suplente natural de Guillermo Snopek y que los candidatos de su partido son Eduardo Fellner y Guillermo Jenefes en la provincia y a nivel nacional Daniel Scioli. A lo que agregó, preguntándose ¿acaso hay otros? Si los hay que me digan quienes. Es decir que los candidatos para Frias son lo que hay.

Toda esta larga columna -escrita siempre con la convicción de que se realiza un aporte a propios y extraños- muestra claramente que hay una desorientación fatal en las filas del oficialismo o “la franquicia” como ya es reconocida en la provincia. Esto lo demuestra la (al menos) cooptación de “dirigentes” de los que sólo interesa la banca, el voto. La falta de reglas claras con que afrontar las elecciones provinciales (no hay fecha de elecciones). En el mismo marco la intención de modificar la ley electoral para retocar algún artículo que habilitaría a la oposición (aunque también al oficialismo) a ir en más de una boleta, tal como se advierte sería la estrategia del Frente Cambia Jujuy. Por último y no porque no hubiera más datos para aportar a esta cuasi tesis, la búsqueda de una eficacia más que una legitimidad ética al ungir un hombre por el que se siente poca o ninguna simpatía, pero que “algo mide”. Si todo esto no demuestra que la pérdida de autoridad de Fellner ha resentido su poder y extinguió el liderazgo, habrá que esperar a las elecciones para corroborar.

Para finalizar sólo basta mencionar que todo indica que estamos ante un escenario que se puede asociar con aquel fabricante de armas que para solucionar el drama de los niños soldados, lo único que se le ocurrió es fabricar armas más chicas.

Lic. Hugo Rubén Calvó

Director de Jujuy al día