Día del periodista: Hablando en primera persona

hugob1Mencionar una vez más a que se debe que los periodistas festejemos este día como uno especial sería empalagoso pues, a los que les interesa, seguramente encontraran la información solo con guglear (neologísmo) “Día del periodista”. Entonces pensé que como es una actividad en la que estoy involucrado desde hace muchos años y que me hizo propietario de una rica experiencia, más que festejarla prefería hablar de aquello que nos permite ser mejores en este que es un oficio tan generoso que le autoriza a ejercerlo a quien quiera hacerlo. No hacen falta títulos ni estudios especiales. Sólo con la inquietud y voluntad de trabajo alcanza (Aunque siempre será mejor el producto si nos preparamos previamente). Enorme cantidad de muy buenos ejemplos se me vienen a la cabeza en este momento pero que no mencionare a ninguno para no ser injusto con los no mencionados.

Nunca un periodista podría serlo sin una fuente de información. Sería imposible siquiera publicar una línea si no hubiera una fuente que nos informe de hechos o acontecimientos que luego traduciremos como noticias. Entonces vaya también un reconocimiento a todos aquellos que se prestan día a día a entrevistas y requerimientos y nos entregan parte de su existencia para que logremos los mejores resultados en nuestra labor.

Así cómo es posible mencionar las virtudes de quienes son nuestras fuentes podríamos calificar como curioso el fenómeno que todos los años ocurre para este día, particularmente los años electorales, ya que recibimos convites desde los lugares más insospechados. Por ejemplo hay personajes en la provincia que son de una inaccesibilidad absoluta durante el año completo. Nunca dan entrevistas, ni conferencias de prensa y muy rara vez contestan preguntas en los momentos en que participan o finalizan su participación en eventos públicos a los que obligadamente deben concurrir.

También es posible mencionar la inaccesibilidad a información oficial (violando una Ley específica) por la acción u omisión de los mismos que te invitan a que festejes tu día y que curiosamente son funcionarios del mismo gobierno que te niega una entrevista, una conferencia de prensa o una respuesta a un requerimiento.

Entonces siento ser un aguafiestas pero no me es posible festejar con quienes ponen en condición de ausente el respeto por nuestro trabajo y sin dudas a nuestra persona.

En primera persona les deseo a todos aquellos que sientan como yo que el periodismo es digno, como también lo es quien lo ejerce, un Feliz Día del Periodista

Hugo Rubén Calvó

Orgullosamente periodista