Advierten sobre la seria situación que atraviesan dos importantes sectores productivos de Jujuy

LjungbergJujuy al día® – En una entrevista con nuestro medio, el reconocido economista jujeño, Juan Ljungberg, aseguró que en la actualidad dos de los sectores más importantes de la producción jujeña están atravesando serios momentos debido a las políticas nacionales, tanto por la política cambiaria, las retenciones, el retraso del dólar y la inflación.

Indicó que respecto a soluciones coyunturales posibles para estos sectores, “es algo que ni el gobernador, el Ministro de Producción, ni los legisladores nacionales y provinciales, se los escucha gestionar”.

En una entrevista con el diario JUJUY AL DÍA®, Juan Ljungberg indicó que, hablando de las economías regionales, “en Jujuy hay dos sector que están atravesando situaciones difíciles, fruto de las políticas nacionales, sobre todo la política cambiaria. Uno de ellos es el sector tabacalero que tiene hoy una crisis financiera muy importante, ya que su entidad comercializadora, la Cooperativa, tiene un stock de 9 millones de kilos sin vender de campañas anteriores y de nuevo, este año, una producción de 42 millones de kilos, igual a la del año pasado, cuando a nivel mundial se sabe que hay una sobre producción, una sobre oferta y esto genera una caída de precios”.

Explicó que “no han operado desde la conducción de la Cámara ni de la propia Cooperativa, con el espíritu de la fundación de estas entidades, que es la autorregulación de la producción. Si sabemos que tienen un stock sin vender y la producción mundial está sobre ofertada, la acción lógica sería reducir la producción porque si no, no solo vamos a seguir incrementando la producción sino  que vamos a generar problemas financieros adicionales”.

“Evidentemente esta función de la Cámara de Tabaco y la Cooperativa de buscar la autorregulación del conjunto de productores no ha funcionado”, estimó.

Sostuvo que “esto se paga con las dificultades que tiene hoy la Cooperativa de financiarse y esto termina repercutiendo en los productores, particularmente en los más chicos que son los que menos espalda financiera tienen”.

“Este es un problema serio porque es un sector que emplea mucha mano de obra y las consecuencias van a estar también vistas en el empleo”.

En relación a lo mencionado sobre el gran stock sin vender y la falta de autorregulación de la producción tabacalera, JUJUY AL DÍA® consultó al economista jujeño si en este panorama tiene mucha influencia el pago del Fondo Especial del Tabaco (FET), que el mismo se otorga proporcionalmente de acuerdo a la cantidad de producción y calidad del tabaco. Consideró que “el FET tiene que ver con la producción porque es un sobreprecio y evidentemente esto también tiene un sentido cíclico y no anti cíclico, que es el que debería tener, porque debería servir para ayudar en las épocas de crisis para compensar cuando hay baja en los precios o caídas de volumen de producción por la situación mundial y en las épocas de bonanza debería reservarse como un fondo anti cíclico, pero acá funciona cíclicamente”.

“Cuando se produce mucho se cobra más y termina siendo el incentivo para que se siga produciendo más para cobrar mucho, pero después no se vende la producción y terminan como el perro, mordiéndose la cola”.

También comentó que el FET “tiene ese 80% que es sobreprecio y debería manejarse con un sentido anti cíclico, distinto al actual, pero esta la otra parte, ese 20% que es para los planes operativos anuales. Tuvo como destino en los ‘90 la reconversión del sector tabacalero, para una diversificación de la producción, en vista del movimiento mundial, que avanza cada vez más, que es la lucha contra el tabaco desde el punto de vista de las salud y este plan estaba  destinado a que los productores vayan diversificando su producción para que no todo su ingreso dependa del tabaco”.

“Se hicieron algunas experiencias, algunas subsistieron y otras fracasaron, los únicos que aprovecharon fueron los productores más grandes, con lo cual de nuevo el problema se magnifica hacia los sectores más chicos y después de 25 años de experiencia en este sentido podemos decir que no ha sido exitosa,  con lo cual el sector tabacalero como tal, tanto la Cámara y Cooperativa, y el gobierno deberían replantearse esto para darle realmente un sentido útil y de  persistencia”, mencionó.

Respecto al otro sector afectado por las medidas nacionales, Ljungberg expresó que “el otro sector es el azucarero, el de la caña de azúcar, que atraviesa por una situación parecida. Si bien no lo mencione antes pero es aplicable para lo que sucede en el sector tabacalero, se ven afectados por el tipo de cambio, pero además estas producciones regionales sufren retenciones en las exportaciones, con lo cual no solo tiene un dólar atrasado respecto al crecimiento de los costos internos que cobran los exportadores, además  reciben retenciones, lo que termina ocurriéndole es que reducen significativamente los márgenes de rentabilidad”.

En este sentido, el economista mencionó que “las retenciones a las exportaciones en el país representan alrededor de 8 mil millones de dólares, y estas retenciones van a representar este año el 4, 3% de la recaudación impositiva nacional, o sea muy poco, pero a su vez las retenciones a las economías regionales, más a las carnes, y el sector de los granos, sacando la soja, representan solo el 1,36%, o sea muy poco”.

“Son 288 millones de dólares en una recaudación total de 1 billón 600 mil millones, o sea nada. A su vez, de esos 288 millones de dólares, las retenciones al tabaco representa solo 28 millones de dólares, el 10% de las retenciones de las económicas regionales, y como Jujuy tiene un producción de más o menos del 40% del total y en proporción a las exportaciones debe ser parecida, por lo tanto a Jujuy, de esos 28 millones de dólares, serían 11, 5 millones de dólares más o menos de retenciones sobre las exportaciones de tabaco que no llegan a los productores”.

Acerca de una posible solución a esta problemática que genera grandes y graves dificultades a los sectores más importantes de producción de Jujuy, Juan Ljungberg expresó “si el gobierno eliminase estas retenciones, lo cual se hace por un decreto o resolución del Ministerio de Economía de Nación, lo que puede tarde 24 horas en hacerse, significaría un ingreso en este orden, de alrededor de 100 millones de pesos anuales para el sector, lo que se convertiría en un alivio importante para todos los productores y se distribuiría a todos en de su participación en las exportaciones”.

“Esto es una solución inmediata coyuntural, no es una solución de fondo, pero si ayuda a ir pasando el río, pero esto es algo que ni el gobernador, el Ministro de Producción, ni los legisladores nacionales y provinciales, se los escucha gestionar”.

Aseguró que “el gobernador debería reunirse con sus pares de Salta, Tucumán, Misiones, Corrientes, que son las principales provincias tabacaleras, pero básicamente debería hacerlo con Salta ya que entre las dos tienen el 80% de la producción, y así gestionar ante Nación la eliminación de estas retenciones ya que significaría un alivio inmediato a los productores tabacaleros y cañeros, donde se está pidiendo un aumento en la tasa de corte de los biocombustibles para que más caña se vuelque a esto, lo que es una buena opción pero la eliminación de las retenciones es más automático, es una resolución, un papel que se firma”.

“Esto traería un alivio a la situación coyuntural sin perjuicio que los sectores cañeros y tabacaleros deben mirar el contexto nacional e internacional de su sector para adecuar sus niveles de producción a la realidad del mercado y no actuar a tontas y locas, y para el sector tabacalero, que el FET sea reformularlo con un sentido anti cíclico para que ayude en las épocas de vacas flacas y se ahorre en el época de vacas gordas, y así mantengamos una cierta  estabilidad a través del tiempo, disminuyendo por lo tanto el riesgo del conjunto”, concluyó.