Raúl Noro, de Silo a Robespierre

Sr. Director: En una carta pública, titulada las paradojas de la historia, Raúl Noro me critica y enseguida llega hasta el insulto. Y miente, como cuando asigna una supuesta relación con Blaquier. Y también demuestra poco sentido de realidad cuando pretende que la extendida imagen negativa que tiene la diputada Milagro Sala se debe a que es mujer, a que es peronista o a su piel cetrina -como dice-.

Hace muchos años tuve la suerte de conocer y escuchar en la casa de Noro a Silo, y también después el placer de leer algunas de las obras de éste, profundas y bellamente escritas. En aquella época Noro era pacifista en su prédica y sus actos. Hoy nos recuerda a Robespierre -cuyo nombre se asocia no a la paz sino a la guillotina-, y cita frases que justifican la violencia. Usando sus palabras, esa es “una paradoja de la historia”.

Se puede comprender a los violentos. Es posible que -como dice Noro- el pasado pueda predisponer para la agresividad. Pero lo que Noro no puede pedir es que las víctimas aplaudan o siquiera toleren la violencia. Lo que hacen las víctimas –lo que tienen que hacer- no es comprender sino denunciar y reclamar justicia. Noro cita: “el terror no es más que la justicia rápida, severa e inflexible”. Para el radicalismo el terror no tiene nada que ver con la justicia.

Sobre el racismo, su carta –como suele suceder- denuncia más su verdad que la mía. Racismo no es solamente sostener que una raza es superior a las otras. También es racismo decir que son distintos los derechos según el color de la piel. O que los blancos, o los negros, son esencialmente más o menos agresivos. Racismo es pensar que el color determina a las personas y que alguien por el sólo hecho de tener la piel blanca o negra, o cetrina, tiene derecho a agredir.

Habla de mi familia. Yo no voy a caer en agresiones personales. No se trata de diferencias personales, sino de política y metodología.

Nuestra crítica apunta en primer lugar al gobierno provincial que ha permitido que un sector disponga de los recursos destinados a los sectores más carenciados, en beneficio del grupo y sus dirigentes.

Los radicales de Jujuy no estamos de acuerdo con que el Estado delegue en organizaciones privadas la política social o partes importantes de la salud pública, entre otros servicios esenciales. Eso hizo Eduardo Fellner y permitió que a miles de personas se prive de los derechos políticos y que también se los afecte en sus derechos humanos y sociales.

Condenamos que se usen recursos públicos destinados a los que menos tienen, para incorporarlos a un partido o a actividades partidarias. Y denunciamos que se somete a familias enteras, en muchos casos con niños, a tareas penosas, insalubres y humillantes, como permanecer horas a la intemperie, en calles o rutas o plazas y bajo el sol o el frío o la lluvia. Para no mencionar hechos más graves que la justicia no ha esclarecido.

Criticamos que con recursos públicos se haya montado una estructura clientelar, que disciplina por la amenaza de la privación de beneficios y que suprime así derechos fundamentales.

Nos parece inaceptable que en establecimientos educativos sostenidos por el Estado se adoctrine a los estudiantes y se realicen tareas destinadas a alentar al odio y a la discriminación en contra del radicalismo y en particular del Senador Gerardo Morales.

Nos molesta -y también nos causa gracia- que quienes se definen como víctimas de la marginalidad y el racismo, sean en realidad dirigentes poderosos y enormemente ricos.

La solidaridad tiene que ser la base de la política social. Cuando el Estado asiste no puede pedir nada a cambio. Y el que recibe no debe sentir deuda alguna, ni siquiera gratitud. Es una obligación del Gobierno reconocer los derechos, no un acto de caridad ni una dádiva.

La solidaridad libera, el clientelismo esclaviza. Esta es la causa de muchos radicales de Jujuy, muchos jóvenes, que hoy militan para cambiar el modelo que han implantado Eduardo Fellner y Milagro Sala.

Por el Diputado Pablo Baca (UCR)

La Carta a la que Baca se refiere:

PABLO BACA Y LAS PARADOJAS DE LA HISTORIA

El diputado provincial de la UCR, Pablo Baca, resulto misógino, discriminador, autoritario y, además, un servil dependiente de Blaquier, dueño de Ledesma, quien dio la orden de los hechos vinculados con lo que se conoce como la Noche del Apagón y entregó los vehículos del ingenio, en 1976, para el secuestro y la desaparición de jujeños en el campo de concertación de Guerrero.

Asombrosamente, Baca, quien se precia de escritor y afín a los organismos de DDHH, atacó en duros términos a la Tupac Amaru y denunció a la organización de practicar “discriminación al revés” hacia los burgueses blancos de Jujuy. En otras palabras, acusó a los “negros” de ejercer violencia social olvidándose de los 500 años de esclavitud, sometimiento y negación de derechos sociales a esa mayoría silenciosa y excluida que el peronismo supo llevar a primer plano a través del Movimiento Obrero Organizado y luego, la Tupac, les hizo recuperar la dignidad de seres humanos con vivienda, educación, salud, trabajo y recreación, luego del desastre del gobierno de la Alianza, del que Gerardo Morales fue viceministro de Desarrollo Social.

Claro, Baca nació en un hogar típico de la clase dominante que miraba a los negros “desde arriba” y no conoció el barro de los asentamientos, ni siquiera el barro de la historia. Tuvo una privilegiada educación, un trato deferente del entorno oligárquico del cual absorbió las ideas y creencias arcaicas que manifiesta en el recinto.

Es más, se olvida que cuando la “civilizada” Revolución Francesa impuso las ideas de Libertad e Igualdad tuvo que apelar a la guillotina del jacobino Robespierre y otros y cortar miles de cabezas, en una violencia sin fin y sin medida, verdadero “terrorismo de estado” para asegurar su predominio. Decia Robespierre que “el terror no es más que la justicia rápida, severa, e inflexible”.

Ahora los “negros” de la Tupac reciben la advertencia y la acusación, con dedo levantado, de que son “discriminadores”. Tupac Amaru, Monteagudo, Belgrano, San Martin, Rosas, Irigoyen, Evita y Peron y hasta el “Che” Guevara seguramente se dan vuelta en sus tumbas, indignados por la descarnada ideología dominante, de siglos, que vocifera Baca respaldado por el genocida de Blaquier, amigo de Gerardo Morales, quien financia la campaña de los radicales.

Ni hablar, además, de que esa ideología incorpora la violencia machista que no soporta que una mujer, de tez cetrina y de origen justicialista, reivindique y lleve adelante, ganando la calle, en defensa de los excluidos, de los pueblos originarios, de los desocupados, de todos aquellos jujeños y argentinos que quedaron en la vía por el desgraciado megacanje y el blindaje de De la Rua y Cavallo.

Raúl Noro