Carlos Blaquier: “Sale más caro el flete al puerto de Buenos Aires que a Rotterdam”

Jujuy al día® – En la residencia que todos conocen como La Rosadita, Carlos Blaquier aún pasa gran parte de su vida. Todavía recuerda cuando a los once años jugando en el parque lo picó una yarará. Dice que se salvó de milagro.

Con un estilo que combina la arquitectura colonial con la de los chateaux franceses, paredes rosa viejo, muebles que supieron pertenecer al presidente  Juarez Celman (1886-1890) y un verdadero tesoro  en arte precolombino, en La Rosadita, a 115 kilómetros de la capital jujeña, funciona la administración de Ledesma, uno de los principales complejos agroindustriales de la Argentina. Carlos Blaquier, 61años, preside Ledesma desde 2013 y es la tercera generación al frente de la compañía. Estudió  en la universidad pública, se recibió primero de abogado y luego de administrador de empresas. Se perfeccionó en Harvard.

-Ustedes producen a 1.500 kilómetros de los centros de consumo… ¿Es viable ese modelo?

-Ledesma funciona con el concepto de que todo sale del ingenio. Aprovechamos íntegramente el potencial de la caña de azúcar. Y tenemos una matriz muy diversificada, pero no escapamos a lo que sucede. Las economías regionales pasan por una situación muy dificil y eso significa una gran injusticia social. Hoy nos sale más caro enviar un cajón de naranjas al puerto de Buenos Aires que mandarlo a Rotterdam.

-Arturo Frondizi en los ‘60 fue clave en el desarrollo de Ledesma como grupo agroindustrial. ¿Cómo  fue aquella relación?

-Había un contexto político y empresarios con visión. Para construir la planta de papel, que cumplió 50 años, hubo respaldo político de Frondizi  con el objetivo de desarrollar industrialmente el Norte del país. Fue un compromiso de caballeros. Frondizi trajo el gas natural y ayudó a conseguir un préstamo internacional por  US$ 30 millones de la época. Y mi abuelo, Herminio Arrieta, montó la fábrica de papel. En aquella época era una aventura pensar que de la caña de azúcar se podía producir papel. En 2004 se amplió capacidad. Hoy es un gigante que no para nunca y la única fábrica del mundo que produce más de 1.000 metros por minuto de papel de fibra de caña.

-¿Hay compensación para los que producen lejos?

-Falta pensar en un desarrollo equitativo del país. Es grave el déficit en infraestructura y se debe pensar el tema impositivo en función de la distancia en el caso de la producción de valor agregado.

-¿Cree que la inversión puede recuperarse en la Argentina?

-En el tiempo de Frondizi había reglas y un escenario de país. Hoy las políticas no tienen duración en el tiempo. Eso también genera una clase empresaria que invierte en proyectos de muy corto plazo, que se repagan en un año.

-¿Qué espera desde diciembre?

-Diálogo y pacificación. En los últimos 5 años, Argentina se demostró incapaz de dialogar, de escuchar al otro sin prejuicio. No hay que ver como enemigo  al que piensa distinto. No puede ser que nos sigamos peleando con el mundo.

Fuente: Clarín.com