Parece que a Eduardo Fellner y sus franquiciantes se les han acabado las ideas

hugo nuevaDesde hace un tiempo en los medios de Jujuy se puede ver y escuchar distintos spots “institucionales” que culminan con una frase-lema (tal vez de campaña pero que las pagamos entre todos pues los dineros para esa salen del presupuesto de publicidad) a través de la cual se apela a la FE como instrumento de crecimiento de la provincia. Claro que casi todos debemos estar preguntándonos cuál es el objeto de FE al que se refiere la propaganda oficial. ¿Cuál es la FE que nos convoca?

Fe

Según los diccionarios, la FE (del latín fides) es la confianza absoluta sin necesidad de prueba o evidencia alguna. Esto referido a una persona, cosa, deidad, opinión, doctrinas o enseñanzas de una religión.

Si el depositario de la FE es una persona ¿Esta es Fellner?

Si fuera una cosa ¿Cuál sería este objeto, sujeto o entidad?

Si fuese una deidad ¿Hay alguna otra más importante en el imaginario del pueblo que Dios?

Para no seguir preguntándonos casi de forma ociosa ¿No creen que los objetos o sujetos de FE están algo alejados de la franquicia política que ostenta el oficialismo de Jujuy?

Visto de otra manera podemos mencionar la sagacidad de los publicistas de la franquicia pues al apelar a la FE como a aquello sobre lo que no se necesita prueba o evidencia alguna aciertan ya que es casi como decir, no importa lo que haya dicho, lo que haya hecho ni lo que prometa hacer, baste que tengan FE pues no son necesarias las pruebas ni evidencias de que se puede crecer con la sola apelación.

Sinceramente es muy poco feliz en el mundo de hoy apelar a la FE de un pueblo para convocarlos a la esperanza (cosas distintas pero con connotaciones religiosas ambas) ¿a esperar que?

También se podría decir que es algo temerario el concepto que se utiliza como recurso pues hoy, la FE, es el escenario de las más bárbaras matanzas y ejecuciones por parte de un grupo Islámico (ISIS), quienes no se toman como eslogan de campaña a la misma. Para ellos la FE no es otra cosa que una completa obediencia a la voluntad de Dios. Aunque también la FE para estos tiene dos aspectos: reconocer y afirmar que hay un Creador del universo y solo se debe adorar al Creador. Y de ahí su fanatismo, con lo que, esperamos, que Fellner y sus “creativos” no estén proponiéndolo a él como una deidad a la que se le debe un completa obediencia y adoración.

Mala fe

Así como existe la FE a secas y tiene connotaciones buenas o malas según sean los escenarios, también está la mala fe que no es más que un concepto jurídico el que se define como la convicción que tiene una persona de haber adquirido el dominio, posesión, mera tenencia o ventaja sobre una cosa o un derecho de manera ilícita, fraudulenta, clandestina o violenta. La mala fe es transmisible, de manera que no sólo estará de mala fe quien efectivamente haya ejercido la violencia, fraude o clandestinidad, sino también a quien le fue traspasado el derecho de alguien que la haya ejercido o la adquirió de esa forma.

De esta sólo podemos decir que algún día se conocerá públicamente como es que Eduardo Fellner llega a la gobernación tras la disputa con el verdaderamente elegido por sus pares, Fernando “Toto” Arnedo. La que aseguramos fue un caso de verdadera mala FE a la que concurrieron no sólo Fellner sino también algún diputado que borró con el codo lo que había firmado con la mano.

Crisis de fe

Así como la FE y la mala FE algunas veces cobra vigencia, la llamada Crisis de FE, la que se define como un término comúnmente aplicado a períodos de duda intensa y conflicto interno en las creencias preconcebidas, prejuicios y decisiones vitales.

Una crisis de FE puede ser un simple período de duda en el que la FE demanda una reconciliación o reevaluación antes de poder continuar creyendo en lo que se duda, o continuar en cualquiera que sea el camino de la vida que se cuestiona.

