El Software Libre

Jujuy al día® – La digitalización nos quitó -en gran parte- el control de los archivos con los que trabajamos y nos sumergió en una vorágine regida por las leyes del más crudo mercado capitalista, donde solo importa el lucro sobre cualquier demanda.

Los grandes monopolios del software articulan con las empresas de hardware para crear nuevas necesidades muchas veces superfluas, pero que son asumidas como imprescindibles y así mover una rueda sin fin.

La Ley de Software Libre y Formatos Abiertos en el Estado uruguayo (2013) cita en su primer artículo:

La utilización de formatos abiertos en el Estado es imprescindible para la preservación y el control genuino de la información pública, ya que de esta forma la misma no queda sujeta a entidades externas para su lectura o escritura. De esta manera no estamos obligados a adquirir licencias de software de una “marca” determinada para el intercambio de información con la administración central.

Hoy en día, cuando desde las tecnologías de la información se gestiona absolutamente todo, es imposible pensar que sin control de la Tecnología se pueda tener control del resto de las cosas, es decir que no hay soberanía sin soberanía tecnológica.

Un Software es libre si puede ser ejecutado con cualquier propósito, estudiado, modificado y compartido, con la única restricción de que sus derivados continúen siendo libres. No debe confundirse el Software Libre con software gratuito, dado que hay diversas maneras de ofrecer servicios con Software Libre y cobrar por los mismos.

En la Argentina hay varias iniciativas sobre el uso y promoción del software libre y los formatos abiertos, tanto desde el estado nacional, como proyectos desarrollados en el marco de organismos provinciales y/o municipales como la Ley de Implementación de Software Libre en equipamientos y sistemas informáticos de la Provincia de Santa Fe o la recientemente sancionada Ley para la creación de repositorios digitales con información científica nacional.

Aun pensando en un mercado dominado por gigantes monopólicos que de cierta manera imponen el camino de en la industria gráfica, la comunicación visual y el entretenimiento (cine, televisión, etc.) se pueden vislumbrar muchas organizaciones y personas dependen en mayor o menor medida de alguna de las manifestaciones de la cultura libre: el simple hecho de utilizar un smartphone o conectarnos a internet nos hace partícipes de este movimiento tecnológico, cultural y social que está revolucionando la manera en que colaboramos y compartimos.

“Un proyecto   exitoso de software libre y abierto implica no sólo o no necesariamente que éste se inserte en el mercado y genere ganancias a partir de donaciones, venta o los servicios emanados a su alrededor, sino también que cumpla una función de resolución de problemas para la comunidad de desarrolladores y usuarios, que haga avanzar el lenguaje de programación para generar nuevas aplicaciones, que genere interés por parte de la comunidad hacker, o bien, que se convierta en un elemento lúdico o de reto para los propios desarrolladores y usuarios. En sí, un proyecto exitoso se basa más en la generación de comunidades y redes de desarrollo a su alrededor que de tener simplemente un producto terminado, susceptible de generar ganancias. El reto más importante para un proyecto de software libre y abierto es generar interés.” – Tania Elizabeth Turner Sen

El crecimiento de las iniciativas libres y la madurez demostrada por las mismas en los últimos años puede suponer un aumento de la conciencia sobre la necesidad de retomar el control de nuestras acciones hoy insertas en un dominio casi exclusivo de un sistema donde solamente prevalece el comprar, usar y tirar, modelo que afortunadamente se está replanteando.

Sergio Aramayo

@ranajujuy

Para ampliar esta nota recomiendo vistar:

http://www.gnu.org/home.es.html

http://www.solar.org.ar/

http://flisol.info/