Aseguran que existen muchos casos de violencia perpetrada por efectivos de las fuerzas de seguridad de la provincia

pizzoliniJujuy al día® – Así lo sostuvo, en declaraciones a nuestro medio, el Jefe del Departamento Provincial de Atención Integral a Víctimas de Violencia Familiar y del Delito, Roberto Pizzolini, quien aseguró que existen muchos casos de violencia contra la mujer realizados por efectivos policiales en Jujuy, y que muchos de ellos se quedan sin ser denunciados.

Además indicó que en la fuerza de seguridad provincial no se implementa a pleno el protocolo de asistencia a la víctima de violencia, lo cual le daría mayor rapidez, y efectividad cuando se denuncia un caso.

Al respecto, Roberto Pizzolini manifestó “en este tipo de violencia coincidimos todos que no tiene que ver un tipo particular de profesión pero tiene mucho que ver la profesión del policía porque es una institución, como la militar, donde es formado bajo una estructura rígida y jerárquica, donde el que está por debajo debe obedecer, tener disciplina, respeto y todo esto es primado por la jerarquía, el premio y el castigo”.

Sostuvo que “el castigo en esta institución es algo estipulado y en esa manera se lo educa al policía, no para ser dócil ante situaciones de conflicto sino para actuar muchas veces con el uso de la fuerza, que es violencia, y eso origina que la persona esté preparada de otra manera, con una estructura rígida, de autoritarismo, en una cultura patriarcal y si esa estructura se la lleva a la familia es idéntica”.

“Allí el hombre manda, la mujer obedece, los chicos respetan a los padres, donde cada uno debe seguir esto sino viene el castigo”.

Aseguró que “de la policía tenemos muchísimos casos que se presentan y muchas veces quedan sin la denuncia respectiva porque al ser un policía también sabe los mecanismos para la denuncia, como taparla, habla con los compañeros, amenaza a la víctima”.

“Acá llegan mujer parejas de policías que dicen tener miedo porque tienen el arma en la casa y le dijo que la iba a matar si hacia la denuncia y las veces que lo hicieron, los compañeros taparon todo, no me tomaron la denuncia, por lo que este Departamento busca la posibilidad de que la Policía reciba capacitación al respecto durante 3 años consecutivos y con la certificación de operadores policiales de violencia familiar”.

Comentó que habría “más de mil efectivos pero se cortó esto y no porque haya omisión de este Departamento. Además se originó la conformación del protocolo de intervención policial, que es claro, preciso y adecuado a la realidad de Jujuy frente a la violencia familiar y lo hicimos con el consenso de referentes de distintas instituciones como de los Ministerios de Gobierno, Desarrollo Social, Salud, INADI; Secretaría de Derechos Humanos, el Consejo de la mujer, todos intervenimos para el protocolo porque había 3 o 4 provincias que lo tenían y con éxito, y Jujuy fue una de las primeras que lo tuvo”.

Sobre su aplicación, Roberto Pizzolini expresó que ” se entregaron alrededor de 3 mil impresiones a la Policía y me llama la atención que si uno pregunta en la Policía no lo conocen y no lo están aplicando”.

Comentó “la cuestión es que tenemos el protocolo para el personal policial capacitado que no son lo suficiente, tenemos que seguir con esa capacitación porque el policía necesita saber. Cuando hablé con los policías participantes muchos eran víctimas, comprendieron las realidades y en la institución policial también eran víctimas las mujeres por parte de sus propios jerarcas”.

En este sentido, y debido a la falta de aplicación plena, JUJUY AL DÍA® consultó al Jefe del Departamento Provincial de Atención Integral a Víctimas de Violencia Familiar y del Delito, sobre los riesgos al no aplicar como deben dicho protocolo.

Roberto Pizzolini indicó que “toda actividad debe estar protocolizada, y si hay un protocolo esto favorece, facilita al operador a hacer las cosas mejor, bien y más rápido porque acá la violencia es un problema grave que no debe esperar hasta mañana o pasado, hoy es la necesidad por lo que hay que actuar rápidamente”.

Explicó que “ni el poder judicial, ni los hospitales, ni la policía lo hacen y hacerlo rápido significa obrar en protección de una persona desde el vamos, pero muchas veces la protección es muy tarde, y el protocolo facilita que se actúe mejor y más rápidamente ya que con el protocolo un agente sabe lo que tiene que hacer”.

“En primer lugar debe sacar sus prejuicios y dejar de lado eso de decir que la mujer es golpeada porque quiere. Esperamos que denuncien y esperamos que se actúe como corresponde”, concluyó.