Trabajan en la restauración y puesta en valor del oratorio de la antigua finca “Los Molinos” y del Hogar San Antonio

Jujuy al día® – Los  integrantes de la Comisión del Hogar San Antonio trabajaron incansablemente junto a la Municipalidad de San Salvador de Jujuy en la recuperación, puesta en valor y refuncionalización de la casona de los Molinos.

Este sábado desde las 10.30  en la antigua finca los Molinos, sobre ruta 9, se celebró la apertura del antiguo oratorio en la ex casona de la familia Álvarez Prado, quienes en su oportunidad la habrían donado al Hogar San Antonio. El servicio estuvo a cargo del padre franciscano, Juan José y la participación del Intendente de San Salvador de Jujuy, Raúl “Chuli” Jorge, junto a la comisión organizadora y vecinos en general.

Esta obra responde a un proyecto en el que las  personas del Hogar San Antonio, Fernando Zurueta y Julia Martiarena,  junto con la Municipalidad y sus distintas áreas, Obras Públicas, Espacios Verdes y la delegación de Villa Jardín de Reyes, quienes colaboraron con las tareas de mantenimiento, limpieza y parquización; por lo que se viene trabajando mancomunadamente en la recuperación de la casona para la comunidad y los abuelos del Hogar.

En ese contexto, el Arquitecto Raúl Jorge expresó “esta es la vieja sala de los Molinos, que tiene su historia en la Casona de la familia Álvarez Prado que también sirvió de fuerte o posta del General Belgrano en su lucha por la Independencia, posteriormente fue donada al Hogar San Antonio  y lamentablemente durante muchos años se hizo muy poco por esta casa que tiene un gran valor histórico, patrimonial y cultural”.

“La comisión del  hogar apostó a este proyecto con un esfuerzo compartido, donde el municipio intervino colaborando  con mano de obras, limpieza y maquinaria. Se  ha dejado la casa en una primera etapa  de restauración de la capilla que es  un motivo de interés turístico y seguramente con los trabajos que van a seguir realizándose en esta casona típica colonial”.

Jorge continuó “convertir este enclave del cruce  de la ruta 9 con el puente derivador a Villa Jardín de Reyes en un lugar que tiene una vocación para ser no sólo un lugar para vivirlo y donde se realicen distintas actividades, sino también un punto de interés político importante; esto es el tema  al que tiene que acompañar el Estado permanentemente  estas inquietudes  a través de asesoramiento técnico, mano de obra materiales todo lo que tenga que ver con la voluntad de esta comisión, y felicito a la gente que se la ve comprometida con Jujuy trabajando activamente en esto, rescatar y poner en valor muebles antiquísimos, y que también formaban parte de esta casona y la capilla. Por estos motivos invito a la comunidad  a que cuando pase por este sector la pueda visitar, para darnos cuenta que todavía tenemos muchas cosas por hacer por nuestro patrimonio”.

En la oportunidad, Elena Bardi de Patrimonio Arquitectónico de la Municipalidad  manifestó “nosotros estamos articulando y acompañando a las autoridades del hogar San Antonio  para la puesta en valor de la casona,  hoy en la apertura de la capilla antigua que era original de la casa  y se celebra invitando a la comunidad y es un  punta pie inicial para comenzar a trabajar con los vecinos y los demás actores que les interese este tema para recuperar un espacio significativo, si bien es un desafío es posible; se va a generar en este espacio por el momento un taller, actividades, poder  acompañar la gestión desde lo técnico y la experiencia un apoyo en cuanto a la gestión del espacio, entre todos aportamos los recurso y las ideas”.

Cabe destacar que la articulación entre las diferentes áreas y demás sectores  involucrados, resulta estratégico por el dinamismo social activo, crítico y reflexivo en torno al patrimonio, tendiente a un mismo objetivo que es promover y propiciar la refuncionalización de la Casa.

Historia

La finca “Los Molinos” fue adquirida en 1850 por el Doctor Manuel Padilla y heredada por su hija Filomena, casada con José María Álvarez Prado. Se desconoce la época de edificación, aunque sus distintas etapas pueden fecharse hacia el último cuarto del Siglo XIX y principios del XX.

El conjunto presenta un perímetro irregular, conformado por una serie de cuatro cuerpos en planta baja articulados mediante galerías y patios abiertos, según una disposición en “L”, aunque sobre el frente las alas adelantadas que flanquean la galería- correspondientes a la sacristía y a un cuarto en cada lado – forman una “U” frente al jardín delantero con balaustrada. Sobre el patio posterior se abren sendas galerías. La galería del frente, que cobija a la sala, habitaciones, cocina y sacristía,  se presenta con columnas de mamposterías redondas, revocadas con capiteles toscanos, fustes sobre base cuadrada, techo de madera y tejas. La torre mirador es de ladrillos vistos.

La dinámica horizontalidad de sus volúmenes contrasta con la solitaria verticalidad del mirador, destacándose el mismo en el paisaje circundante. Claro ejemplo de arquitectura de las casas rurales de fines del Siglo XIX, de pureza volumétrica, síntesis formal y austeridad ornamental, permitiendo la integración coherente de diferentes etapas constructivas, dando respuesta cada ambiente a diferentes funciones de la vida cotidiana.