La pobreza de Jujuy expresada en personas en situación de calle

[pullquote]Bajas temperaturas en Jujuy y la desidia del gobierno ponen de manifiesto la exclusión y pobreza que sufren las personas en situación de calle[/pullquote]

indigenteJujuy al día®- Las bajas temperaturas de este incipiente invierno que azota a Jujuy muestra la realidad que hay en las calles de nuestra provincia, una realidad de exclusión y desentendimiento del gobierno de la situación de decenas de jujeños que viven en las calles.

En nuestra provincia, y en nuestra capital cada uno de nosotros puede ver mientras caminas por las distintas arterias y cerca de los puentes, personas en situación de calle, que deambulan por las veredas llevando sus pertenencias en bolsas en busca de un lugar, de una palabra para poder pasar un día más en esa situación.

Siguen pasando los años, los gobiernos y dicha situación no ha cambiado. No existen políticas de inclusión de las personas en situación de calle por parte del Ejecutivo, existe una total desidia en el tema.

Es sabido que muchas de estas personas viven durante años, entre un 80% y 90 % son habitantes crónicos de nuestras calles, y por lo general son personas de entre 30 y 50 años de edad, y muchos de ellos han muerto en esta situación, por sufrir graves enfermedades, principalmente el alcoholismo y alguna patología respiratoria, y hasta por el mismo frio que cae en las noches de nuestra provincia y los encuentra en espacios abiertos, bajos los puentes tratando de taparse y buscar abrigo con lo que pueden.

La solidaridad de muchos no alcanza para esta situación, una palabra de aliento, acercase a ellos, un plato de sopa caliente, estos pelean su vida pero el “rescate” de estas personas debe formar parte de las políticas de Estado, de este y cualquier gobierno, pero hoy no está ni en la agenda del fellnerismo tratar esta problemática, y que aunque muchos la quieran tapar, existe.

En esta oportunidad hablamos de los casos más extremos, de gente que vive en la calle, pero no debemos olvidarnos, mientras leemos este informe, quizás abrigados desde casa, que hay muchas familias que viven en situaciones totalmente precarias, en “casas- ranchos”, en viviendas de bloques y techos de chapa, muchas veces sin ventanas ni puertas, donde usan telas o plásticos para cubrirse, y para esto no debemos irnos a los barrios más periféricos, sino quizás caminar por avenida Fascio y ver cómo vive la gente cerca de los márgenes del Rio Grande, solo por dar un ejemplo de los cientos que podemos encontrar.

Esto nos debe llevar a reflexionar a todos pero principalmente a quienes deben velar por la vida, los derechos de cada uno de nosotros, quienes mientras están con estufas en sus oficinas, deben saber que hay gente, personas, jujeños, que pasan cada día, en especial de cada invierno, padeciendo el frio y durmiendo a la intemperie.