El gobernador esclavista

Sr. Director: La idea original fue que un candidato a presidente de la Nación (en este caso Mauricio Macri) fuese a visitar la titánica obra realizada por las mujeres coyas de las puna, las Warmi.

Esas mujeres a las que el gobierno de Fellner deja que se mueran muy jóvenes por que nos le da salud, ni educación, ni desarrollo económico y la única opción que les da es la de trabajar en el servicio domestico de las casas de los funcionarios como sirvientas (como a ellos le gusta llamarla) y que a pesar de todo ello se pusieron de pie contra viento y marea y contra los corruptos funcionario que se quedan con los fondos publico y fundaron una UNIVERSIDAD PRIVADA para que sus hijos tengan un futuro mas digno por que el gobierno nunca hizo nada por esas comunidades.

La idea era, como dije al principio que Mauricio Macri las visitaras y comprendiera en su real dimensión como se puede superar la pobreza con dignidad y trabajo y que entienda que es lo que hay que hacer en una de las zonas mas olvidadas de la Argentina.

Ante esta posibilidad, que solamente se trataba de que un político que puede llegar a ser presidente, se emocione y recuerde para siempre a esas mujeres y sus comunidades y que desde el lugar que ocupa piense como devolverles la dignidad robada.

La idea era muy buena, y también lo seria que los otros candidatos a presidentes visiten a ese grupo de mujeres increíbles. Pero no pudo ser, una llamada de algún personero de Fellner o quizás él mismo hablo para dar la orden de que no podía recibirlo por que era el enemigo y que si lo recibían los iban a escarmentar.

El que esto escribe siempre pensó que los mandamás de la provincia se sentían como señores feudales, pero a esta altura y después de 30 años de trabajo en La Puna, descubre con profunda tristeza, que mas que feudales sienten y ejercen el poder como si fuesen esclavistas y tratan a los coyas como esclavos.

Y lo que más asombro produce es que mientras más los sojuzgan mas los votan.

El futuro de Jujuy corre peligro de sumirse cada vez mas en la pobreza y la violencia si estos mercaderes de la codicia siguen gobernando a un pueblo sumido en la esclavitud.

Yo voy a seguir luchando para que eso no suceda.

Jorge Gronda, ciudadano nunca esclavo