Según las encuestas que se vienen difundiendo desde mayo de 2014, en las que se observa el deterioro de la imagen de Eduardo Fellner y con ella la intención de voto, es que se cree que la apelación última a la FE para poder crecer no está obteniendo los resultados esperados.

Según una encuesta encargada a fines de abril por el propio ejecutivo provincial a Hugo Haime muestra que, por ejemplo, cuando se les requiere a los encuestados sobre su “Percepción del estado de ánimo de la población” responden que:

Bronca el 45,4 %

Tristeza/desànimo el 28,1 %

Contenta/esperanzada el 21,1 %

NS/NC el 5,4 %

Aquí es claro que casi el 80% no tiene una buena percepción del estado de ánimo de la población.

Cuando se evalúa la gestión de Fellner responden:

Muy bien/bien el 21,7 %

Regular el 40,7 %

Muy mal/mal el 30,3 %

Con lo cual podemos ver que entre regular y mal hay más de un 70% de disconformidad.

Por último y también como un elemento más que muestra lo que podría ser una Crisis de FE en los términos en que se propagandiza la gestión de Fellner, mostraremos los resultados de la intención de voto proyectada.

Voto a gobernador si solo se presentan GM y EAF

Morales 52,1 %

Fellner 36,0 %

Ninguno 10 %

Como se puede ver el período de duda o reevaluación está vigente entre el electorado de Jujuy.

Arrogancia

Por último nos queda ver si la propuesta de tener FE para crecer no estaría atada una simple situación de arrogancia.

Para el diccionario la arrogancia (del latín arrogāre: ad- + rogāre) es un defecto que se refiere al excesivo orgullo de una persona en relación consigo misma y que la lleva a creer y exigir más privilegios de los que tiene derecho.

En este marco es que se podría alegar que el uso del término FE puede que no sea otra cosa que a una sigla, es decir, FE podría ser también Fellner Eduardo. Entonces pongamos las cosas de manera que sean inteligibles. El lema del gobierno de Eduardo Fellner apuesta a que “Con FE Jujuy crece”. Según esta última tesis presentada, en realidad lo que se debería leer es “Con Fellner Eduardo Jujuy crece”.

Bueno, luego de 16 años en el ejercicio del gobierno y liderazgo absoluto (tras haber actuado de manera dudosa para obtener la gobernación) pretender que Jujuy tiene alguna posibilidad de crecimiento con Fellner Eduardo es de una caradurez sin antecedentes. O una pretensión inaudita. Los datos, los pocos datos a los que es posible acceder, muestran que en los últimos 16 años sólo hubo inversiones del estado nacional y que a cada acción de este no hubo un correlato de parte del gobierno provincial pues, hay más escuelas y peores resultados. Hay más hospitales y menos salud. Hay más y mejores caminos y menos seguridad vial. Hay más personal e infraestructura de seguridad pero cada día mayor cantidad de hechos delictivos. Y para no abundar, en los últimos años un gobierno con la franquicia del partido justicialista (peronismo) hizo caso omiso a la principal consigna de gobierno del fundador del partido cuando decía que “Gobernar es dar trabajo”. Según un informe del Régimen Nacional de Seguridad Social en el empleo privado de Jujuy solo se registran 55.710 trabajadores. Mientras que en el sector público se muestra a más de 70.000 empleados. A esto habría que agregar el crecimiento de la tasa de empleo en negro.

Sería abundar encontrar razones para fundamentar porque es posible que la población de Jujuy este en una verdadera crisis de FE en los términos planteados por el oficialismo jujeño. Lo cierto es que, al menos para esta columna, se va evidenciando que no siempre la FE mueve montañas.

Para finalizar sólo resta decir que aquellos que consiguieron subir y que, con el ánimo de no volver a bajar patearon la escalera, les pedimos que sigan teniendo FE en FE así la caída será menos dolorosa, pero caída al fin.

Esperamos que no se hagan carne de aquello de “Nuestro peor problema de comunicación es que no escuchamos para entender, sino que escuchamos para contestar”.

Lic. Hugo Rubén Calvó

Director de Jujuy al día