Estudio reciente demostró que más del 75% de las personas presenta envenenamiento con plomo en Abra Pampa

expte MHJujuy al día® – Un estudio bioquímico al que tuvo acceso en forma exclusiva el diario JUJUY AL DÍA® verifica que de una muestra tomada a casi 300 habitantes de la localidad de Abra Pampa, donde estuvo situada la planta Metal Huasi, un altísimo porcentaje se encuentran con valores elevadísimos de concentración de plomo en sangre.

El porcentaje de estas persona afectadas es del 78,8%, cuya concentración de plomo en sangre supera los 5 g/dl (microgramos por decilitro) de plomo en sangre.

El informe científico corresponde a la presentación de la parte afectada en el expediente N° B-178671/07 caratulado: “Ordinario por Daños y Perjuicios: Alejo, Estela y otros contra Municipalidad de Abra Pampa (acumulado al expediente B- 148045/05).

Dichas muestras analizadas fueron recolectadas entre diciembre 2014 y enero 2015, es decir luego que se llevara a cabo la “remediación” en dicha localidad por la grave contaminación de plomo producida por las escorias de la planta fundidora Metal Huasi desde hace más de 20 años.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en octubre de 2014, señalaba que “No existe un nivel de concentración de plomo en sangre que pueda considerase exento de riesgo”, y ante este razonamiento la población muestra como la totalidad de la localidad se encontraría en serios riesgos, y además a mayor concentración de plomo en sangre, mayor será la diversidad y la gravedad de los síntomas que una persona pueda presentar a lo largo del tiempo.

expte1 MHLos valores encontrados en el estudio se extienden desde, menores a 3,0 g/dl hasta 63 g/dl, con un valor promedio de 10,89 g/dl, donde se encuentra inmersa más del 50% de la población.

Según informe de la Clínica de Derechos Humanos de la Facultad de Derecho de la Universidad de Texas, EE.UU., que fue enviado a nuestro medio en el año 2012, ya demostraba que “en el año 2006, un estudio médico encontró que de los niños y niñas sometidos a análisis de sangre, un 81% estaban envenenados por plomo después de que una fundición dejó 60,000 toneladas de desechos tóxicos en la ciudad cuando cerró en 1990”.

Y que además “a finales del 2008, el gobierno provincial removió los desechos tóxicos ubicados en el predio de la ex-fundición Metal Huasi sin seguir estándares internacionales para la protección de los residentes. Miles de toneladas de desechos tóxicos permanecieron en otros dos sitios de la ciudad”.

La gravedad de lo que queda expuesto está en las consecuencias para los habitantes de la ciudad de Abra Pampa, ya que a 25 años de cerrada la planta el gobierno de Jujuy nunca ha implementado un programa de salud integral para el tratamiento del envenenamiento por plomo y sus efectos nocivos.

Ya desde la OMS sostiene que valores menores a 5 mg/dl, especialmente en niños, puede producir disminución en la inteligencia, problemas de comportamiento y dificultades en el aprendizaje.

Basta con observar y leer detenidamente una de las pericias psicológicas realizadas a un joven que nació en la localidad contaminada y vivió allí.

Su estudio sanguíneo arrojó que presenta un concentración de 5,10 g/dl de plomo en sangre, y el informe pericial realizado por una psicóloga en nuestra provincia resume el padecimiento de este muchacho que actualmente tiene 18 años de edad.

El mismo dice que presenta: “problemas para retener información, inmadurez, problemas adaptativos para insertarse en el sistema escolar. Dificultades en el sueño, olvidos repentinos lo que perjudico sus estudios. Duerme más de lo habitual, se siente cansado. Mareos y dolores de cabeza”.

Prosigue “siente que su capacidad física es menor en cuanto a su rendimiento físico con baja resistencia, agitación, limitaciones para correr o practicar deportes”.

Cabe nuevamente citar a la OMS, que sostiene que “Se cree que los efectos neurológicos y conductuales asociados al plomo son irreversibles”.

Pero ahora bien, si un “botón basta de muestra” podemos imaginarnos el perjuicio y daño que han sufrido las personas que aun habitan en la localidad, los que viven en sus viviendas construidas con las escorias plumbíferas como relleno de sus terrenos.

Otro daño que representa la intoxicación con el metal, ahora desde lo fisiológico son los siguientes: anemia, hipertensión, disfunción renal, inmunotoxicidad y toxicidad reproductiva.

El plomo se distribuye por el organismo hasta alcanzar el cerebro, el hígado, los riñones y los huesos y se deposita en dientes y huesos, donde se va acumulando con el paso del tiempo e impide la absorción de hierro y calcio.

Legisladores han expresado que desde los distintos gobiernos que han pasado por nuestra provincia se han negado a intervenir en la situación, y además de su obligación de realizar una remediación ambiental, debían impulsar un proceso de remediación a la población abra pampeña.

Una de las excusas de no tratar a estas personas, que no solo no tiene buenas o aceptables condiciones de vida, podría ser la erogación que le significaría a la provincia poder implementar un tratamiento médico, o simplemente desinterés de los gobernantes.

Pero según especialistas, para tratar de comenzar a combatir esta intoxicación bastaría con comenzar con una estricta dieta basada en alimentos ricos en hierro (carnes), calcio (leche) y vitamina C (por ejemplo frutas como la naranja).

Por ejemplo desde la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos Departamento de Prevención de Contaminación y Sustancias Tóxicas, generaron una guía llamada “Combata el envenenamiento con Plomo con una dieta saludable”.

En síntesis la provincia de Jujuy, durante los últimos 25 años, de los cuales 12 fueron con el gobernador Eduardo Fellner a la cabeza, no han realizado ninguna medida para atender las necesidades de la población de Abra Pampa, solo se ha realizado un proceso de remediación ambiental, del cual no ha presentado informes de cómo se concretó ni de lo que falta, es un intento, un esbozo para dejar un medioambiente libre de plomo para miles de personas envenenadas con este metal toxico para el cuerpo humano.