Jujuy: Denuncian superpoblación áulica en escuelas con comedor Aseguran que esto afecta la enseñanza y la calidad educativa

Jujuy al día® – En una entrevista con nuestro medio, el Secretario Gremial de ADEP, Luís Rojas, se refirió a la problemática que se ve en varias escuelas que tienen superpobladas sus aulas, con casos puntuales donde un docente debe enseñar a 48 alumnos, situación que complica la enseñanza y el aprendizaje de nuestros chicos, como también a la calidad educativa provincial.

También mencionó que existen casos donde la matrícula áulica no supera los 8 alumnos, en escuelas de capital, razón por la cual se debieron cerrar y juntar grados.

En declaraciones al diario JUJUY AL DÍA®, Luís Rojas manifestó que en Jujuy “es cierto que tenemos varias situaciones donde podemos ver la superpoblación de aulas, tal es el caso de escuelas de Alto Comedero y de otros barrios donde hay aulas con alrededor de 30, 40 o más alumnos, o el caso puntual de la escuela 461 donde hay grados con 48 alumnos, donde el maestro, más allá que reniega de la situación, tiene un desafío donde pone todo de él y trata de trabajar con los 48, con los 48 alumnos, con todos para sacarlos adelante”.

“Muchas veces nos preguntamos si existe una normativa donde diga cuál es lo mínimo que podemos tener de alumnos, pero no la hay”.

Indicó que “hay que tener en cuenta que la cantidad de alumnos debe estar relacionado con el espacio físico, si hay un espacio para cierta cantidad de alumnos, donde el maestro puede moverse y los alumnos pueden caminar y compartir un espacio correctamente, el maestro puede desempeñar su función, pero la cantidad o un número ideal de alumnos para que podamos atender las diferentes problemática de aprendizaje, debe ser una matrícula de entre 20 a 25 chicos, sería lo ideal”.

“Si bien hoy son casos puntuales, donde hay grados con 48 alumnos, pero la mayoría de los grados tratan de manejarse con 20 a 25 alumnos por sección”, señaló.

Respecto a las razones por las cuales ciertas aulas se ven superpobladas, Rojas sostuvo que “puede ser situaciones de comedores, donde de acuerdo a la situación económica que atraviesa la familia, deciden enviar a los chicos a una escuela con comedor. Por ejemplo en Alto Comedero, que tiene 16 escuelas, tenemos 3 que brindan la posibilidad al alumno de comer en el establecimiento, y en esos grados se ven con muchos chicos”.

“También, en otro aspecto, hay que tener en cuenta que le ofrece la escuela a los chicos, ya sean talleres de deportes, danzas, informática, música y esto hace que los padres sepan que sus hijos en la mañana están en la escuela trabajando en áreas curriculares y en la tarde tiene talleres de fortalecimiento escolar, por lo que el papá confía en esa escuela y envía ahí a sus hijos”.

JUJUY AL DÍA® consultó al Secretario Gremial de ADEP cómo afecta la superpoblación áulica al proceso enseñanza- aprendizaje y a la calidad educativa.

Luís Rojas expresó que “es una situación que complica porque no tenemos a todos los alumnos en las mismas condiciones intelectuales, no todos tienen los mismos adelantos en su aprendizaje, otros tienen dificultades, y también hay alumnos con discapacidad y en un grado de 20 alumnos, con un niño con discapacidad, el docente puede trabajar adecuadamente con él sin descuidar al resto, pero cuando tenemos un grado superpoblado, atender la necesidades de este alumno y no descuidar a los demás, es complicado”.

“Sabemos que recibimos el apoyo de los maestros de educación especial pero lo ideal es que si hay un alumno con discapacidad en la escuela debe haber un maestro de educación especial en forma permanente, no hablamos de auxiliares ni maestros itinerantes, sino de un maestro de educación especial para la inclusión e integración de ese alumno porque por ahí los maestros de grado no está capacitado para atender las necesidades de estos chicos, hacemos lo imposible para fortalecer su aprendizaje pero no somos maestros de educación especial, por lo que el sindicato está trabajando en esta mesa de trabajo que tenemos para que se llegue a buen puerto y así estos maestros tengan su espacio para trabajar en las escuelas comunes”.

En otro tramo de la entrevista con nuestro medio, Rojas se refirió a la situación de una escuela capitalina que tuvo que cerrar grados por la baja matricula que tuvo.

Expresó “esto pasó en la escuela 396 de barrio Cuyaya, en el turno tarde, donde hubo un problema ya que una escuela secundaria pidió al directivo de este turno algunas aulas, algo que los padres no estaban de acuerdo. Fuimos a ver y nos dimos con que hay grados que tienen 7 u 8 alumnos y la supervisora de esa escuela tomó la decisión de juntar grados y dejar a los maestros ‘en disponibilidad’, es decir que van a trabajar en la escuela pero como coordinador, dando talleres, dictando cursos o clases de apoyo”.

“Nos preguntamos qué pasó porque hace dos años esta escuela tenía una matrícula elevada y hoy se ha visto reducida”.

Comentó que “algunos maestros dicen que puede ser por el trabajo de los padres, ya que hace un tiempo había un asentamiento cerca de la ruta, pero los sacaron, y los chicos van a la escuela de donde los papás están ahora. Pero también todos deberemos hacer una autoevaluación y ver que le están ofreciendo a los niños para que los contengamos o no en una escuela primaria”, concluyó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.