Críticas de la organización Greenpeace al gobierno de Eduardo Fellner

[pullquote]Para Greenpeace, el gobierno de Fellner “viola la Ley de Parques Nacionales, la de Bosques Nativos porque la zona del Parque Calilegua está categorizada como zona roja donde no se pueden hacer esto”[/pullquote]

cruz greenpeaceJujuy al día® – En la mañana de ayer, al igual que días atrás en la Casa de Jujuy en Buenos Aires, Greenpeace manifestó contra el Gobierno de Eduardo Fellner por la explotación petrolífera en el Parque Nacional Calilegüa y por la contaminación advertida tanto por los trabajadores de la reserva como por legisladores provinciales.

Desde la entidad aseguraron que por día, desde el Yacimiento Caimancito se vierten a las aguas del arroyo Yuto alrededor de 200 mil litros de agua totalmente contaminada por residuos hidrocarburíferos.

La organización ambientalista difundió un informe sobre los impactos ambientales de la explotación petrolera dentro de nuestro Parque Nacional, donde recientemente el gobierno de Fellner otorgó una concesión hasta el año 2037 a la empresa china International Petroleum Engineering Ltd. (JHP), donde en los primeros 6 años pretenden realizar 3 nuevas perforaciones.

El Parque Nacional Calilegüa es zona núcleo de la Reserva de Biósfera de las Yungas de la UNESCO y protege 76.306 hectáreas de uno de los ambientes de mayor biodiversidad de Argentina. Alberga la mitad de las aves del país y especies en peligro de extinción, como el yaguareté.

Al respecto, nuestro medio dialogó con la Coordinadora de la Campaña de Bosques de Greenpeace, Noemí Cruz, quien manifestó “la actividad petrolera de Parque Nacional no está permitida por ley y tras varias notas y protestas aún no hemos tenido ninguna respuesta de parte del gobierno, a quien pedimos que cancele los permisos, que se cierre el yacimiento y que los pasivos ambientales sean remediados”.

Comentó que “un caso concreto es el pozo Caimancito E3, que está en el límite del Parque Nacional, pero que derrama sobre el Arroyo Yuto son 200 mil litros de agua contaminada por día y entran al Parque Nacional y afecta a las comunidades que hacen uso de ese agua”.

Cruz señaló que “la contaminación y los riegos están admitido por la propia empresa que hizo un estudio de impacto ambiental que advierte que en caso de que haya un derrame de hidrocarburos, incendios, deslizamiento o derrumbes de tierra podría afectar a un área de 20 mil hectáreas, una superficie muy grande, equivalente a la Ciudad de Buenos Aires”.

Desde Greenpeace aseguran que el gobierno de Eduardo Fellner “viola la ley de Parques Nacionales, la de Bosques Nativos, porque esta zona está categorizada como zona roja, donde no se puede hacer esto”.

“La única medida que toman es impulsar esto, que continúe la explotación a pesar que la propia Administración de Parques Nacionales rechazó los pedidos de expansión por considerar inapropiado esto por los fines por lo que se creó el Parque”.

El diario JUJUY AL DÍA® consultó a la Coordinadora de la Campaña de Bosques de Greenpeace sobre cuán importante es la contaminación en nuestro Parque y la pérdida de biodiversidad de nuestras Yungas por esta actividad.

Noemí Cruz manifestó “concretamente en el caso del arroyo no hay vida en el primer tramo del curso contaminado pero no hay estudios completos, se están haciendo estudios de impacto sobre la vegetación a través de investigadores jujeños. Lo que podemos decir es que la zona de selva pedemontana ha desaparecido en un 97% en Argentina y dentro de lo que queda está el yacimiento Caimancito que está ubicado en una zona muy importante que no puede estar sujeta a los caprichos de los gobernantes de turno porque el Parque se creó para ser conservado y no para que los intereses particulares puedan anteponerse a la preservación”.