En la provincia de Jujuy crece el delito, las adicciones, el trabajo infantil y el suicidio

obispo_fernandezJujuy al día® – En una entrevista con nuestro medio, el Obispo de la Diócesis de Jujuy, Monseñor Daniel Fernández, indicó que la inseguridad que se vive en la provincia es preocupante y que son necesarias “políticas claras y valientes que sean capaces de revertir esta situación”, aunque también indicó que “el trabajo empieza en casa”.

Además se refirió al elevado índice de suicidios que tiene Jujuy y al trabajo infantil que aún es una realidad en la provincia.

Acerca de la inseguridad, Monseñor Daniel Fernández manifestó “no estamos ajenos a lo que pasa y se nota en el país, donde uno siente que más allá de los esfuerzos que se hagan en este sentido por las autoridades, hay que reconocerlo, también proporcionalmente crece el nivel de delito, proporcionalmente crece también la marginalidad social y crece el tema de las adicciones, y sabemos que cuando no hay dinero para comprar la droga delinquen”.

“Uno tiene la percepción cierta que va en aumento todo eso y se refleja en los índices de descontrol, donde para robar un celular, si están pasados de drogas, son capaces de matar a una persona”.

Afirmó que la situación “es preocupante, vemos que la sociedad reacciona porque se debe hacer cargo, la familia también y tratar cada uno de empezar por casa y a la par le exigimos a las autoridades políticas claras y valientes que sean capaces de revertir esta situación, pero hay que reconocer que el trabajo empieza en casa”.

El Obispo Fernández expresó que la situación “se soluciona con mayor inclusión de la gente que está en esta situación problemática, fortaleciendo la institución familiar, fortaleciendo el cuidado y la responsabilidad de los padres, las instituciones educativas, los centros de esparcimiento, todo lo que pueda contener a la juventud, todo en el campo preventivo para poder brindar a los jóvenes oportunidad, trabajo, estudios y así mantenerlos ocupados en cosas positivas”.

Agregó “también habrá que desarrollar una política desde la Policía de mayor vigilancia en las calles, sobre todo en los lugares más estratégicos”.

“Y a nivel macro está la gran lucha contra el narcotráfico. Ahí necesitamos que las autoridades nacionales y provinciales, sobre todo en provincias como la nuestra, fronterizas, muestren una clara decisión de ponerle limite a este ingreso indiscriminado de sustancia o materia de elaboración, porque que si llegan a una casa es porque pasaron la frontera y los controles”.

En otra parte de la entrevista con JUJUY AL DÍA®, Monseñor Daniel Fernández se refirió al flagelo que existe aún en Jujuy que es el trabajo infantil, expresando que “este es un problema serio, aunque no sabría dimensionarlo para saber en qué medida nos afecta pero de vez en cuando tenemos una feliz noticia, en el sentido de que se detecta tal situación de trabajo infantil en alguna finca u otro lugar”.

”Pero la contracara es que estas cosas pasan y hay que mirar también para que no suceda esto y que los niños estén donde tienen que estar: en la escuela y en su casa”.

Sostuvo que a los niños víctimas de trabajo infantil “se los están privando de lo que tienen que gozar en este momento de su vida, de la niñez, de tener la educación necesaria porque a esos chicos se los está esclavizando, algo que evidentemente está fuera de todos los derechos inalienables que tienen las personas, muchos más los derechos del niño”.

Para finalizar, Monseñor Fernández se refirió a otra grave problemática que hay en Jujuy, que tiene que ver con la elevada tasa de suicidios que tiene nuestra provincia.

El Obispo Daniel Fernández expresó “hace años que estamos preocupados por esto porque sabemos que tenemos altos índices en la comparativa con el resto del país y esto tiene que ver con la misma problemática, con la contención afectiva, el seguimiento de los padres, y tratar de acompañar esta etapa difícil que es la adolescencia donde se producen muchas veces grandes crisis emocionales por problemas afectivos entre jóvenes y las chicas, noviecitos y noviecitas y hay que estar atentos porque puede ser disparador de alguna situación”.

Sobre la necesidad que el Estado afronte el tema con fuerte políticas públicas, Monseñor sostuvo que “si, porque hay que tratar de hacer salir al joven de su subjetividad que a veces los encierra e insertarlos en todo el marco educativo y productivo de su vida que le ayude a abrir su horizonte y sentirse parte de un proyecto, de cosas grandes que puede tener para su vida”, concluyó.