En Jujuy el desarrollo es sinónimo de democracia

baca bnJujuy al día® – De nuevo Javier Hinojo (FpV) se ha referido al frente que conforman la UCR y otros partidos. Lo ha calificado de “derecha recalcitrante”. Lo mismo ya había hecho Raúl Noro (FUyO). Ahora Hinojo agrega supuestos fines desestabilizadores entre otras variadas acusaciones.

Llama la atención que ni Hinojo ni Noro -ni ningún otro representante del FpV o FUyO- hablen del frente que sus propios partidos conformaron. Se ocupan del frente ajeno y parecen olvidarse del propio.

Sucede que Eduardo Fellner y Milagro Sala no pueden sentarse en una mesa y anunciar la alianza. La alianza es impresentable en sentido literal: no se puede presentar. Fellner va a acompañar la candidatura de Sala –a parlamentaria del PARLASUR- a escondidas y Sala va a hacer lo mismo con la candidatura de Fellner a gobernador.

El frente que integran, sin embargo, tiene sentido. Comparten una concepción de democracia débil, en la que sólo los que mandan participan de las decisiones, y también comparten una idea de política social con fines de clientelismo político. Llaman la atención, por eso, las declaraciones de Hinojo y Noro. Caracterizar a los demás como “de derecha” desde un gobierno sin transparencia y que rechaza la participación popular, tiene en verdad muy poco sentido. Y menos sentido tiene todavía pretenderse progresistas desde la defensa del atraso y desde la expansión del clientelismo.

El FpV y FUyO comparten, fundamentalmente, la resistencia al cambio.

La situación de Jujuy

Jujuy ha llegado a ser una provincia sin crecimiento económico, donde un enorme porcentaje de los trabajadores dependen del empleo público y donde además quienes necesitan de planes sociales duplican a los que tuvieron oportunidad de conseguir trabajo en la actividad privada. La ayuda social ha sido administrada en forma clientelar. En esas condiciones no puede haber sino una democracia muy débil.

El oficialismo actual siempre ha propiciado una democracia sin participación. El modelo de gestión ha sido el gobierno entre dos o tres, sin brindar ningún tipo de información ni rendir cuentas. Esta forma de gestión, sin ningún tipo de transparencia, promueve y facilita la corrupción. La participación popular, aún en los casos que está prevista por ley, fue siempre percibida, no como una oportunidad, sino como un obstáculo.

Y la organización social oficialista, justamente con los recursos de la ayuda social que le cedió el gobierno, montó una estructura clientelar donde se priva a los que menos tienen de toda posibilidad de participación que no sea a través del Frente Unidos y Organizados.

La construcción del cambio.

El desarrollo económico y social en Jujuy es sinónimo de extensión de la democracia. No puede encararse sino a través de una cambio profundo en las condiciones políticas y para eso se ha conformado Cambia Jujuy.

La provincia tiene carencias básicas, deudas sociales acumuladas y una necesidad urgente de retomar el camino del crecimiento. El frente opositor en Jujuy no ha sido fácil de conformar pero su conformación ha sido casi inevitable porque los que lo integran están convencidos de que hay aspectos que son urgentes y que están por encima de cualquier diferencia.

Para mencionar sólo lo básico: La vigencia de la ley (no hay vigencia de la ley donde el gobierno no se considera obligado a cumplirla o hacerla cumplir) y de la igualdad (no hay igualdad si para participar de los beneficios del Estado hay que adherir al grupo gobernante o a la organización Tupac Amaru).

Un gobierno tiene que dar las garantías necesarias para que cada uno pueda desarrollar su proyecto propio –en particular los que viven en la pobreza o la indigencia- y no ser sometidos a la voluntad del que manda o del que maneja los recursos de todos.

Un nuevo gobierno en Jujuy tiene que garantizar condiciones para la paz y la concordia. Y fundamentalmente, tiene que impulsar el desarrollo económico y social. Y para esto no hay misterios. Los fundamentos de cualquier forma de convivencia incluyen siempre el trabajo, el respeto a la ley, la igualdad efectiva, la solidaridad social y la justicia.